Incinerados #EstamosLocos?

incinerador

Los chinos son la leche, todos lo sabemos. Quizá la economía más importante del planeta a día de hoy, mucho de su crecimiento se debe a la mano de obra paupérrima, a la inexistencia de protección laboral de sus trabajadores, a unas jornadas de trabajo maratonianas y a una capacidad innata para copiar todo lo que se vende. China es la gran fábrica del mundo occidental y por eso están donde están, no se tú, pero a mí me parece un logro bastante pírrico y lo peor de todo, fomentado por el resto del mundo. Ver para creer.

Pero no todo es copiar en el gran gigante asiático, ellos también innovan, o si no, que se lo digan a los responsables del parque temático Window of the World, que se han inventado una nueva atracción que está haciendo furor entre los visitantes y que ya está creando escuela.

La innovadora atracción es, ni más ni menos, un simulador donde el visitante puede vivir en sus carnes su propia incineración. Así como os lo cuento. Su propia incineración.

Por lo que he podido ver y leer por la red, el visitante es introducido en un ataúd que se desplaza a una sala y se calienta hasta unos “soportables” 40 grados de temperatura, para que la experiencia de quemarse sea lo más vivida posible. Y yo me pregunto ¿qué necesidad hay de esto? ¿es tan vital saber lo que sientes cuando te quemas? Porque hasta donde yo se, llámame loco, la gente que se incinera, ya está muerta. Entonces…. ¿cual es el objetivo?

Imagino que más o menos el morbo. Todo lo relacionado con la muerte, el miedo, el dolor y el sufrimiento vende, eso es innegable. Los parques de atracciones están llenos de experiencias de ese tipo, donde la adrenalina salta por los aires a ritmos vertiginosos y el corazón parece que va a salirse del pecho cuando uno se expone a las leyes de la gravedad. A donde voy, es que en el fondo, tenemos un sentimiento masoquista muy agudizado, siempre hemos sido timoratos y reprimidos, hemos fingido querer vivir historias de amor romántico cuando lo que nos pedía el cuerpo era disfrutar de dominación, cuero y latigazos a lo “Grey” (el de “50 sombras de”…. no los de “Anatomía de”…).

Así que en el fondo no me extraña el éxito que este simulador está teniendo, imagino que es apto para todos los públicos excepto para los claustrofóbicos…. o a lo mejor para ellos es mejor, experiencia doble, enterrado y quemado, ¡menudo subidón!

Al hilo de esta noticia, se me ocurren otras muchas atracciones, simuladores o experiencias que podrían triunfar. Como que te saquen las muelas a la manera tradicional, sin anestesia…. O un parto natural sin epidural y sin los controles sanitarios mínimos…. O la excitación sexual por asfixia…. O un accidente de coche donde quedarse atrapado durante horas… O vivir una borrachera cercana al coma etílico perdiendo hasta el control de los esfínteres. O humillación pública. O ablación….La vida misma en un simulador y seguro que cada cosa tendría sus adeptos.

Lo voy a dejar aquí porque me veo llamando a Parques Reunidos a intentar venderles mis experiencias, que me estoy viniendo arriba. Aunque también es posible que ellos me digan aquello de #EstamosLocos?

No se si tú eres de los que disfrutaría friéndose en una incineradora pero seguro que también se te ocurren muchas más experiencias, cuéntamelas en la zona de comentarios.

Hasta pronto,

J