Los niños, las preguntas y Dios #EstamosLocos?

Sonríe, Dios te ama
Sonríe, Dios te ama

El otro día estaba yo en mi coche y me adelantó un autobús con un cartel enorme de una clínica de infertilidad que llevaba por nombre EVA. Me pareció muy curioso que hubieran elegido ese nombre para una clínica de esas características, dedicada a los tratamientos conceptivos más novedosos, tan simbólico, tan directo.

Eva, la primera mujer, la esposa de Adán, la madre de todos y la pecadora.

Esa misma Eva, que si hubiera tenido problemas de fertilidad, ahí se habrían quedado años y años de preceptos religiosos, no hubiera habido origen de la humanidad, no habría sido madre de nadie, no se habría llevado el disgusto de ver como su hijo Caín mataba con un piedra a su hijo Abel, aunque ahora que lo pienso no se si ella vivía por aquel entonces….. Esa Eva infértil podría haber estado en el Jardín del Edén dale que te pego como los protagonistas de “El Lago Azul” sin descubrir nunca la maternidad.

Hasta el momento del árbol, de las manzanas y de la serpiente tentadora que todos conocemos. Y a partir de ahí, podrá haber seguido dándole matraca con el pobre Adán hasta que o bien, se extinguiera la exigua especie o el Creador hiciera nuevos muñequitos de barro para seguir con el trabajo…

Se que muchos de vosotros estaréis pensando en este momento que se me ha ido la cabeza o que soy hijo de la piel de esa serpiente arrastrada que iba tentando por ahí a los campistas del famoso Jardín, y con razón, hasta yo lo pensaría. Pero es que todo esto viene a cuento de una conversación con mi hija pequeña.

Ella tiene 8 años y hace unos días estábamos hablando de todo y de nada y le salió la vena teóloga, me habló de Adán y de Eva y de como Dios, después del Pecado Original, los había expulsado del Paraíso. Hasta ahí todo bien, luego vinieron unas preguntas que voy a compartir con vosotros.

La primera de ellas me puso en un brete importante, los niños son así, el que sale curioso es para temerlo. ¿No va la cachonda y me pregunta que si Dios creó La Tierra, al Hombre y a la Mujer, por qué creó a esa serpiente tan mala…? Yo soy ateo, mi mujer no aunque no es muy practicante que digamos, las niñas van a un colegio laico pero dan religión porque la asignatura se basa en valores, no es la misma que teníamos nosotros cuando éramos pequeños donde teníamos que aprendernos el catecismo y las oraciones. Ahora se estudia la historia de Jesús de Nazaret y esos valores católicos que creemos que ningún mal pueden hacerles. Y también que el colegio no oferta ninguna asignatura alternativa a religión donde escoger….

Yo, que tengo mi no-creencia muy arraigada pero asumida como adulto no quiero imponer y sobre todo, liar a la niña con información contradictoria así que me tiré a la piscina y le dije que la serpiente no era más que la representación del Mal (así, en mayúsculas) y que era el antagonista de Dios, que simbolizaba el Bien. Ella me puso cara de “pero que me estás contando” pero asintió con la cabeza, procesando la información.

Yo creía que habia capeado bien el temporal pero la siguiente pregunta era ya de nota. Fue la siguiente:

-Y papá, si Dios creó La Tierra, al Hombre y a la Mujer de la nada…. ¿entonces quién creó a Dios?

Creo que de los nervios de enfrentarme a esa pregunta me puse hasta un poco colorado. Yo tengo mi propia respuesta para eso pero como he dicho, ella que descubra las cosas a su tiempo ¿he mencionado ya que SOLO tiene 8 años? Pues eso. Mi respuesta describió la curva del infinito y traté de explicarle que Dios había existido siempre, desde el origen de los tiempos y bla, bla, bla…. y que ese es un concepto muy amplio, bla, bla, bla y muy difícil de entender para una niña tan pequeña y tan curiosa y bla, bla, bla….

De nuevo la misma cara de no entender pero asumir como Dogma de Fe lo que dice su padre y a la tercera fue la vencida, me salió con….

-Pero papá, es que entonces tengo una duda… si Dios creó La Tierra, al Hombre y a la Mujer…. no entiendo lo de los dinosaurios y lo de los monos.

Ahí estaba, a su tierna edad, el choque que todos hemos sufrido entre La Evolución de las Especies y Las Sagradas Escrituras. Y entonces no pude mentirle e intenté explicarle de forma breve y concisa que lo que está aprendiendo en religión está basado en La Biblia y que es un libro precioso que cuenta unos cuentos fabulosos. Que seguramente Dios no creó a un hombre y a una mujer como los conocemos hoy en día y que ambas ideas pueden convivir.

Luego salió el genio que llevo dentro, le miré a los ojos y le dije muy serio:

-Pero eso cariño, es mucho mejor que se lo preguntes a tu profesora de religión, que te lo sabrá explicar mucho mejor que yo… y por cierto, bájate del coche que ya hemos llegado a la piscina… ¡¡Te quiero!!

Me quedé completamente sorprendido por la precocidad de sus dudas y por la grandeza de sus preguntas, tan malintencionadas como inocentes. Y al mismo tiempo, me quedé muy frustrado de tener que cohibir o adaptar mis ideologías en este campo para dotar de normalidad y de una continuidad coherente sus estudios.

Creo que después de aquello, tras reflexionar y en parte, sentirme super orgulloso de mi pequeña, pensé aquello de #EstamosLocos? y no porque esta historia sea loca, dramática o tragicómica, sino porque la clarividencia que tienen hoy en día estos pequeños, ese descaro y esa fluidez mental nos va a dar muchos, muchos, muchos sustos. Uno nunca está preparado para estas preguntas a bocajarro y tiene que salir airoso, que para ello es el adulto, así que… ¡Lo que nos queda….. !

Para añadir un apunte religioso / loco quiero comentaros que acabo de leer un artículo en el que cuentan que los niños de familias ateas son más altruistas y generosos que los niños de familias religiosas. El estudio se ha publicado en la revista Current Biology y se ha hecho un muestreo de 1700 niños y niñas de entre 5 y 12 años procedentes de Estados Unidos, Canadá, Turquía, Jordania, Sudáfrica y China. Y no solo se ha estudiado eso, sino también el componente que la religión tiene sobre la bondad humana en estos menores….lo se, nadie sabe a santo de qué se hacen estos estudios ni para que sirven. Realmente nos importa a todos un carajo quien sea más generoso y lo que incide la vida religiosa en ello, bajo mi punto de vista no aporta nada, como la mayoría de los estudios prestigiosos pero como este trataba de niños y de religión me ha parecido fenomenal incluir la reseña, para que veáis lo culto y leído que soy.

Y a vosotros, ¿os ha pasado algo parecido? ¿os han acribillado a preguntas difíciles? ¿cómo habéis reaccionado? Contadlo, el consultorio de padres está abierto.

Hasta pronto,

J