Irreflexionando en alto, los refugiados

walking dead

Prometí introducir algún que otro cambio en el blog y comienzo ahora mismo estrenando nueva sección. Con esta serán tres publicaciones semanales, siempre que el cuerpo, el tiempo y la conexión de fibra óptica lo permitan. Todo lo que pase por mi cabeza se filtrará de alguna u otra forma en esas entradas semanales, en las que daré todo de mi, como he venido haciendo hasta ahora, en estos casi dos años de andadura bloguera. Los sábados seguirán siendo musicales y las friqueces más absolutas, hilarantes y descabelladas seguirán teniendo su espacio con su etiqueta particular, #EstamosLocos, entre semana, aún no se si conservarán los miércoles o se moverán, estoy a la espera de cuadrar mi horario definitivo tras la vuelta al cole y a las actividades extra escolares.

Lo que aún está también por ubicar es esta sección que estreno hoy y que se llamará IRREFLEXIONANDO EN ALTO.

Estará definida en forma de mini-entrada (aunque con lo que se me suele ir la cabeza a lo mejor termina en mega-entrada) y versará sobre todas esas cosas que pienso sin pensar, valga la redundancia. Nos dice el diccionario de RAE (Real Academia Española) y a la postre fiel colaborador de este blog que:

REFLEXIÓN

1. f. Acción y efecto de reflexionar.

2. f. Advertencia o consejo con que alguien intenta persuadir o convencer a otra persona.

3. f. Fís. Acción y efecto de reflejar o reflejarse.

4. f. Gram. Manera de ejercerse la acción del verbo reflexivo.

Si nos centramos en la primera aceptación, que es la que me interesa, vemos que se nos queda un poco corta, así que, de nuevo recurro al diccionario de la RAE para seguir ampliando información, con lo que descubro que:

REFLEXIONAR

1. intr. Considerar nueva o detenidamente algo.

Ahí lo tenemos, “considerar nueva o detenidamente algo”, es lo que he estado haciendo hasta ahora, elijo un tema, me documento, REFLEXIONO, considero, discurro y escribo. Así que para dar una vuelta de tuerca he decido hacer lo mismo pero distinto, más a la ligera, con total y auténtica…

IRREFLEXIÓN

1. f. Falta de reflexión.

No me negaréis que el diccionario de la RAE es conciso y concreto, por eso lo uso tanto, no me gusta perderme entre extravagancias, bueno si, pero… dejémoslo.

Eso es lo que quería, no reflexionar, no pensar. Quería construir una sección alternativa donde soltar a boca jarro lo que me parezca, sin filtros bueno/malo, blanco/negro, y aprovechando que el verbo IRREFLEXIONAR no existía me dije, pues bueno, si no existe, lo creo. Y si no existe el verbo, tampoco existirán sus tiempos verbales, ni siquiera ese gerundio tan jugoso y tan “de tiempo presente e acción inacabada”.

bubble surprise

Sabiendo de antemano que este término no existe, me quedo bastante más tranquilo a la hora de afrontar este nuevo acercamiento al pensamiento “al natural” y espero (con agonía incluso) que vosotros, amigas y amigos lectores seáis mis cómplices y que  fomentéis el diálogo y la irreflexión a través de vuestros comentarios.

Por cierto, si os ha gustado la frase que acompaña la foto, podéis usarla, es mía. 🙂

IRREFLEXIONANDO EN ALTO, LOS REFUGIADOS.

Y después de toda esta presentación (ja ja, ¿mini-entrada decías?) vamos a meternos en harina y a empezar a irreflexionar. Estos días estoy en casa de vacaciones y he tenido tiempo de ver la televisión, esos programas serios que dan a primera hora de la mañana, cuando la gente decente está trabajando, en casa o fuera de ella.

Ayer sin ir más lejos me sorprendió escuchar las declaraciones de la ex-ministra de Defensa, la socialista Carmen Chacón, en relación a la reacción de la Unión Europea ante el éxodo masivo de refugiados sirios y afganos, a los que yo cariñosamente llamo Walking Dead, por esa tristeza intrínseca, por ese devenir constante, por esa sensación de estar viviendo al límite con lo puesto y por esa extraña incertidumbre de saber si van a poder proseguir o se van a encontrar cercados.

walking dead1

La ex-ministra se quejaba abiertamente de la no-acción de Europa ante esta crisis, y parafraseando, venía a decir algo así:

-“Me parece increíble que la Unión Europea, que se pone de acuerdo para decidir como se deben servir las aceiteras en los bares españoles no logren llegar a un acuerdo vinculante entre los miembros para solventar la situación que atraviesa esta gente.”

Ideologías aparte, creo que tiene razón, ha quedado demostrado que cada país actúa a su antojo, algunos se niegan a acoger, otros cierran fronteras, otros hacen planes irreales, y esos Walking Dead, siguen avanzando, el otoño se acerca, los fríos en Centro-Europa están a la vuelta de la esquina y de momento, los ministros del interior de los países no se ponen de acuerdo. Será que ahora no se está tratando de repartir fondos de cohesión…

Y poco más, que como he dicho antes, unos de los valores de estas irreflexiones es que sean efímeras. Así que hasta aquí mi aportación, ahora te toca tomar el testigo y mostrar tu acuerdo o tu desacuerdo. Comenta, comparte… dialoguemos.

Hasta pronto,

J