Un juego perverso

No podemos evitarlo, lo malo nos llama mucho la atención.

badthings

Sentimos debilidad por lo negro, por lo oscuro, por lo peligroso. Creemos que tenemos nuestra vida centrada en la zona de la luz y que estamos cómodos allí pero el lado oscuro nos susurra constantemente. Nos molan los malos de las películas, nos identificamos con los seres ambiguos y torturados, disfrutamos con las criaturas siniestras y necesitamos de esas dosis de perversión para ser completos. Sabemos que no debemos tocarlo, no debemos adentrarnos, pero está ahí, tan cerca!

Somos sombra y luz, Yin y Yang, tigre y dragón, búho y alondra. En definitiva, somos duales, tenemos muchas facetas y muchas caras, unas mas amables que otras pero todas nos conforman.

Yo me reconozco en esto que digo, me comprendo y os aseguro que tengo mi lado oscuro y mis pasiones más inconfesables (si, inconfesables, que no las voy a decir…) repartidas en mi día a día. Y me gusta que sea así. Es importante no solo reconocerlo, sino equilibrarlo, y dejarlo aflorar cuando haga falta, cuando sea necesario o cuando sea EL momento. No hay que esperar a la luna llena o al solsticio, no se trata de eso.

Y como tenemos esa querencia, es muy fácil para algunos pocos aprovecharse de ello. Algunos visionarios aprovechan nuestras debilidades y características especiales para torturarnos y manejar nuestros instintos a voluntad. Mucho de lo que está pasando en nuestro país en estos días es un reflejo de esto. Se está jugando un juego perverso lleno de odio y de afectación, dirigido por políticos con intereses alejados del pueblo pero que recurren a ese mismo pueblo para abanderar una causa u otra. Esta manipulación me ahoga, me asfixia y me abruma.

Cada cosa que leo en estos días está cargada de grandes dosis de irracionalidad y de manipulación, yo lo veo desde fuera y lo identifico bien, no me creo ni un lado ni otro, pero imagino que estar inmerso en la vorágine debe ser distinto. Las personas se han convertido en una turba, ya no hay conciencia individual, solo colectiva y agresiva y eso me produce mucha inseguridad y desasosiego. Estamos en un mundo en el que las opiniones de cualquiera se hacen virales sin filtro y la desinformación vuela por doquier. Yo he leído mucho y he callado mucho, he estado a punto de tirarme a la piscina en muchas ocasiones y he sabido recular a tiempo, no tengo las armas ni la energía necesarias para participar en este Circus Maximus.

Desgraciadamente se nos está intentando hacer ver que en esta tensión hay lobos y corderos, víctimas y verdugos, acosadores y acosados y mucha gente se está posicionando en estas situaciones. Pero están equivocados, si se toman la molestia de retirarse un poco y de ver las cosas con perspectiva, verán que aquí solo hay lobos. Lobos contra lobos. Esto es una pelea de bandas a cara de perro y sin control. Y las turbas están manejadas con hilos invisibles pero reconocibles, como el dinero, la estabilidad, la patria, el futuro, la identidad…. Cada cual, y esto es muy personal, se agarra a lo que considera en peligro y lo defiende haciéndole el juego a los maestros de marionetas. Es triste pero es lo que somos, unos burdos muñecos que cuelgan inertes hasta que nuestro dueño nos moviliza.

Este juego perverso no me gusta así que estoy intentando aislarme, huyo de las redes sociales, esquivo perfiles implicados, evito noticias sesgadas (¿las hay objetivas acaso?). Como me gustaría poder influir para aportar cordura pero estoy a años luz de poder hacerlo así que a lo mejor me visto de negro y me voy pasadas las doce a mordisquear yugulares. Algo tengo que hacer para calmar este ansia.

wickedgame

O quizá esto se me pase escuchando el juego perverso (Wicked Game) de Chris Isaak, esa preciosa canción que formó parte de la genial banda sonora de Corazón Salvaje (Wild at Heart) de David Lynch. Esa historia de forajidos abocados al lado oscuro protagonizada por Nicholas Cage y Laura Dern. Recuerdo haberme comprado el disto de Isaak y de haberlo triturado literalmente en mi tocadiscos, mucho ha llovido desde aquello, desde que me metía esta canción en vena.

Pero nunca es tarde para volver atrás, nunca es tarde para parar, nunca es tarde para rectificar, nunca es tarde para detenernos, mirar alrededor y exclamar… #EstamosLocos?

Hasta pronto,

J

Consecuencias

MIRACLES ROOM

Con el post de hoy doy por terminada mi trilogía de la indignación, el lunes estaba muy enfadado con los últimos datos de la operación de la Fiscalía Anticorrupción y la detención de medio centenar de personas relacionadas con delitos de corrupción. Ayer martes, más calmado, os hablaba un poco más sobre el tema y lo relacionaba con un curso para prevenir esas prácticas que nos habían impartido y en el trabajo, y hoy, basándome en estos hechos, me voy a poner un poco más intenso.

Lo que está sucediendo nos están llegando ya a cansar pero parece que la cuerda de nuestro aguante es eterna porque aparentemente no tenemos intención de poner fin a esto. El Presidente del Gobierno ha comparecido para pedir perdón a la opinión pública y para quejarse de que este tipo de cosas, contra las que su partido está luchando… ¿sin descanso era..?, han ocurrido siempre a sus espaldas y a las espaldas de los hombres fuertes y honrados del partido. Porque la idea que nos quieren transmitir, es que estos casos son todos de desarrollo personal, de personas independientes y únicas que tienen este tipo de ocurrencias y que estafan tanto al partido como al país. Pero claro, es que en ese partido hay muchos defraudadores y caraduras individuales como para que esto no sean más que chiquilladas aisladas, y digo en ese partido, el PP, porque la mayoría de los grandes casos abiertos les tocan directamente, pero lo mismo pasa con el principal partido de la oposición, el PSOE, que también está pringado en Andalucía y lo que no lo es. Y los casos de corrupción de CIU en Cataluña…. El mapa de la corrupción está congestionando la geografía española y afecta a todos los niveles y a todos los partidos y sindicatos, pero como parece que no nos importa, pues seguiremos así.

Estos dos días he hablado de la justicia lenta y con dos cabezas, una que mira al público de a pie y otra que mira a esta otra casta de gente con dinero y grandes abogados que marean la perdiz para que las causas sean eternas y permitan que los imputados campen a sus anchas por sus puestos de trabajo. Nadie se aparta, nadie se aleja del foco, nadie dimite y limpia su nombre y el de su partido porque no nos importa, porque, con nuestros votos, les damos legitimidad para que sigan haciendo lo que hacen. Y eso, es asqueroso.

Y esta circunstancia está tan extendida que afecta sobremanera a la reputación del país, que está mayoritariamente formada por personas que no somos funcionarios ni políticos, que somos honrados y que estamos cargando con esa fama de vagos y maleantes gracias a la gentuza que nos dirige o a los que optan a ello. Si queremos vender Marca España, esta no es la manera. Esta mañana, precisamente, hablábamos en el trabajo de esto, los números y los resultados de nuestra compañía en España son muy buenos, los mejores de Europa y la forma en la que gestionamos y trabajamos es completamente puntera. Trabajamos bien porque seguimos las normas y los procedimientos, porque somos escrupulosos y porque es lo que sabemos hacer, pero nos surgía una duda, ¿qué pensarán nuestros colegas en Francia, en Holanda o en Noruega sobre todo esto? ¿Qué pensarán los accionistas y dueños alemanes sobre esto? ¿Cómo nos afecta esto como empresa instalada en España? Bromeábamos sobre ello y nos sentíamos observados, algunos ya dan por hecho que nos van a freir a auditorias porque si el entorno es el que es, nuestra gestión no puede ser tan buena…. Puede ser una exageración, pero ¿nos extrañaría? A mi no, es mas, yo pensaría lo mismo si esto pasara en otro país.

Pero esto no pasa en otros países ¿no? Estamos acostumbrados a que España sea un país de toros y pandereta que ya nos lo creemos, en realidad creemos que no tenemos arreglo y nos conformamos. Pero en realidad lo que pasa es que pasamos de todo, no tomamos decisiones importantes y esperamos a que los demás las tomen por nosotros y luego tenemos la etiqueta que tenemos porque los que nos tienen que dar nuestro sitio no nos lo dan. Nuestros dirigentes agachan la cabeza y dejan que nos echen encima toda esta mierda, permiten que nos etiqueten y les damos la razón, porque como no tomamos decisiones que sirvan de ejemplo y que disuadan a los siguientes posibles sinvergüenzas asumimos lo que nos pasa como normal. No tenemos a nadie que diga -“No señores, en España somos productivos”. Porque nuestro Gobierno, el de turno, sin fijarnos en colores, es siempre el que está más metido en este tipo de problemas, quién no es productivo, ni proactivo, ni inteligente.

No se a vosotros, pero a mí me molesta que se diga que somos el hazme reir, que somos una república bananera o que somos un país que da asco, porque esas declaraciones las hacemos con una libertad que asusta y porque somos demasiado quijotes y carecemos de orgullo. ¿Cuando vamos a dar un puñetazo sobre la mesa y decirles que las cosas no son como las transmiten? Todo se reduce a una frase:

LA GENTE TE TRATA COMO TU DEJAS QUE TE TRATEN

Y es cierto, y sirve tanto para la vida personal, para la vida laboral y para la generalidad como institución o como país. Por favor, dejemos de ser nuestros propios enemigos y no permitamos que nos sigan chuleando.

Imagino que alguno de vosotros pensará que yo mucho escribir pero que qué hago que de valor a mis palabras. Pues lo que debo hacer de forma democrática, no votar a los partidos grandes que están pringados, buscar alternativas en partidos humildes y leer sus programas para cerciorarme de que su ideología es la que quiero apoyar. Los partidos importantes apelarán siempre al voto útil, pero eso es lo que yo practico, utilizar mi voto para que ellos pierdan cuota, los quiero lejos o cuanto menos, limpios, sin bazofia, sin imputados en sus listas, sin acusados en sus listas, sin personas con la más mínima sombra de duda.

Y ya acabo, os paso el testigo, ahora os toca a vosotros pensar en eso, yo estoy agotaíto ya, en mi vida he dedicado tanto tiempo a la “política”.

Hasta mañana,

J

Calentito, calentito

file000261568366

Hoy estoy como el día, calentito. Es ilógico que estemos casi en noviembre y tengamos estas temperaturas, pero bueno, yo soy de calor y este tema es el que menos me preocupa. Acabo de pillarme un cabreo considerable con mi hija mayor, que es muy buena y todo lo que queráis pero a veces la agitaría para que espabilara. La pobre actúa como actúa y cuando se ve acorralada miente, pero miente muy mal, o quizá yo ya soy zorro viejo y se por donde van sus tiros, no tiene picardía y siempre la pillo. He tenido que retirarme de la cocina, bufar en silencio y contar hasta cien para no liarme a gritos y a romper cacharros. Pero esta se entera… ya os digo yo que esta se entera.

Esto ha sido la gota que ha colmado un vaso ya de por sí, rebosante. Hoy estaba en el trabajo y nos hemos enterado de la última operación que la Fiscalía Anti Corrupción en colaboración con la Guardia Civil ha llevado a cabo en Madrid Capital, en varios Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Han detenido a un total de 51 personas de distintos partidos políticos acusadas de varios delitos de corrupción, cohecho, prevaricación, blanqueo de capitales, vamos, un poco lo de siempre, y a la cabeza, el que fuera número 3 del Partido Popular de Madrid y hombre de confianza de la entonces Presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Un hombre que había salido de sus cargos y de los del partido unos meses atrás, por la puerta trasera, al descubrir una cuenta a su nombre en Suiza con la nada desdeñable cifra de 1.5 millones de euros.

Estamos tan acostumbrados a este tipo de noticias que no debería extrañarnos, pero a mí me ha sentado como un tiro. Este no es mas que otro escándalo en la ya larga lista de corruptos y sinvergüenza que hacen cola esperando a que llegue su turno en la Audiencia Nacional ¿para qué? Pues a la vista de los acontecimientos, para nada. Porque en nuestro país no pasa nada si eres corrupto, si estás imputado en un delito de estas características o si te pasas de bocazas y de prepotente ante la opinión pública. Nunca pasa nada, nunca dimite nadie, nunca se encarcela a nadie y esto, lo único que hace, es crear un estupendo caldo de cultivo para que vengan más sinvergüenzas, más caraduras y más corruptos que se aprovechen del dinero de todos los españoles, de los que estamos en crisis y nos cuesta la vida llegar a fin de mes, para vivir la vida padre.

No me gusta la política, no me interesa aunque si tengo que posicionarme soy bastante más de izquierdas que de derechas pero ya no creo en nada, no creo en ningún partido y mi decisión ha sido gracias a todos estos que están en la palestra y no hacen más que salir en la foto, con cara de circunstancias porque “les han pillado”, no porque estén arrepentidos del barrido que han hecho. Aunque mis convicciones sean más progresistas que conservadoras no me alegro que esto que esté pasando suceda bajo un Gobierno de Derechas, no justifico desde el otro lado que los míos roban menos porque ya no hay nadie al que llamar mío. Me da igual el color de los señores que han sido detenidos hoy mismo porque han caído de todos los colores, y no solo hoy, hay casos abiertos que ponen en tela de juicio a muchos de los respetables integrantes de los principales partidos españoles así como de los sindicatos mayoritarios.

Todos se llenan las manos a nuestra costa, todos. El poder corrompe, y los seres humanos son débiles, no se pueden manejar presupuestos tan millonarios sin saber hacer la O con un canuto y no se puede gestionar sin tener unas auditorias potentes que garanticen que los fondos que se utilicen estén perfectamente justificados. Es imposible otra gestión porque los dos partidos mayoritarios han jugado a esto desde el principio. Han jugado a hacer de nuestro país su cortijo donde hacer y deshacer, donde beneficiarse de una leyes que les favorecen hasta en estos momentos de debilidad, unas leyes que les garantizan unos poderes generales totalmente politizados, una ley electoral definida para gestionar a la perfección sus mayorías y sus alternancias.

Llevo todo el día con una sensación de asco en el estómago, con unas ganas de vomitar todo esto que ahora estoy escribiendo y una ganas terribles de pararme en seco y gritar, de gritarles a la cara lo desgraciados que son, lo hipócritas que son, lo mentirosos que son, lo chulos que son. Hoy ya no puedo más, adoro mi país pero me duele esta pasividad que tenemos, dejamos que nos vayan cargando la mochila con todo tipo de mierdas y ellos a cambio a disfrutar. Y todos son iguales, yo no manejo el discurso de nadie, soy independiente, esto no es más que una opinión y lo que siento es lo que digo, que todos son iguales, el partido del Gobierno que se está cubriendo de gloria día sí, día también. El partido de la oposición que quiere regeneración política con los mismos y que también tienen lo suyo, y no solo en Andalucía, la tercera fuerza política de izquierdas que han trincado como los que más y los sindicatos, que defienden los derechos de los trabajadores apropiándose de los fondos europeos para la formación y que encima mantienen su estructura intacta gracias a las subvenciones que pagamos TODOS con nuestros impuestos. Y yo me pregunto:

¿¿HASTA CUANDO??

Si tienen a la justicia de su lado, una justicia para ricos (ellos) y otra para pobres. Una justicia que no es ejemplarizante y que se ha convertido (perdonadme la expresión) en “el coño de la Bernarda”, lenta e incapaz. No hay nada de nuestro lado, hay voces alternativas, si, gente con ganas y aún limpios, no se si por convicción o por falta de oportunidad pero están aún muy abajo.

No se como no se les cae la cara en mil pedazos y no entiendo aún como estos partidos que se están riendo de nosotros a mandíbula batiente siguen teniendo afiliados, militantes, simpatizanes y votantes que les financian o ayudan a financiar sus juergas y sus dispendios a nuestra costa. Es posible que tengamos el país y los políticos que nos merecemos porque somos unos cagados que no movemos ni un dedo para cambiar las cosas, humillamos como los toros y dejamos que nos tiren toda la mierda encima. Y nosotros, mientras tanto, deseando que la crisis desaparezca de los medios, que no de la realidad, para mirar hacia otro lado y seguir como hasta ahora.

Pues una cosa os digo, si no somos nosotros los que “tomamos la Bastilla”, nadie va a hacerlo por nosotros, seguiremos en el mismo pozo y, lo que es peor, fomentando que esto siga siendo así hasta el infinito y más allá. El mensaje positivo de esto, que lo hay, es que en nuestra mano está la posibilidad de cambiar. Mandemos a la mierda a toda esta gente de una manera ordenada, educada y democrática.

Ahora me voy un rato al coche a gritar en soledad y ya me quedaré mucho más tranquilo.

Hasta mañana,

J

 

10 momentos que “NO”

IMG_5944

Ante la buena acogida del anterior post, sobre los momentos íntimos personales y positivos, vamos a ponernos un poco cabroncetes a vamos a hablar ahora de esos otros momentos, que también son íntimos y personales pero que son más bien negativos. No negativos en sí mismos, sino eso, anti-momentos.

Porque la luz no podría explicarse sin la presencia de oscuridad, los buenos momentos son infinitamente más placenteros si sabemos distinguirlos de los que no lo son. Todos tenemos momentos que nos gustan y sobre todo, momentos que no no gustan y a esos, a los malos momentos o momentazos vamos a dedicarle este post. .

Al igual que en los momentos positivos, en los negativos hay lugares comunes, cosas que aparentemente nos disgustan a todos, como que nuestros amigos sean más guapos o que liguen más, que se destiñan las cosas en la lavadora o que solo los tontos tengan suerte. Pero vamos a rascar más, un poco más, para sacar a flote todos esos momentos que nos hacen estremecer, ya no de gusto, sino de todo lo contrario. Si lo preferís, bienvenidos a esos momentos de mierda.

EL FÚTBOL

Esto es algo muy mío, entiendo que este deporte estará colmado de momentazos felices en innumerables personas pero yo no lo aguanto. No aguanto nada relacionado con este deporte, los fichajes, los campeonatos, las ligas, la presencia onmipresente del fútbol en nuestra vida, en nuestros informativos y en la sección de deportes de los medios. Pero lo que no tolero, ni por prescripción del médico de cabecera, son las cifras que se barajan en torno a este deporte. Miles de millones de euros por fichar a un jugador, miles de millones de euros en contratos de publicidad, miles de millones de euros que despilfarran los clubs de fútbol y como no, las ventajas fiscales que tienen los “grandes”. No se a vosotros, pero esto me parece obsceno. Tan obsceno, como ridículo que miles de millones de aborregados hagan fila para comprarse la última camiseta del último fichaje, a unos 100 euros de media.

Y luego, por contrapartida, hay deportistas de otras disciplinas que solo juegan con lo puesto, que invierten su dinero y el de los suyos porque no hay quien los patrocine. Deportistas que consiguen títulos para su país y que tienen menos de cinco segundos de repercusión en los medios. Ains!, que injusto es todo.

EL CÓDIGO DA VINCI

Algo me pasa en la cabeza, soy consciente de ello, pero es que hay algunas cosas que me dan urticaria. El código da Vinci es una de ellas. Podría deciros que leí el libro y que me pareció una bazofia, pero no os voy a mentir, no lo he leído…. Y aún así, le tengo una manía… En algún momento de mi existencia me he creído un tío culto y que estaba al márgen de lo comercial y tomé una serie de decisiones que no se bien donde me han llevado. Desde luego a disfrutar de la lectura de los libros de Dan Brown, no. No he leído ninguno, ni creo que lo haga en un futuro próximo. Creo que tengo una enfermedad que me aleja inevitablemente de los Best Sellers, seguramente me estoy perdiendo muchas cosas, yo reconozco que me gusta leer y divertirme haciéndolo, así que no sé que problema le he encontrado a estos libros, serían las mechas rubias que llevé en la universidad….

Creo que lo que me saturó fue ver referencias a este libro por doquier, y mi mente enferma y mi cabeza teñida debieron pensar que si eso es lo que leía la mayoría, yo debía pasar…. Y así ha sido, hondamente guardada esta consigna en mi adn que me ha alejado de este autor y de Noah Gordon y su libros. Mis autores más odiados por…. ¿vender muchas copias?

EL CHÁNDAL

Prenda comodísima cuando quieres practicar deporte, no hay pega en eso. Pero de ahí a utilizarlo como fondo de armario hay un trecho. ¿Por qué se utiliza para ir a comprar, para ir al cine o para ir a tomar una caña? Es algo que no entenderé jamás, de igual forma que no sales a hacer recados en albornoz, por favor, el chándal, para lo que es.

Y qué decir de esas parejas en las que ella va arreglada y él va en chándal. Un despropósito, pero bueno allá cada cual. Por si se os pasa por la cabeza la pregunta, si, tengo chándal, y varios. Pero los utilizo para hacer deporte, para sudarlos, no entiendo otro sentido a estas prendas.

¿Qué estás cómodo? Yo estoy comodísimo en pelotas, pero no salgo así a la calle…. menos mal.

ESO NO ES CHARLAR

Pocas cosas hay en el mundo que me den más vergüenza ajena que escuchar a alguien hablando de algo de lo que no tiene ni idea. Es super vergonzante, pero sobre todo para mí. Les debería dar cosilla a aquellos que se ponen a hablar y a discutir sobre temas solo por el hecho de hablar. Coño, ¿no es más sencillo callarse si no sabes de que va el rollo? No es necesario que se sepa de todo, creedme, no lo es.

La gente es consciente que no todo el mundo sabe de todo. Es imposible que sepas de física, de horticultura y de cine clásico en la misma medida. Así que, por favor, hablad de lo que sepáis, defended vuestras ideas si realmente son vuestras, pero no hagáis el ridículo, que aunque no lo creáis, la gente se da cuenta…

Y otra cosa…. si tenéis anécdotas interesantes, podéis contarlas. Pero no está bien que os adueñéis de las anécdotas de los demás. Un día se os va a ir la pinza y vais a contar como propias cosas que le han pasado en primera persona al tío con el que estáis hablando…

POLÍTICA Y POLÍTICOS

Nunca he sido muy aficionado a la política, tengo mis ideas y ya. Pero imagino que me pasa como a muchas personas en estos día, estoy completamente descreído. Ya me pasó con la religión en su día….

No me creo  lo que me cuentan, ninguno. Hablan los políticos de una forma especial, como si en lugar de en una entrevista estuvieran en un mitin. No es lo que dicen, que no les creo, sino como lo dicen, que dan la sensación de tratar la público, al pueblo, como verdaderos idiotas. También creo que nos tratan como nosotros dejamos que nos traten, está claro. Permitimos que nuestros políticos mientan, roben, trapicheen y les justificamos con aquello de “todos lo hacen” o “los vuestros más”.

Tenemos los que nos merecemos, pero yo me pongo malo cuando algún político asoma la cara por televisión.

Y hasta aquí toda la inquina que he podido sacar, ya sabéis, si leísteis el anterior post que de los diez momentos que indico en el título, yo solo doy los cinco primeros, que para definirme van bastante bien, el resto os los dejo a vosotros. Podéis estar de acuerdo con estos o en desacuerdo, que será lo más lógico, pero no seáis tímidos y dejad que se oiga vuestra voz.

¿Cuales son vuestros momentos que NO?

Hasta pronto,

J