Ellos no

escla

Hoy es 16 de Abril, y como todos los años desde que en 1995 asesinaran al niño de 12 años Iqbal Masih se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil. Es un motivo serio, no hay más que echar un vistazo a los rankings que publican Unicef o Ayuda en Acción para comprobar como miles de niños, a lo largo de todo el mundo trabajan, y lo hacen en unas condiciones pésimas.

Llevo unos días pensando en un post que diera un poco de apoyo a esta causa. Ayer por la mañana, estuve patinando con mis hijas y haciendo unos fotos, en ellas aparecen felices, sonrientes y disfrutando del juego y pensé en lo afortunado que somos. Nosotros que vivimos en un país más o menos civilizado, qué tenemos acceso a sanidad y a educación, que los que trabajamos somos los adultos y que sólo queremos lo mejor para nuestros hijos.

Desgraciadamente, para mucho niños esta no es la “realidad”. Aún me pregunto cómo es posible que este tipo de prácticas se sigan permitiendo. Cómo es posible que países donde se explota a los menores sigan recibiendo subvenciones internacionales y sean garantes del crecimiento económico. Hablo de esos países emergentes que basan su riqueza en la explotación de sus ciudadanos más vulnerables. Hablo también de esos países tercermundistas dirigidos por dictadores millonarios donde el pueblo vive sometido y con los que se negocia y se trafica para beneficio del primer mundo.

¿Cómo es posible que estas prácticas no estén penadas? ¿que se permita? ¿que haya empresas de primer nivel que se beneficien de ello? ¿Por qué los gobiernos civilizados o la ONU no ponen fin a esto? ¿Será que aún interesa que esto siga igual?

No es necesario ser padre para sufrir con estas imágenes:

escla10

escla9

escla7

escla6

escla1

escla3

escla4

escla5

escla0

Solo espero que no nos dejen indiferente, y que en un futuro próximo cambien sus cestos, sus ladrillos, sus sacos y sus tristes rostros por juguetes y una sonrisa. Y que no sea necesario recordar año tras año, días como este.

Hasta pronto,

J