Malos tragos #EstamosLocos?

fagofobia

Dice el diccionario que la fagofobia es la fobia o miedo irracional a tragar o a atragantarse. Y os puedo asegurar que ninguno de los protagonistas del artículo de hoy la sufría.

Vamos al lío. El otro día, mientras revisaba la prensa en busca de historias locas que traeros al blog, me encontré con una historia de infidelidad con final catastrófico. Se relataban unos hechos acaecidos en la ciudad de Natal, Brasil. Nuestra protagonista, una linda muchacha de 28 años, acudió a un hotel con su amante a disfrutar de una noche de lujuria lejos de casa, pero la historia se torció. No voy a dar muchos detalles escabrosos, solo diré el titular y dejo en vuestras calenturientas cabezas el desarrollo de la trama:

La mujer falleció atragantada mientras le practicaba una felación a su amante.

Un “mal trago” para la protagonista y una papeleta para el novio, que se puso tan nervioso por la situación que no se le ocurrió otra cosa que coger el teléfono de la chica y llamar a su marido para informarle del incidente. Y digo yo, por mucho susto que te estés pegando, casi es mejor llamar a emergencias, ¿no?

Imaginaos la reacción del señor cornudo en cuestión al enterarse que su mujer acababa de morir en plena infidelidad. Creo que al principio le pareció una broma, luego…. una putada. Que digo putada, ¡la putada del siglo! Porque una cosa es lavar los trapos sucios en casa y otra muy distinta que salgan en las noticias. A la muerta ya le da igual, pero el que tiene que vivir con la consternación, la vergüenza y los cuernos públicos es él. Qué momentazo, imagino que el señor pensará que ha sido justicia divina y bla, bla, bla…

¿Y el amante? ¿qué pensará el amante? Pues que tiene que controlar el caudal, que igual con un regulador de presión las cosas hubieran sido distintas, o no.

No quiero imaginarme la escena “del crimen” con el marido, el amante y la mujer de cuerpo presente, tirada como si le hubiera dado un síncope… y los de emergencias mirando de reojo al marido… y el juez mirando de reojo al amante…. y la policía manteniendo el status quo. ¿podría incluso denunciarse al amante por homicidio involuntario? Que aquí seguro que cada uno quiere sacar su parte… bueno, ella ya la tuvo.

Si no fuera dramático, sería cómico, ¿no?

A mi esta noticia me ha recordado a un programa de TV americano que se titula “1000 maneras de morir” y que relata en tono de broma un montón de muertes bizarras, fruto de la casualidad o de la imprudencia. Se que las historias que mencionan son casos reales y que quizá deberíamos tener un poco de respeto pero…. es que hay cada uno. Yo me he reído hasta la saciedad con el programa y lo que ha pasado en Brasil parece una de esas historias. Incluso me imagino la reconstrucción de la escena y los comentarios jocosos, lo se, a veces soy muuuuuy básico e irreverente.

Pero debo reconoceros que esto de las muertes es un filón, no hay como buscar en Google “muere al intentar…” o “muere mientras…” para que aparezcan cientos de casos curiosos, marcianos y extraños. La muerte es lo que tiene, nunca avisa y a veces es muy imaginativa, que se lo digan a los protagonistas de la exitosa franquicia “Pesadilla en Elm Street”.

Para completar el caso que la mortal ingesta os voy a ilustrar con otro que iguales consecuencias, en este caso se trata de un joven, no vamos a ser sexistas, viva la paridad, que minutos antes de fallecer debió pensar algo que hemos pensado todos….

-¡Cómo me he puesto, voy a explotar!

Este muchacho, un treintañero americano falleció hace un par de años tras ingerir cucarachas, gusanos y larvas, VIVOS, mientras trataba de ganar un concurso “gastronómico” en EEUU. Es que no se si seguir, que me está dando un asco que me muero o quizá es que mi fobia por las cucarachas me puede.

comebichos
Arrrggghhh!!!! no lo hagas!

Imaginaos el típico concurso del estilo “Man Vs. Food (Crónicas Carnívoras en España)” con varios postulantes dispuestos a comerse de todo por lograr un premio especial, en este caso una serpiente pitón. Si os parece raruno, os confirmo que el concurso se desarrollaba en una tienda de reptiles en Florida y que nuestro muerto fue el ganador. El muchacho se tragó docenas de bichos vivos, dejó a sus rivales a la altura del betún y cuando se disponía a recoger su premio, sufrió malestar, vómitos y cayó desvanecido. Las autoridades sanitarias no pudieron hacer nada por él.

La organización aclara que al resto de la treintena de concursantes restantes no les pasó nada y que el desgraciado incidente pudo deberse a una reacción alérgica.

No lo sabremos aunque igual tampoco nos importa, lo que realmente me alucina es que hubiera 30 personas comiendo bichos vivos con el fin de llevarse una serpiente enorme a sus casas.

Así que mucho cuidado con lo que os metéis en la boca, amiguitas y amiguitos, que a veces, lo que te tragas te puede matar. Luego tenemos que aguantar que la OMS (Organización Mundial de la Salud) nos informe de que lo malo es comer jamón serrano, embutidos y carnes procesadas…. Si es que no se centran.

Para poner una nota musical y relajar el ambiente os dejo con el Swallow (tragar) de Crystal Fighters, que es muy apropiado.

Sé que estaréis deseando comentar así que no os privéis, ahí tenéis la zona de comentarios disponible. Que aproveche 😀 .

Hasta pronto,

J