Endgame. La llamada

endgame

No se que me pasa últimamente que me siento atraído hacia esos libros “de adolescentes” que llenan las estanterías de las librerías y los centros comerciales. Siempre he sido de gustos eclécticos y se supone que cuando te vas haciendo mayor, tus gustos se adecuan a tu edad y a tu condición.

No es mi caso, a lo mejor tengo una personalidad inherente que lucha por romper esos estereotipos de los que escribía el otro día Carolina Lacruz en este post, una lucha constante por salirme del cerco o por romper las etiquetas que la sociedad nos va imponiendo. O tal vez se trate del Complejo de Peter Pan que me hace incapaz de madurar correcta o completamente, creo que estoy algo lejos ya de vestir como esos adolescentes de botellón pero nunca se sabe, a lo mejor si mi proceso de involución continúa como hasta ahora….

Volviendo por la senda literaria os reconozco que no entiendo muy bien eso de “Literatura para adolescentes”, creo que desde el punto de vista editorial es una segmentación que me parece peyorativa, como si se estuviera restando calidad a las obras enunciadas bajo ese subtítulo, a lo mejor son cosas mías pero algunos libros se lanzan al mercado baremizados como una campaña de marketing, con un objetivo sectorial concreto y eso no termina de gustarme. Unido a esto que os he dicho, está otra duda que tengo al respecto, esta literatura, de o para adolescentes ¿se supone que es la apropiada a ese tramo de edad? ¿quizá está así etiquetada porque los protagonistas de la historia lo son, adolescentes? ¿los argumentos están orientados a sucesos que solo se pueden entender con las hormonas revolucionadas?¿O quizá es lo que se les está diciendo que deben leer? Porque yo creo que historias como “Los Juegos del Hambre” son perfectamente leibles y disfrutables independientemente de la edad del lector, yo, de hecho, soy super fan.

Si así es como debemos comportarnos como lectores, no se que hemos hecho la gente de mi generación, que teníamos que leer clásicos de la literatura a esas edades por obligación e incluso por placer, los que teníamos inquietudes lectoras y cogíamos los libros que había por casa, vamos, la típica literatura para adolescentes que escribían García Marquez, Eco, Scott Card, Perez Galdós, Machado, Saramago, Follet, Luca de Tena, Gala, Cela, Le Carré,…. Ahora lo veo más claro, quizá eso ha dañado nuestro desarrollo, hemos crecido demasiado deprisa y hemos aprendido las cosas demasiado pronto, que crueles fueron con nosotros nuestros padres y el sistema educativo, esa maldita EGB.

Y por culpa de eso ahora me veo a mi mismo leyendo un libro como “Endgame, La llamada”, la primera parte de una trilogía escrita por el visionario James Frey con la ayuda de Nils Johnson-Shelton, que realmente era a lo que venia, a hacer una reseña….

Para haceros entrar en faena os voy a dejar leer la sinopsis oficial:

“LA TIERRA. AHORA. HOY. MAÑANA.

EL JUEGO FINAL HA COMENZADO.                      

EL FUTURO ESTÁ POR ESCRIBIR.                        

LO QUE TENGA QUE SER SERÁ.

12 jugadores descendientes de linajes antiguos.        

12 jugadores elegidos hace miles de años.                

Llevan preparándose para Endgame desde entonces.                                                      

No tienen poderes. No pueden volar, ni son alquimistas, ni pueden curarse las heridas.    

Cuando les llegue la hora, morirán.                                                                                        

Son los herederos de la Tierra, quienes deben resolver el enigma que logre salvarnos.      

Si no, todos pereceremos.        

LEE EL LIBRO. ENCUENTRA LAS PISTAS. RESUELVE EL ENIGMA.                         

SÓLO UNO PUEDE GANAR. EL JUEGO FINAL HA COMENZADO.”

Puede ser atrayente o no, puede tratarse de un libro, de una película o de un vídeo juego, y yo, que lo he leído, os digo que un libro NO es. Lo que realmente es este publicación es el summum de la mercadotecnia. Un libro de acción trepidante, protagonistas atractivos, historia apocalíptica, narración rápida y agresiva, y además un enigma a resolver por los avezados lectores que quieran encontrar el misterio escondido entre los puzzles del libro a cambio de medio millón de dólares en monedas de oro. Habéis leído bien, el libro es ficción, pero la búsqueda del tesoro es completamente real y torticera.

Imagino que habrá ya hordas de gente sopesando sus posibilidades y tratando de descubrir el enigma, la recompensa merece la pena y para ellos se la dejo, esa parte no me interesa, yo voy mas a lo que cuentan. Los Anunnakis, los linajes milenarios, la lucha por la supervivencia, la pasión, la guerra…. Todo esto lo hemos leído ya, todo esto lo hemos visto ya, todo esto lo hemos disfrutado ya. El libro no es mas que un refrito de referencias, de personajes impresionantemente capaces de todo, super soldados implacables, McGivers en potencia. Y la historia que se nos narra, no es más que una carrera más de los “Autos Locos”, enigmática, sinuosa, engañosa y muy pretenciosa, en algunos casos parece una guía de viajes, en otros la acción se va tanto de madre que es imparable e incompetente, con recursos retorcidos y estudiados, copiados u homenajeados y otras veces es tan predecible que asusta.

Para colmo, incluso los protagonistas tienen cuentas de Twitter reales ¿esto es la nueva literatura? No claro, esto es otra cosa, es un globo sonda global, un pretendido sectarismo orientado a ganar dinero y me temo que lo hará, libros, juegos, películas, comics y merchandising aparecerán al calor de esto en los próximos tiempos, me juego el cuello. La máquina de ganar pasta está en marcha.

A todo esto, si nos centramos en el libro, y solo en el libro, os digo que es entretenido, dinámico, rápido de leer y sin complicaciones, no va a aportar nada nuevo pero si que se puede pasar un buen rato. Es posible que lleguemos incluso a empatizar con la situación o con los personajes, pero nunca nos llegaremos a creer lo que pasa. Puedes disfrutar de él al nivel más básico, al del entretenimiento puro y duro, que nadie dice que esté mal hacerlo, pero si tienes algo más de inquietud, algo más de bagaje o algo más de conocimiento, no es tu libro.

Yo no se si seguiré adelante con la trilogía, aunque nunca se sabe, puedo tener un momento de debilidad en cualquier momento o bajar otro escalón en esta regresión que estoy sufriendo. De momento me conformo con “veros” por aquí a menudo y escribiendo de todo un poco.

Hasta pronto,

J

La verdad sobre el caso Harry Quebert

harry

Esto de tener un blog es sensacional, me permite “hablar” de lo que me apetezca y cuando me apetezca. Yo no soy crítico literario pero me encanta leer, así que me permito hacer una personalísima reseña del libro que me ha tenido en vilo las últimas semanas, La Verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker. Acabo de terminar de leer el libro y me he quedado impactado. Es cierto que no es el mejor libro de la historia, pero a mi me ha gustado mucho. Debo decir que este tipo de novelas policiacas, tipo thriller me gustan cuando están bien escritas y que es muy fácil estropearlas cuando se cae en ciertos tópicos del género sin saber como manejarlos. En esta, el autor ha creado una novela redonda, donde se percibe el trabajo de documentación tan exhaustivo que ha construido a fin de desarrollar una historia creíble, coherente y de no dejar ningún cabo suelto, lo que es de agradecer.

La novela se lee fenomenal, tiene un ritmo pausado al principio y trepidante al final. Con una trama que otorga al lector giros argumentales sorprendentes y donde, hasta el final, es capaz de mantener la tensión. Vale que esta novela no es nueva, tiene muchos condicionantes de este tipo de narrativa pero está muy bien gestionada. Nos puede recordar por momentos a Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson y en otras ocasiones a Twin Peaks, pero es capaz de conservar un carácter propio, por lo bien escrita que está y porque la estructura es innovadora.

Lo cierto es que los acontecimientos que narra la novela se desarrollan en tres momentos distintos, los años 1975, 1998 y 2008, y al principio puede dar pereza enfrentarse a una lectura que no es lineal, pero las interrelaciones están tan bien conseguidas, son tan intuitivas, que hacen que el desarrollo de la novela fluya perfectamente. Os desarrollo un poco de la trama pero sin desvelar nada, solo ateniéndonos a la sinopsis oficial.

Año 1975, Harry Quebert cuenta con 34 años cuando llega a Aurora, New Hampshire alejándose de New York con la intención de escribir lo que sería su segunda novela, circunstancialmente se convierte en centro de atención de la pequeña localidad costera que por error le considera un escritor de renombre. Allí conocerá a la joven Nola Kellergan, de 15 años, preciosa muchacha de la que se enamorará perdidamente hasta que unos meses después, desaparezca en extrañas circunstancias sin dejar rastro.

Año 1998, Harry Quebert se ha convertido en un escritor afamado y ocupa la plaza de profesor de literatura en la modesta universidad de Burrows. Allí entrará en contacto con uno de sus alumnos, el talentoso Marcus Goldman, destinado a convertirse en un gran escritor. Juntos fraguarán una intensa amistad basada en la literatura y el boxeo, actividades afines a ambos personajes, y que durará hasta el presente.

Año 2008, Marcus Goldman se ha convertido en el escritor de moda, ha publicado su primera novela con un éxito enorme y ahora se encuentra en un momento de bloqueo que le impide concentrarse en su segunda novela, en plena crisis, viajará hasta Aurora para alojarse unos días en la casa de su mentor, Harry Quebert. Allí descubrirá la relación oculta que mantuvo Harry con la adolescente Nola y poco después el país entero se conmocionará ante el descubrimiento del cadáver de la joven Kellergan, treinta y tres años después de haber desaparecido.

Durante estos periodos de tiempo, asistimos a un perfecto desarrollo de los personajes, el tiempo y las circunstancias vividas en el pasado han dejado su huella y cada uno ha crecido a su manera. Esa evolución de personajes esta muy patente en la páginas del libro y a la vez resulta muy coherente. No solo los personajes principales, Harry y Marcus han cambiado, todos los habitantes de Aurora lo han hecho en mayor o menor medida, la desaparición de Nola Kellergan en 1975 supuso un punto de inflexión en todos y cada uno de ellos y ahora viven con las consecuencias de lo vivido, de lo sufrido, de lo participado y de lo ignorado. Ninguno ha vuelto a ser quien era entonces.

Para terminar, os dejo mi particular visión del libro. Me gusta acercarme a un libro e inmiscuirme entre sus páginas, entre su trama y sus personajes. Vivo los libros como si fueran retazos de la vida real, y por lo tanto, los percibo con los cinco sentidos. Así es como yo lo he vivido:

¿Qué se ve? Gente sencilla, con ilusiones y proyectos. Aurora, un pequeño y anodino pueblo de la costa este de Estados Unidos. Todo en Aurora es casero y doméstico, familiar incluso, excepto la historia macabra que lo hizo famoso. Un pueblo que queda enmarcado y empequeñecido por la presencia constante del océano y del frondoso bosque donde desapareció Nola Kellergan para siempre.

¿Qué se oye? La música atronadora que surge del garaje del reverendo Kellergan, incapaz de olvidar a su desaparecida hija. El latido del corazón de dos policías en el bosque. Un disparo en la oscuridad. A lo lejos, el chisporroteo del fuego. Y sobre todo ello, el graznido de las gaviotas de Aurora.

¿A qué sabe? Tiene el regusto amargo de la decepción por los sueños sin cumplir que deja la limonada casera, el té helado y el café del Clark’s. Tiene el sabor de la sangre en la boca y tiene el sabor triste y solitario del pan duro y de la cerveza.

¿A qué huele? A mar, a la brisa del océano inundándolo todo. A lluvia, a tierra mojada, a pino. A hortensias marchitas. A miedo por los hechos del pasado.

¿Cuál es su tacto? El cálido tacto de la arena de la playa calentada por el sol. El del sedoso cabello largo y rubio de Nola. El tacto constante del papel, de un manuscrito, de miles de folios escritos y desperdiciados. Y el tacto desolador de las cenizas.

Si aún no lo habéis leído, os lo recomiendo. Si ya lo habéis hecho podemos comentar.

Hasta pronto,

J