Yo soy lo que soy

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Yo lo decían muchos visionarios cuando asistieron impertérritos a la llegada de un negro a La Casa Blanca, una terrible ironía para muchos que supondría empezar a poner patas arriba la realidad según la conocían en el país del sueño americano. A día de hoy, ese negro y ese país son noticia porque el Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América ha legalizado el matrimonio homosexual en todo el territorio, no solo en ciertos estados, no, en todos.

Así, un señor de Colorado se podrá casar en su ciudad con su novio, del mismo modo que su prima de Dakota del Norte podrá hacer lo mismo con la suya. Ole, ole y ole. Los wedding planner (los organizadores de bodas de toda la vida) norteamericanos deben estar ahora mismo frontándose las manos y con la imagen del dólar dibujada en el iris de sus ojos, un nuevo mercado se abre ante ellos y las ganancias se calculan multimillonarias. Pero esta noticia no es precisamente económica, que sí que lo es, lo verdaderamente importante de la misma es el avance en igualdad de derechos y en libertades personales. Y aunque yo le de un carácter fiestero, que también lo tiene, la fiesta es lo de menos. Importante a partir de ahora, que las parejas homosexuales sean enteramente iguales a las parejas heterosexuales al uso y que gocen de las mismas políticas legales, fiscales y hereditarias.

El país autoproclamado buque insignia del “mundo libre” salta de nuevo a la primera página de la actualidad y yo solo espero que este modelo sea franquiciable y que tenga el mismo éxito que la Coca Cola, que Halloween o que el McDonald’s. Puede que pronto la marea arco iris se propague por el globo y llegue incluso hasta donde la homosexualidad está prohibida por ley.

Los que en este momento lo deben estar pasando de coña, irónicamente hablando, deben ser los representantes del ultra-conservadurismo norteamericano, el movimiento “Tea Party” de Sarah Pallin y sus amigos debe estar recogiendo los restos de su porcelana finísima del suelo, porque seguro que a más de una y de uno, se le ha caído de las manos con la emoción. Pobres.

Lo mismito que pasó en nuestra España hace diez años ya, porque en esto de la legalización de los matrimonios homosexuales les llevamos una década a los estadounidenses, donde se echaban a la calle los altos dirigentes de la iglesia católica junto al foro de las familias defendiendo eso mismo, la familia tradicional, la que Dios manda, la de hombre-mujer y una “hartá” de hijos, la de matrimonios hombre-mujer interminables y sin divorcio aunque la convivencia fuera inviable, la de matrimonios hombre-mujer con moratones pero aguantando que es lo que hay que hacer por los cimientos de la sociedad. Esta claro que no todos entendemos la igualdad y las diferencias de la misma forma.

Yo hoy estoy contento aunque en realidad ni me va ni me viene, pero todo lo que sea eliminar barreras y ofrecer opciones me parece positivo. Así que hoy os propongo una canción muy de diva, un alegato a la naturaleza personal, a la libertad de elección y a la postre, un himno del movimiento LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) en todo el mundo. Su autora no podría llamarse de otra forma que Gloria GAYnor, y para los que no entiendan lo que dice en inglés, os dejo también la traducción al castellano junto a un vídeo de lo más divertido, a ver quien aguanta sentado… 🙂

“Soy lo que soy,
soy mi propia creación especial.
Así que ven a echar un vistazo,
dame la patada
o la ovación
Es en mi mundo
en el que quiero tener un poco de orgullo,
mi mundo,
y no es un lugar en el que me tenga que esconder.

La vida no vale nada
hasta que puedes decir:
“soy lo que soy”

Soy lo que soy
no quiero elogios, no quiero lástima
golpeo mi propio tambor
algunos creen que es ruido, yo creo que es bonito
y qué pasa si amo cada destello y cada pulsera
por qué no ver las cosas desde un ángulo distinto
tu vida es una vergüenza
hasta que puedas gritar yo soy lo que soy

Soy lo que soy
y lo que yo soy no necesita excusas
barajo mi propia baraja
a veces los ases, a veces los doses
hay una vida y no hay retorno ni depósito
una via así que es el momento de abrir tu taquilla
la vida no vale nada hasta que puedes gritar
Soy lo que soy

Soy lo que soy

Soy lo que soy
y lo que soy no necesita excusas
barajo mi propia baraja a veces los ases, a veces los doses
hay una vida y no hay retorno ni depósito
una via así que es el momento de abrir tu taquilla
la vida no vale nada hasta que puedes gritar
Soy lo que soy

Soy, soy, soy buena
soy, soy, soy fuerte
soy, soy, soy valiosa
soy, soy, yo estoy

Soy

Soy

Uuu uuuuuu
Soy

Soy, soy, soy útil
soy, soy, soy auténtica

Soy, soy alguien
soy tan buena como tú

Sí, lo soy”

No puedo evitar sentirme emocionado porque quizá, solo quizá, el mundo sea hoy un poquito más justo y más libre. Si tú también lo piensas o estas completamente en desacuerdo, ya sabes, utiliza la zona de comentarios y charlemos un rato.

Hasta pronto,

J