Y todo se volvió oscuro, de nuevo

IMGP3876

Varios cambios este fin de semana y realmente no entiendo a que atienden. Quizá no lo entiendo porque no he querido profundizar mucho en ellos, me dan un poco igual, forman parte del borreguismo con el que a veces acatamos lo que nos vaya cayendo encima.

Del primero de ellos me enteré oficialmente ayer, ya me vale. Creo que había oído ya cosas por ahí pero como quien escucha ruido de fondo, sin prestar atención. Y resulta que hay en marcha una reordenación de los canales de la TDT y que nosotros, los usuarios, tenemos que re-sintonizarlos para poder disfrutar de nuestros programas y contenidos favoritos. Yo se de dos, que como no marquen el número de canal prefijado en el mando a distancia y aparezca Disney Channel o Boing se van mosquear y nos van a mosquear.

Y luego está lo de Clan TV, que por lo visto desaparece, ¿en serio? ¿Y Teledeporte también? Ya os digo que no presté mucha atención a lo que iba oyendo pero eso si que me llamó un poquitín más la atención. Estaría cojonudo (ironía…) que desaparecieran dos de los canales temáticos con más audiencia y encima pertenencientes al Ente Público. Y estaría cojonudo (ironía, insisto…) que uno de ellos sea uno de los escasísimos canales infantiles. Llamadme romántico pero en casa se ve mucho más Clan TV que Telecinco, a la fuerza ahorcan, claro. Este cambio, y yo soy mucho de cambios, no me gusta, me da pereza. No solo por lo que ya he dicho, sino por el hecho de re-sintonizar canales y volver a enumerar y poner en orden, que me maten antes!

Y para colmo, el otro cambio, que este me joroba (iba a utilizar otra expresión) mas si cabe, que es el cambio de hora. A partir de esta madrugada adoptaremos nuestro horario de invierno, que ya el título me hiela la sangre, y seremos más europeos. De los que se van a la cama a las nueve y de los que dejan desiertas las calles a las 5:30 porque ya no hay sol. Esto es una exageración porque estamos en Spain, which is different, y aquí nos tomamos las cosas de manera distinta pero no me digas tú, qué tristeza de horario. Hoy en día, a mis cuarenta y pocos (poquísimos) aún no se si lo que hay que hacer hoy es adelantar o retrasar una hora, hasta que no me digan en las noticias, con un reloj analógico, que a las dos son las tres o que a las tres son las dos, no tendré la verdadera seguridad de que lo estoy haciendo bien, o al revés. Esta incapacidad de horarios es equivalente a la que tenía mi madre para programar el VHS, cosas de famila, cuando algo se nos enquista, es para siempre.

Para colmo están los que afirman que es un horario positivo porque se ahorra energía ¿cómo? Por mucho que me lo han explicado no he sabido entenderlo, si yo cuando me levanto tengo que encender la luz, y cuando llego por la tarde también, porque ya es de noche. Ahorrará uno que se levante a las cinco de la mañana y tenga unos ventanales tan grandes como la Mezquita de Córdoba, donde la luz del amanecer le ilumine hasta las costillas. A los de a pié, que nos lo cuenten mejor o no va a colar. Yo lo único que se es que a partir del domingo, cada vez se va a hacer de noche antes y eso afectará a mi estado de ánimo. Ojo, que a mí me gusta la noche, pero en horario adulto, la de a partir de las 10:30, no la de por la tarde, la de nocturnidad y alevosía, la de las criaturas de la noche no la de ¡qué de noche se le ha hecho a las criaturas….!

Y hablando un poco de esto último, no se si sabéis, y si no ya os lo cuento yo, que a las personas, como ya, que nos gusta la noche y que tenemos mayor actividad a partir de la tarde se nos denomina BÚHOS y que a las personas que, al contrario, son mas diurnas y su actividad está más centrada por la mañana temprano se les llama ALONDRAS. Qué manía hay de etiquetar constantemente todo y a todos. Si eres una cosa, esta etiqueta, si eres otra, venga esta otra. Y casi siempre son excluyentes, porque si eres búho, eres nocturno y si eres alondra eres diurno, si eres de izquierdas no puedes ser católico, si eres católico tienes que ser de derechas, si eres optimista no te pueden afectar las cosas, porque si te afectan es que eres pesimista, si eres urbanita no sabes lo que es una gallina y si eres de campo te mareas en las escaleras mecánicas de El Corte Ingles…. y yo digo… A la mierda con las etiquetas, ¿pero que se han creído?

Hasta aquí mi reivindicación de hoy, vuelvo a lo de los cambios, al fundido en negro que nos toca a partir de hoy mismo, negrura espesa a las siete de la tarde a partir de mañana y quizá, solo quizá si estoy en lo cierto, para algunos canales de los habituales en casa. La vida no es justa y los que dirigen esto no hacen más que tocar… NO TOQUES, ¿POR QUÉ TOCAS?

Hasta mañana,

 J