No siempre apetece

boring_art

Hace muchos, muchos años, cuando yo estaba en plena vorágine hormonal, cayó en mis manos una revista de esas, no se bien de donde pude sacarla, si era mía, prestada o robada… entre tanta foto y tan poco texto, porque estas revistas son para lo que son, para desarrollar nuestro lado más voyeur, me encontré con un titular que me llamó muchísimo la atención. Se trataba de una entrevista a una de las estrellas porno masculinas del momento, no preguntéis el nombre porque a nadie le interesa, el titular decía lo siguiente:

“No siempre apetece quitarse la ropa y follar”

Pensé que ese tío no sabía de lo que estaba hablando, eso era precisamente lo que nos apetecía a todos los de nuestra edad, no era de recibo que un tío que se dedicaba a ello profesionalmente, un héroe, se quejara de semejante manera. Tardé mucho tiempo en entender a lo que el tipo se refería y ahora puedo asegurar que coincido a pies juntillas con aquella infame afirmación.

Realmente no me estoy refiriendo al hecho sexual, o no solamente, si no a la sensación de hastío y de pereza que puede producirnos la vida laboral, y en mayor o menor medida, la vida personal o familiar. Me quiero centrar solo en la faceta laboral porque lo otra me parece un jardín demasiado grande, y no me apetece….

Un trabajo es un trabajo, y por la tanto, tiene unas connotaciones especiales. Puede que tu trabajo te haga disfrutar y puede que hasta tú mismo consideres que es el trabajo de tu vida, pero tarde o temprano, un trabajo se vuelve rutina y aburre o al menos, se convierte en monotonía. Cuando realizas una actividad que te gusta y alguien te paga por ella y te exige por ella, el romanticismo que tiene dedicarte a lo que más te gusta se pierde. Esto es innegable, puedes ser el profesor más vocacional, el médico mas entregado, o el arquitecto más creativo que en algún momento de tu vida entonarás eso de… “es que no siempre apetece”.

Cuanto más afín y más deseada sea la profesión elegida más satisfactoria va a ser siempre de afrontar, ya teniendo en cuenta que estás entregado a un intercambio comercial, en un mundo capitalista y en el que, desgraciadamente, los que tenemos ciertas costumbres como comer todos los días, nos vemos obligados a acatar decisiones, a aguantar a patanes y a sonreir a gente que no se lo merece. Esto no es edificante, pero es la vida misma.

Ahora, a la vuelta de los años y de las responsabilidades, entiendo perfectamente que aquel actor porno, estuviera cansado de estimular, excitar y penetrar mujeres, porque era su trabajo y él no era el que elegía el CÓMO, el CUANDO, el DONDE y el CON QUIÉN. De la misma manera que un abogado de éxito puede defender con todas sus fuerzas y su desgana a una persona en cuya inocencia no cree, una enfermera puede tener que lidiar con algunos pacientes desagradecidos y sucios o un vendedor de coches puede tener que poner su mejor sonrisa y bailarle el agua a un imbécil que le trata como a un desarrapado, todo esto a cambio de dinero, tan desagradable, tan sucio, tan esclavo y tan necesario.

Y eso si nos centramos en los profesionales que han apostado por su vocación y son trabajadores abnegados y centrados en las tareas que han elegido, que si pensamos en el resto, en los que estamos donde estamos porque no podemos, no queremos, no sabemos o nunca nos hemos planteado estar en otro sitio, la cosa se agrava.

¿Qué podemos hacer para remediarlo?

Pues poco, o mucho, depende de como se mire. Principalmente debemos ser consecuentes con nuestras tareas, tenemos un contrato y tenemos que cumplirlo, nos apetezca o no, nos guste o no, nos interese o no, al final del día, cobraremos y eso es a por lo que tenemos que ir. También tenemos que ser leales con quien nos contrata y con nosotros mismos, acordar unos plazos, una calidad y un compromiso asumible. Todos pertenecemos a este tejido económico que se llama capitalismo y que nos obliga a producir para consumir y si estamos en la cadena, estamos. Más o menos integrados, más o menos contentos.

Si extrapolamos la vida laboral a otras tareas más altruistas o más personales, por las que no nos pagan, vamos, nos encontramos que es más complicado sacar adelante un proyecto cuando estás en una de esas etapas de apatía. Tal vez te dejes llevar por otras tareas, tal vez te dejes caer en la famosa procrastinación o tal vez te quedes esperando a que suceda algo a tu alrededor que te de un empujón. Yo reconozco que de cara al blog y a las redes sociales, llevo un mes un poco relajado, he adolecido un poco de cada cosa, un mucho de tareas de la vida off-line, algo de procrastinar y algo de esperar acontecimientos blogueables…. Sin ir más lejos, estaba convencido de que este año me iba a tocar la lotería y pensaba narrarlo con todo lujo de detalles en un super post, antes de transformarme en un hombre rico y de alejarme de un trabajo que no me llena como debería.

No hay que decir que no me ha tocado la lotería, ni un euro, ni lo que jugaba, ni la mitad de la mitad. Así que sigo siendo igual de pobre, sigo teniendo que retomar mi trabajo y ahora ya no tengo excusas para no sentarme a escribir a contaros lo que hay de glamouroso en el día a día. Quizá, a lo tonto a lo tonto, este post me esté sirviendo para ponerme en marcha de nuevo pero claro, es que empezar hablando de follar está bastante bien, aunque sea en estos términos de pereza.

Ahora ya estoy acabando, la comida se está haciendo, ya he tendido todas las sábanas y las bragas que había en la lavadora y me encuentro de cara a la pantalla de mi portátil con los pies subidos encima de la mesa, aún en pijama y abrigado hasta las orejas con un forro polar. Hoy más que nunca me planteo…. Qué glamour hay en esto?

Felices Navidades a todas y a todos,

Hasta pronto,

J

Naturalezas muertas

DSCN4959

Hoy estoy muy perezoso, no lo puedo evitar. Ayer salí de cena con mis compañeros del club de running, cambiamos las mallas y los pantalones cortos por ropa más adecuada y nos fuimos a tomar algo, una cenita, unas botellas de vino y un copa, relajado y distendido. Pero eso de llegar a casa cerca de las cuatro de la mañana, después de una día, y una semana entera trabajando, ha terminado con mis energías.

Y encima, no para de llover, lo que potencia mi desgana. Solo me apetece mirar por la ventana a ver la lluvia caer y suspirar, que bonito, que tranquilo, que pereza, debería moverme pero hasta pensar en ello me cuesta. Mejor me quedo donde estoy y aprovecho que estoy sentado, para escribir, que para eso no necesito mucha fuerza física. De hecho, tengo los brazos pegados al cuerpo y lo único que se mueve son mis manos, parezco un muñeco.

No se como será hoy el día a nivel de lluvia, que no soy meteorólogo ni vidente, pero ayer fue el día más húmedo que recuerdo desde que empezó el otoño, que hartura de agua, que ganas constantes de hacer pis, que sensación de mojado todo el rato, que pereza más grande…. Pero como era viernes, la cosas se veían de un modo más optimista. Yo sabía que me iba a ir a casa desde el trabajo y que iba a estar solo, que podía incluso echarme la siesta sin límite porque las niñas no tenían colegio y estaban en casa de los abuelos, magnífico panorama. Si, llegaría más tarde que de costumbre porque estaba lloviendo, pero ¿y qué? ¿qué mas daba que no hubiera comido? ¿qué mas daba que fuéramos circulando tan despacio? ¿qué mas daba ese atasco en el que estaba metido? ¿Qué hacía ese camión cruzado en la carretera….?

Primero vi el camión cruzado, afortunadamente no estaba en mi sentido, sino en el contrario, ocupando dos de los tres carriles disponibles. Luego vi las luces de emergencia de policías y ambulancias y el caos que eso conlleva. Los de mi sentido circulábamos muy despacio, no porque existiera una retención, sino porque estábamos mirando lo que ocurría al “otro lado”, es una reacción muy humana, quizá reprochable, pero normalizada. Todos hemos criticado que se disminuya la velocidad para cotillear, yo el primero, pero no podemos evitarlo, es intrínseco a nuestra forma de reaccionar. Cuando llegué a la altura del accidente, comprobé que había un coche aplastado, otros con diversos golpes, el ya mencionado camión, muchos policías, varias ambulancias y, desde luego, mucha lluvia.

Se me pasaron por la cabeza un montón de circunstancias posibles para recrear el accidente. Un camión descontrolado que arrasa lo que pilla. Un conductor demasiado listo o con demasiada prisa que acaba provocando, provocándose, un gran golpe. Un accidente en cadena imposible que evitar y que deja terribles consecuencias…. Esas fueron las mías, pero seguro que uno a uno, los otros conductores que pasaban mirando de reojo lo que ocurría enfrente, tendrán las suyas. La disposición de las pruebas, el sentido en el que habían quedado colocados los accidentados, la cantidad de efectivos de ayuda y esa pertinaz lluvia que le daba un toque dramático a la escena ayudaba a nuestras conclusiones. ¡Cuando daño ha hecho CSI!

Se me antojó un momento horrible para tener un accidente, con toda esa lluvia, con toda esa humedad que lo dificulta todo, que lo enfatiza todo, que lo tiñe de gris. Imaginaba el momento después del encontronazo, los cristales rotos, la lluvia entrando a saco en los vehículos, los accidentados sin posibilidad de refugiarse, todo roto, todo empapado, todo perdido. Si, una putada tener un susto semejante en un día como aquel. Me alejé de la escena pensando que solo pueden pasar cosas grises en un día tan gris.

Si hay algo bueno de esto, es que estos accidentes tienen un momentáneo efecto calmante en el resto de los conductores, a partir de ahí, el camino de vuelta a casa fue más lento, más controlado, más prudente. Ninguno de los que habíamos escapado a la mala suerte queríamos ser protagonistas así que…. Otra cosa buena de esto, es que estamos tan familiarizados con este tipo de sucesos que nuestra memoria tiende a pasar de ellos en un breve espacio de tiempo. Acabado el “luto” inicial, cada cual siguió con su vida, con sus prisas, con su música, con sus ganas de llegar, con sus ganas de comer, con sus ganas de refugiarse…. La anécdota había pasado, estaba olvidada.

Yo ya llegaba a casa con la sensación esa que os he comentado, de cosas grises en días grises, cuando vi el resultado de otro efecto de la lluvia. A mi lado, en una gran rotonda llena de árboles otoñales, el suelo estaba cubierto de una alfombra de hojas caídas de infinitos colores, algunos verdes, muchos ocres distintos, varios rojizos y algún que otro granate, una gama de colores preciosos y brillantes. La humedad no tenía las mismas connotaciones negativas aquí, la lluvia intensa tampoco y el color gris había desaparecido por completo de la escena dejando en su lugar un llamativo cuadro abstracto de colores vibrantes.

Me resultó muy irónico que un momento de movimiento y actividad, protagonizado por vehículos y personas, me aportara sensaciones negativas cuando todos estaban vivos, mientras que, un sinfín de hojas tiradas por el suelo, muertas y casi enterradas me diera sensación de belleza y dinamismo. Pero así es como reaccionamos ante las imágenes que nos impactan, somos raros.

Pensad en ello.

Yo me voy a despedir, porque corro el riesgo de ponerme intenso y de hablaros de luz y de oscuridad… de sacar vida de la muerte y muerte de la vida….. Y como ya os he dicho al empezar, me da demasiada pereza.

Hasta pronto,

J

Qué desfachatez!

_DSC5836

¿No os ha pasado alguna vez que hay una palabra en concreto que os gusta especialmente? A mi sí, puede ser que yo sea friki por naturaleza y me fije en esas cosas pero me pasa a menudo, puede ser por la forma en que suena, por su significado o por la combinación de letras con que está escrita. Puede ser incluso una palabra que te recuerda algo, que te hacer rememorar momentos o personas, para mí, las palabras están vivas y cargadas, no solo de significado, sino de experiencias y vivencias.

Quizá sea posible que debido a esa particular relación que tengo con los sonidos y las letras haya palabras que me atraigan y una de esa es la que da título al post de hoy, no, qué no, la otra…. DESFACHATEZ. Esta palabra había caído bastante en desuso en mi particular y limitado diccionario y hace un par de años la he vuelto a recuperar, mucha culpa de eso ha tenido esta canción de Fangoria:

Desfachatez es una palabra rara

Está claro, no es una palabra normal y corriente, tiene una f, una ch y una z que le confieren un toque un tanto exótico al conjunto y también tiene ese toque vintage tan de moda últimamente. Parece una de esas palabras que se utilizaban antaño, tiene un regusto a tradición, a España de posguerra, a señoritas finas y a “Amar en Tiempos Revueltos”. Aparte de estas connotaciones, a mi me gusta como suena, me gusta su composición y me gustan esa f, esa ch y esa z tan particulares, me suena a la bofetada de Gilda y realmente, todo lo que suene así, aunque no sea políticamente correcto decirlo, me pone un poco.

Ahora que caigo, estoy dando por hecho que todo el mundo sabe su significado pero a lo mejor hay algún despistado, así que, recurriendo al diccionario de la Real Academia Española, os informo que:

Desfachatez: 

(Del it. sfacciatezza).

1. f. coloq. Descaro, desvergüenza.

Pues la descripción tampoco aporta mucho, que le vamos a hacer. Sea como fuere, a mi me sigue gustando. Y la uso, vamos que la uso. Recientemente, de hecho, le he utilizado en varias ocasiones y en varios contextos distintos.

La desfachatez de mis hijas

Ellas son así, y no solo ellas, también lo son sus amigas. Hoy vuelvo a tener la casa llena de niñas de ocho y nueve años, en plena edad pre-pavo y con mucha, mucha, mucha tontería. Esas niñas, entre las que incluyo a las mías, que hace unos años no se atrevían a hablar con adultos, que se escondían tras las piernas de sus padres y que agachaban la cabeza para no tener ni que decir hola, campan como monos por mi casa, vienen a pedirme que juegue con ellas, que me vaya del salón porque quieren jugar a la Wii o se me auto invitan a cenar. Están completamente desvergonzadas, debido en parte al exceso de confianza y a que he sabido crear un ambiente agradable.

Una de ellas, hace unos años, entre el grupo de adultos que estábamos a su alrededor solo me hablaba a mí. Incluso alguna vez cogió el teléfono de su madre tras discutir con ella para llamarme porque quería venirse a mi casa. ¿no es adorable?

Mi hija pequeña, sin ir más lejos, ha preferido irse, dejar a su hermana mayor y a sus amigas y pedirme un intercambio. -“Yo me voy con Kike a su casa y que se venga Julia a jugar con la mayores”. -Así de categórica se ha mostrado, sin pelos en la lengua y sin pudor alguno me azuzaba para que llamara al padre de las criaturas para organizar la tarde del viernes, una joya. Ni que decir tiene que los pobres padres hemos consentido y hemos hecho el intercambio, mi hija pequeña por su hija mayor, todos contentos, ahora estará en casa de su mejor amigo llenándole la cabeza de coletas o maquillándole, porque encima de todo, es ella la que elige a qué se juega.

Pero no solo tengo que sufrir estos manejos de parte de las pequeñas, noooo.

La desfachatez de mi madre

Esto es, hasta cierto punto, peor. Las personas mayores tienen bastante en común con las más jóvenes, con los niños y niñas para ser concretos, parece ser que los que tenemos una edad intermedia entre la juventud y la senectud somos los garantes de la diplomacia y del sentido común mientras que el descaro y la desvergüenza está en manos de esos puntos equidistantes.

Mi madre está perdiendo el pudor por completo, antes guardaba las formas pero ahora se las pasa por el forro. Ha olvidado, a propósito creo yo, el acuerdo tácito que teníamos de llamarnos por teléfono cada día uno. Le está echando morro y si fuera por ella pasarían las semanas sin llamar.

Lo que pasa es que ahí se ha encontrado con un hueso duro de roer, yo, que no solo no la llamo, sino que cuando lo hago se lo echo en cara. Ayer mismo tuvimos una de esas conversaciones:

-Hola mi niño, me has leído el pensamiento. -Mentira, no pensaba llamar.

-Hola, yo solo llamaba para saber si seguíais vivos. -Risas a ambos lados, ella es consciente, no es tonta.

-Ya…. ya, acabo de colgar a una amiga y le estaba diciendo que llevaba un par de días sin hablar con mi hijo. -O sea, que con la vecina si que habla, no?

-Bueno, ¿un par de días? concretamente desde el domingo pasado que fuimos a verte. -Toma exactitud.

-Uy, no me lo puedo creer ¿tanto? -con matiz de falso asombro en la voz -Si es que se me pasan los días volando, como ni salimos de casa….

-Claaaaaaro, pobre, pobre. -Mas risas (a ambos lados, insisto) -Desde luego, madre, tienes una desfachatez…. que sepas que esta situación es carne de blog… -El que avisa no es traidor (más risas).

-¿Y qué tal las niñas? -Y ahí se acaba la conversación de adultos, ya son las niñas las protagonistas, ya ha aceptado mi pseudo reprimenda y ha pasado página.

La conversación no duró más de dos minutos, porque ella tenía prisa por colgar y yo, todo hay que decirlo, también. Y como le prometí que esa conversación podría ser grabada y utilizada en su contra, ahora me veo cerrando este post dedicado a una palabra y denunciando cómo nos mangonean, los de arriba y los de abajo, los muy adultos y los muy niños. Nos toca aguantarnos, esta es nuestra posición, la de atribulados sufridores.

No es la primera vez que dedico un post a una palabra, ya lo hice hace poco con la palabra prisma, y vendrán mas. Palabras bellas o palabras horribles, pero cargadas de significado. Nos vemos en la próxima.

Hasta pronto,

J

Del rojo al blanco…. y Bridget Jones

Do not enter sign

Ya no lo he podido aguantar más y he tenido que rebuscar en mi cajón de los jerseys uno que fuera lo más primaveral posible, por eso de negarme a sucumbir al otoño. Llevaba toda la semana aguantando estoicamente con una camisa (preciso, una cada día) los primeros fríos otoño-invernales pero hoy he dejado toda la hombría en la ducha y he decidido que no conviene arriesgar más, en la oficina empieza ya a hacer bastante frío y aún no han cambiado el ciclo del aire acondicionado así que… hora de abrigarse.

Aprovechando que hoy viernes, es el casual day, he combinado mis vaqueros y mis botas con una preciosa camisa de cuadros roja y un jersey igual de rojo, de un rojo potente e intenso, de los que van apartando nubes a mi paso. Lo curioso del tema es que en la oficina hay un chico que se llama igual que yo y que ha elegido el mismo outfit, la camisa era distinta sí, pero lo que se veía, vaqueros, botas y jersey rojo permanecían iguales. Sin quererlo nos hemos convertido en la versión adulta de Zipi y Zape o en la versión juvenil del Duo Dinámico, según se mire.

duo

A los dos nos ha hecho gracia la coincidencia, pero hemos seguido con nuestras vidas, no nos ha importado. Y como esto no es un blog de moda, que podría, ni un blog de estilo, que podría también, voy a cambiar de tema y a centrarme, que lo de antes era solo una forma de romper el hielo, después de una semana sabática sin publicar, sin promocionar y sin leer. Hoy voy a hablar de belleza.

Lo de Renée

Imagino que a nadie se le ha escapado la noticia de alcance de la temporada y que no tiene nada que ver con la corrupción en España, no, me refiero a la otra, al cambio radical de Renée Zellweger. Si hombre, esa chica de nombre exótico y apellido impronunciable que nos enamoró por igual a hombres y mujeres como la gamberra Bridget Jones…. la rellenita con cara de ángel de labios rojos… esa. Ya sabéis de lo que estoy hablando. Debo deciros que yo estoy bastante conmocionado por este cambio, que os dejo en imágenes por si aún hay algún despistado:

Divinity.es

Sí, lo se, no parece la misma, nos han dicho que era Renée y nos lo hemos creído, y si nos hubieran dicho que era otra también nos lo hubiéramos creído pero en el fondo, yo aún estoy esperando que digan que ha sido una broma de esas a las que Hollywood está acostumbrado, que se abra un debate sobre la cirugía estética y sobre lo efímero de la imagen y eso…. nahhhh eso no va a pasar. Pero el caso es que yo si que me planteo varias cosas, y la primera de ellas es una especie de vaticinio, me tiro a la piscina como la mejor de las pitonisas y me arriesgo a decir que la carrera artística de esta actriz ha terminado. No es a la primera que le pasa, caso previos aunque no tan alarmantes ya los hemos vivido con Jennifer Grey (la famosísima Baby de Dirty Dancing) o con la super estrella de las comédias románticas Meg Ryan. Ambas sufrieron en sus carnes como sus cachés y sus contratos caían en picado, inversamente proporcionales al tamaño de sus labios y a su abuso del ácido hialurónico. Es muy triste que mujeres con talento, con belleza, con personalidad y con éxito sucumban a esta moda del “Forever young”, sobre todo si es de una forma tan… grotesca.

¿Donde están los límites?

Porque yo pondría límites a esto, está claro. Debe ser que los doctores millonarios se pasan el código deontológico por el forro y que intervienen sobre sus pacientes sin control a cambio de una abultada minuta. El caso que nos ocupa, el de Renée, es espectacular, sus ojos, su nariz, su barbilla, sus labios,…. todo es diferente ahora, todo es normal ahora. Ya no hay rastro de personalidad en el rostro de esta actriz, ha cambiado su papel, de Bridget Jones a Barbie. Rostro nuevo, figura nueva y me temo, que empleo nuevo, ya se rumorea que debido a este giro radical, se ha caído del casting de la tercera entrega de la serie de películas que la hizo famosa. Pero no toda la culpa es de ella, claro, la culpa es de todos, es del sistema que obliga a la búsqueda incansable de la perfección física, al anhelo de encontrar el elixir de la eterna juventud. Y hasta que no se nos meta en la cabeza que los seres humanos envejecemos y que eso forma parte de la normalidad, hasta que nos plantemos y digamos NO a ciertos cánones de belleza impuestos y consentidos y mientras tengamos esta puñetera costumbre de mirarnos en estos espejos deformados que nos enfrentan desde los medios y desde el cine, las cosas seguirán así o peor.

Nos estamos clonando, estamos minimizando las peculiaridades que nos hacen únicos. Tenemos tanta necesidad de pertenencia, de cariño, de ser aceptados que tragamos con lo que nos pongan, en la medida de nuestras posibilidades. Esto es nefasto y solo sirve para que se genere una necesidad innecesaria y para que ganen dinero los que han sabido aprovechar este tirón.

¿A nadie le preocupa entonces que los “modelos” a seguir sean originales, educados, cultos y comprometidos? Pues yo tengo la respuesta, no. A nadie.

Y otra duda que me asalta…

¿Se habrá blanqueado Renée el ano?

No os riáis ni me llaméis loco, que esta práctica está muy de moda. Por lo visto, ahora nos interesa mucho tener el ano y los genitales lo más claritos posible, no me preguntéis por qué porque no tengo esa respuesta. Quizá se deba a nuestras prácticas sexuales más transgresoras, o quizá no pero que la gente está pagando para que le decoloren el orto es tan cierto como que el mundo es mundo.

No me digáis que no os traigo un sinfín de información, de esa que nos gusta a los de a pie, de esa que da juego…. Y es que esto del culo y los genitales es muy curioso, empezamos (empezaron) por eliminar el vello, ahora por cambiarle el color… y la verdad es que no le encuentro ninguna justificación médica, al contrario que al resto de prácticas estéticas, que todas están basadas en una lucha por eliminar complejos y reconstruir cuerpos y vidas. Una labor encomiable que se ha prostituido hasta límites insospechados.

Si os lo he dicho más arriba, nos estamos clonando, vamos a ser todos iguales, con la misma cara “perfecta” con los mismos gluteos “perfectos”, con los mismos pechos “perfectos” con el mismo tono de piel “perfecto” y blanco y con el culo como el de los recién nacidos. ¡Barbies y Kens del mundo, el futuro es vuestro!

Si tuviera ganas, cogería un espejito y me miraría a ver el color de mi…. nahhhh, mejor lo dejo, no vaya a verlo muy negro y me de por coger la lejía.

Hasta pronto,

J

El fin del primer acto

file000577928669

Me apetecía ponerle a este post un título tan teatrero aprovechando que estamos en la noche de los muertos, o la de los difuntos, o la de las calabazas, o la de El Corte Ingles, o la de los caramelos, no lo tengo muy claro, pero vamos, que sabeís que noche es. Una noche solemnemente teatral y últimamente, desde que importamos tradiciones que no son nuestras, divertida y terrorífica a partes iguales.

Ya he comentado lo referente a “el primer acto”…. para los más despistados me estaba refiriendo a la teatralidad de la noche…. y ¿por qué hablo de EL FIN? Pues simple y llanamente, porque he llegado al fin del reto que me había propuesto hace un mes, un post diario. Y como todos los fieles seguidores habréis podido comprobar, HE CONSEGUIDO TERMINAR!!! Lo cual, me llena de orgullo y satisfacción, como decia…., si, él.

Estoy muy contento de haber podido cumplir con el reto y hasta cierto punto estoy un poco aliviado también de que se haya acabado, no han sido solo 31 posts, también ha habido promoción, dedicación, inspiración y mucho contacto con los lectores y sus comentarios. Pero a la vez, ha sido duro de llevar a cabo porque las cosas no se hacen solas simplemente con chascar los dedos, necesitan tiempo y esfuerzo, y cuando tienes de los segundo pero escaseas de lo primero, tienes otro tipo de carencias. En este periodo de tiempo he tenido que sacrificar algunas cosas, no me he podido hacer las ingles brasileñas, por ejemplo.

Bromas aparte, porque lo de las ingles ha sido una broma, os voy a relacionar ahora algunas de las cosas que he aprendido durante este mes, con este proceso y lo que ha significado, todo en modo positivo, porque si bien ha sido intenso, no tengo ninguna queja:

1. UN GRAN ESFUERZO. Hacer un post diario supone esfuerzo, ya lo he dicho, porque no solo es escribirlo, es pensarlo, es ilustrarlo, es definirlo, es promocionarlo y supone estar en constante contacto con la audiencia. Cuando planteé el objetivo no pensaba en estos post que os he ido entregando día a día, pensaba en cosas más pequeñas, más anecdóticas, pero me dejé llevar por el momento y cuando enganchaba un tema ya no podía soltarlo hasta sacar todo lo que podría sacar de él. El resultado son estos 31 posts que ninguno de ellos baja de las 850 palabras, ya de la calidad o del valor que pueda generar no voy a hablar, lo dejo a vuestro criterio. Ahora que he probado esta cadencia, reconozco el gran mérito que tienen todos los bloggers que se esfuerzan por publicar contenido a diario o que son redactores de contenidos en varios blogs y tienen que hacer este ejercicio indefinidamente.

2. UN APRENDIZAJE. Todo en esta vida puede suponer un aprendizaje si tienes los sentidos abiertos, si no te cierras en banda y te gusta progresar. Yo he aprendido muchas cosas durante este periodo, algunas porque me he tenido que documentar, otras porque he tenido que estar enterado de lo que pasa a mi alrededor, pero sobre todo he aprendido de mí. De mi capacidad para trabajar, para organizarme, para sacrificar partes de mi vida offline en beneficio de este “contrato” con mis lectores. Y también he aprendido sobre la capacidad de improvisación que he tenido para llegar a redactar estos artículos, la capacidad de concreción que he necesitado para que la tarea no se me alargara en el tiempo afectando sobre manera a otras actividades paralelas y la capacidad creativa necesaria para convertir un hecho pequeño y cotidiano en algo blogueable y comentable.

3. UNA EMOCIÓN. He tratado de mostrar en mis posts el lado más positivo de las cosas cotidianas, algunas veces ha sido más sencillo y claro y a veces un poco más encubierto, obligandoos a leer entre líneas y me he visto desbordado por los comentarios que he recibido a diario, todos de apoyo a las ideas que iba volcando, o de ánimo para seguir por la misma línea. Incluso algunos comentarios que me han llegado a tocar la fibra, no puedo evitarlo, cuando alguien me dice que desea que llegue mi publicación para tener su dosis de buen rollo diaria…, Así que no puedo más que agradecer todos y cada uno de los comentarios recibido y contestados, porque un blog sin comentarios es un diario personal y este se ha convertido en una tertulia.

4. UN AGRADECIMIENTO. Entre todos los comentarios y comentaristas, tengo que agradecer personalmente, deben tener un hueco especial para ellos, a mis dos incondicionales, que no han fallado ningún día, post a post. Pedro, mi amigo de ahora, mi cómplice y mi compinche (que palabra mas bonita le acabo de robar a Mirta) y Yoli, mi amiga recuperada del pasado que se ha volcado como nadie en retomar la relación. Y no me puedo olvidar de toda la gente online que he conocido en este tiempo, todos los nuevos seguidores que se han hecho habituales en este tiempo, todos esos conocidos que han terminado de escalando posiciones hacía la amistad debido a estos días de roce, que hace el cariño.

5. UN FUTURO. Este reto también ha supuesto mirar de cara al futuro del blog con otros ojos, esta temporada ha sido de asentamiento y de crecimiento y me ha dejado claro que puedo tener cuerda para rato, solo hay que saber flirtear con las musas, no aburrir y ser constante. Y yo en eso de la constancia he sido siempre relativamente vago pero últimamente me estoy sorprendiendo positivamente, estoy centrado y enfocado, el blog me da muchas alegrías, me despeja, me ayuda, me sirve de terapia y me supone un reto. Y tener un reto constante es una forma de seguir vivo. Me podría preguntar ahora ¿qué esperas del blog en cinco años? y no sabría que contestar, nunca contesto a estas cuestiones, me duele pensar a tan largo plazo. Yo solo quiero ser feliz y como dice una canción, disfrutar del día a día porque “…Lo importante pasa hoy…”

Y tras definir esto cinco puntos que he sacado en claro y otra vez proponiendo una lectura de más de 1000 palabras, recupero mi saludo de siempre, con la intención de seguir viéndonos por aquí, aunque sea a un ritmo más comedido.

Hasta pronto,

J

Más risas y menos llantos

file6961271154230

Pasado ya el momento de ira, vuelvo por mis fueros, vuelvo a ser positivo y superficial. Realmente me encanta ser así, poco profundo, me resulta mucho más divertido que ser intenso y también mucho más entretenido, puede que haya gente que me tome por lo que no soy con estas declaraciones pero es que es cierto, yo no soy especialmente serio e introspectivo. Pero sobre todo, suelo ser de esta forma con la gente que me rodea y con la gente que me da bola, hasta cierto punto, siempre he pensado que esta actitud es la que se espera de mí. Soy como una especie de payaso buenrollista que ve la botella siempre casi llena, siempre con buen humor y con alegría, en la medida de lo posible.

También me encanta el humor absurdo, ese humor que me da la confianza con las personas con las que suelo juntarme, esos momentos los disfruto a tope, como si no hubiera un mañana, porque soy de esas personas a las que les gusta disfrutar, prefiero reir que llorar, llamadme loco. Aparentemente todas las personas deberían ser así, pero creedme, hay mucha gente que no sabe. Hay personas que siempre están taciturnos y reflexivos, pesimistas que tratan de verle un doble sentido a todas las cosas, personas que no saben ser felices con lo que tienen si el que tienen en frente tiene algo de los que ellos carecen, gente no preparada para ser feliz. Si ahora pensáis sobre ello me daréis la razón, es lógico pensar que todos disfrutamos con lo mismo, pero no es así, seguro que ahora os viene a la cabeza alguna persona en particular que le gusta recrearse en sus problemas y que, por más que trates de ayudarla, no avanza. Es lamentable, pero es cierto, que en principio todos tengamos las mismas oportunidades para disfrutar y solo algunos sepamos aprovecharlas.

Ya se que entre estar todo el día cabizbajo y ser un payaso hay todo un abanico de actitudes ante la vida y yo creo que lo más importante es saber actuar en cada momento como se requiere, no siempre se puede estar riendo a carcajadas, de la misma forma que no siempre se puede estar llorando por los rincones. Yo tengo una forma de ser y soy más de los primeros que de los segundos, quizá debería acercarme más al término medio que es donde dicen que está la virtud, pero también se encuentra la mediocridad y no quiero que se me confunda.

Por eso disfruto tanto con mis amigos cuando nos ponemos en plan niños. A veces nos comportamos incluso peor, tenemos conversaciones que sacadas fuera de contexto serían de estudio psicológico pero no hacemos daño a nadie, todo lo contrario, transmitimos alegría. Quizá deberían pagarnos por eso, o expatriarnos, dependiendo a quien preguntes. Cualquier excusa es buena para liarla, doy por hecho que a vosotros también os ha pasado que en un entorno de confianza, empiezas hablando en serio y acabas desbarrando, y estoy convencido de que esas acciones son terriblemente positivas, tener cerca al niño que llevamos dentro no puede ser malo si lo dejamos salir en pequeñas dosis, para esparcirnos y divertirnos.

Ayer nos pasó un poco eso, salí un rato a ver a mis veciamigos (mitad amigos, mitad vecinos) al patio de la urbanización, que los tengo muy olvidados debido a este proyecto del post diario, entre otras cosas, y hablando un poco de todo, medio en broma medio en serio, salió un tema de conversación muy particular. Mi amigo Pedro, al que conoceréis por los comentarios del blog me preguntó muy serio:

-Juan, tío, tú ahora que corres…. ¿alguna vez te has puesto vaselina en los pezones?

No me podéis negar que en cualquier conversación adulta donde salgan juntas las palabras vaselina y pezones va a haber juego. Así que, a partir de ahí, os podéis imaginar. Si uno decía una burrada, otro la decía mayor…. y entre toda esta risa y cachondeo, llegábamos incluso a decir cosas coherentes como que eso solo se hace si corres largas distancias y estás muy expuesto al roce de la camiseta contra los pezones durante mucho rato, que hay quién también se los cubre con esparadrapo o tiritas o que también hay personas que en este tipo de eventos de larga distancia se ponen vaselina en los muslos para evitar rozarse y generarse heridas. Todo muy instructivo y muy entretenido. Está claro que las lecciones entran mejor en un entorno afable y a nosotros nos quedaron cristalinas las explicaciones.

Podría contaros algunas de las burradas que compartimos, basadas en hechos reales y fehacientes, de cosas muy particulares que nos han pasado a nosotros pero luego tendría que mataros, y oye, no me voy a liquidar a mis lectores. Dejo que vuestra calenturienta imaginación elucubre, que seguro que se os ocurrirán muchas anécdotas.

Indudablemente no siempre nos comportamos de la misma manera, a veces, incluso hablamos de temas serios y nos mojamos, no discutimos porque ninguno nos la jugamos en nada, ni en religión, ni en política, ni en sexo, ni en gustos musicales. Y eso solo se consigue de una forma, respetando la opinión de los demás y aceptando que las personas que nos rodean tienen su particular forma de pensar. Nuestro grupo es tolerante y eso es un gusto, pero, añado, si no fueran así, no serían de mi grupo.

Yo hace mucho tiempo que rechacé a ese otro tipo de personas que son partidistas o sectarios, que tratan de imponer sus opiniones sobre las del resto y que creen en una verdad absoluta, la suya. Y desde entonces soy más feliz, y más auténtico, y más profundo, y más payaso…. En definitiva, y lo voy a dejar así en el aire a modo de resumen y con ánimo de haceros pensar un rato, debemos tratar de rodearnos de la gente que queremos, de esas personas que nos hacen más agradable la vida, que vamos a estar aquí cuatro días y no tenemos por qué estar llorando.

Por favor, buscad a esas personas que os alegran el día y disfrutad de ellas.

Hasta mañana,

J

Consecuencias

MIRACLES ROOM

Con el post de hoy doy por terminada mi trilogía de la indignación, el lunes estaba muy enfadado con los últimos datos de la operación de la Fiscalía Anticorrupción y la detención de medio centenar de personas relacionadas con delitos de corrupción. Ayer martes, más calmado, os hablaba un poco más sobre el tema y lo relacionaba con un curso para prevenir esas prácticas que nos habían impartido y en el trabajo, y hoy, basándome en estos hechos, me voy a poner un poco más intenso.

Lo que está sucediendo nos están llegando ya a cansar pero parece que la cuerda de nuestro aguante es eterna porque aparentemente no tenemos intención de poner fin a esto. El Presidente del Gobierno ha comparecido para pedir perdón a la opinión pública y para quejarse de que este tipo de cosas, contra las que su partido está luchando… ¿sin descanso era..?, han ocurrido siempre a sus espaldas y a las espaldas de los hombres fuertes y honrados del partido. Porque la idea que nos quieren transmitir, es que estos casos son todos de desarrollo personal, de personas independientes y únicas que tienen este tipo de ocurrencias y que estafan tanto al partido como al país. Pero claro, es que en ese partido hay muchos defraudadores y caraduras individuales como para que esto no sean más que chiquilladas aisladas, y digo en ese partido, el PP, porque la mayoría de los grandes casos abiertos les tocan directamente, pero lo mismo pasa con el principal partido de la oposición, el PSOE, que también está pringado en Andalucía y lo que no lo es. Y los casos de corrupción de CIU en Cataluña…. El mapa de la corrupción está congestionando la geografía española y afecta a todos los niveles y a todos los partidos y sindicatos, pero como parece que no nos importa, pues seguiremos así.

Estos dos días he hablado de la justicia lenta y con dos cabezas, una que mira al público de a pie y otra que mira a esta otra casta de gente con dinero y grandes abogados que marean la perdiz para que las causas sean eternas y permitan que los imputados campen a sus anchas por sus puestos de trabajo. Nadie se aparta, nadie se aleja del foco, nadie dimite y limpia su nombre y el de su partido porque no nos importa, porque, con nuestros votos, les damos legitimidad para que sigan haciendo lo que hacen. Y eso, es asqueroso.

Y esta circunstancia está tan extendida que afecta sobremanera a la reputación del país, que está mayoritariamente formada por personas que no somos funcionarios ni políticos, que somos honrados y que estamos cargando con esa fama de vagos y maleantes gracias a la gentuza que nos dirige o a los que optan a ello. Si queremos vender Marca España, esta no es la manera. Esta mañana, precisamente, hablábamos en el trabajo de esto, los números y los resultados de nuestra compañía en España son muy buenos, los mejores de Europa y la forma en la que gestionamos y trabajamos es completamente puntera. Trabajamos bien porque seguimos las normas y los procedimientos, porque somos escrupulosos y porque es lo que sabemos hacer, pero nos surgía una duda, ¿qué pensarán nuestros colegas en Francia, en Holanda o en Noruega sobre todo esto? ¿Qué pensarán los accionistas y dueños alemanes sobre esto? ¿Cómo nos afecta esto como empresa instalada en España? Bromeábamos sobre ello y nos sentíamos observados, algunos ya dan por hecho que nos van a freir a auditorias porque si el entorno es el que es, nuestra gestión no puede ser tan buena…. Puede ser una exageración, pero ¿nos extrañaría? A mi no, es mas, yo pensaría lo mismo si esto pasara en otro país.

Pero esto no pasa en otros países ¿no? Estamos acostumbrados a que España sea un país de toros y pandereta que ya nos lo creemos, en realidad creemos que no tenemos arreglo y nos conformamos. Pero en realidad lo que pasa es que pasamos de todo, no tomamos decisiones importantes y esperamos a que los demás las tomen por nosotros y luego tenemos la etiqueta que tenemos porque los que nos tienen que dar nuestro sitio no nos lo dan. Nuestros dirigentes agachan la cabeza y dejan que nos echen encima toda esta mierda, permiten que nos etiqueten y les damos la razón, porque como no tomamos decisiones que sirvan de ejemplo y que disuadan a los siguientes posibles sinvergüenzas asumimos lo que nos pasa como normal. No tenemos a nadie que diga -“No señores, en España somos productivos”. Porque nuestro Gobierno, el de turno, sin fijarnos en colores, es siempre el que está más metido en este tipo de problemas, quién no es productivo, ni proactivo, ni inteligente.

No se a vosotros, pero a mí me molesta que se diga que somos el hazme reir, que somos una república bananera o que somos un país que da asco, porque esas declaraciones las hacemos con una libertad que asusta y porque somos demasiado quijotes y carecemos de orgullo. ¿Cuando vamos a dar un puñetazo sobre la mesa y decirles que las cosas no son como las transmiten? Todo se reduce a una frase:

LA GENTE TE TRATA COMO TU DEJAS QUE TE TRATEN

Y es cierto, y sirve tanto para la vida personal, para la vida laboral y para la generalidad como institución o como país. Por favor, dejemos de ser nuestros propios enemigos y no permitamos que nos sigan chuleando.

Imagino que alguno de vosotros pensará que yo mucho escribir pero que qué hago que de valor a mis palabras. Pues lo que debo hacer de forma democrática, no votar a los partidos grandes que están pringados, buscar alternativas en partidos humildes y leer sus programas para cerciorarme de que su ideología es la que quiero apoyar. Los partidos importantes apelarán siempre al voto útil, pero eso es lo que yo practico, utilizar mi voto para que ellos pierdan cuota, los quiero lejos o cuanto menos, limpios, sin bazofia, sin imputados en sus listas, sin acusados en sus listas, sin personas con la más mínima sombra de duda.

Y ya acabo, os paso el testigo, ahora os toca a vosotros pensar en eso, yo estoy agotaíto ya, en mi vida he dedicado tanto tiempo a la “política”.

Hasta mañana,

J

Ironías

file0001508765843

Hoy iba al trabajo escuchando la radio y ha sonado una canción que me gusta mucho, el “Ironic” de Alanis Morissette, os dejo el vídeo y la letra para que podáis disfrutar de este tema como lo he hecho yo, cantando a grito “pelao”. Como ya tiene unos añitos es posible que no sepas cual es pero seguro que la conoces, dale al play y disfruta.

An old man turned ninety-eight
He won the lottery and died the next day
It’s a black fly in your Chardonnay
It’s a death row pardon two minutes too late
And isn’t it ironic… don’t you think

It’s like rain on your wedding day
It’s a free ride when you’ve already paid
It’s the good advice that you just didn’t take
Who would’ve thought… it figures

Mr. Play It Safe was afraid to fly
He packed his suitcase and kissed his kids goodbye
He waited his whole damn life to take that flight
And as the plane crashed down he thought
“Well isn’t this nice…”
And isn’t it ironic… don’t you think

It’s like rain on your wedding day
It’s a free ride when you’ve already paid
It’s the good advice that you just didn’t take
Who would’ve thought… it figures

Well life has a funny way of sneaking up on you
When you think everything’s okay and everything’s going right
And life has a funny way of helping you out when
You think everything’s gone wrong and everything blows up
In your face

A traffic jam when you’re already late
A no-smoking sign on your cigarette break
It’s like ten thousand spoons when all you need is a knife
It’s meeting the man of my dreams
And then meeting his beautiful wife
And isn’t it ironic…don’t you think
A little too ironic…and, yeah, I really do think…

It’s like rain on your wedding day
It’s a free ride when you’ve already paid
It’s the good advice that you just didn’t take
Who would’ve thought… it figures

Life has a funny way of sneaking up on you
Life has a funny, funny way of helping you out
Helping you out

La canción habla de esas circunstancias tan irónicas que suceden en la vida y que se escapan a nuestro control, como lo que cuenta en el primer párrafo… “Un viejo cumple 98 años, gana la lotería y muere al día siguiente….” Son cosas que pasan y no por impredecibles son menos verdad, son casualidades de la vida. Hoy para mí, esta canción ha sido premonitoria.

Ayer, si leíste el post diario, me pillé un cabreo considerable por la enésima trama de corrupción que se ha destapado en nuestro país. Pues bien, hoy he acudido a un curso, me he tenido que desplazar desde mi oficina a otro edificio de la misma empresa para asistir a una formación que versaba sobre el código de conducta de la compañía, y de como evitar el fraude y la corrupción. Date! no podía haber sido en otro día. No, ha sido hoy con los rescoldos de las brasas de ayer aún humeando.

Después de una par de horas de vídeos y de actividades, el curso no da para más, nos han quedado claros (o por lo menos a mí) unos conceptos que son completamente extrapolables desde la multinacional donde trabajo a la vida en general. Unas directrices dictadas y basadas en el sentido común pero que no están de más recordarse de vez en cuando, os voy a hacer un breve resumen de los dos puntos más críticos:

TODOS somos responsables del cumplimiento de nuestras obligaciones, tanto en la compañía como fuera de ella, como ciudadanos, la responsabilidad que poseemos dentro de esta estructura es vital, el cumplimiento de las leyes, los procedimientos y las normativas no son solo para managers, directivos, alcaldes o concejales, todos y cada uno de nosotros somos responsables.

El INCUMPLIMIENTO de estas directrices básicas no solo afecta al infractor, sino que afecta a la credibilidad del conjunto, un acto de corrupción a pequeña escala, como por ejemplo aceptar un soborno de 300 euros puede tener un impacto en el que lo cobra, pero también en sus superiores que lo consienten y si esto se lleva a saber, afectará a la reputación de la compañía, al trato con los clientes y proveedores y a los inversores, que pueden llegar a perder dinero y el respeto del sector o de la opinión pública. Este daño se inflige en un segundo pero la pérdida de reputación tarde años en recuperarse. En la vida pública sucede lo mismo, el daño para el Ayuntamiento u organismo infractor es irreparable, y por ende, se traslada a la credibilidad del partido y/o de las personas, honradas o no, que han tomado parte en las decisiones. Si es un caso muy grave, afectará incluso a la reputación del país.

En el mundo empresarial es relativamente sencillo auditar estas prácticas fraudulentas, la figura del Responsable del Cumplimiento se está instalando en la mayoría de los organigramas como un ser independiente que vela por que se cumplan tanto los protocolos como las políticas de empresa, siempre acorde a las leyes vigentes en cada país y siempre en consonancia con el código ético de conducta. En este escenario, cada empleado puede denunciar libremente un acto supuestamente delictivo o por lo menos consultar sus sospechas.

Lamentablemente, y esto está a la orden del día, en la vida real eso no pasa. Bueno, si que pasa porque la mayoría de las veces, este tipo de tramas de corrupción comienzan a investigarse y seguirse porque alguien da la voz de alarma, alguien con las manos limpias por convicción, o alguien con las manos limpias porque no ha sabido o no ha tenido la oportunidad de acceder a su parte del pastel. Vuelvo a lo de ayer, aun debe haber gente buena, gente íntegra, comprometida, honesta y honrada, pero están tan abajo en la pirámide, soportando el peso de tantos caraduras a sus espaldas que no tienen opción de movimiento ni de crecimiento.

Aparentemente perseguir la corrupción es sencillo pero no en un país donde la justicia no es independiente, donde se juzga más a los jueces que a los infractores y donde prima el “tonto el último”. Hasta que no haya un organismo realmente independiente y apolítico, apartado de la banca, de los empresarios y de los sindicatos que fortalezca y apoye a una justicia ciega, seguiremos por este camino. Es cuestión de cultura, que crear poso, de que sea cierto eso de que “el que la hace la paga”, porque si realmente fuera así, los posibles infractores se lo pensarían dos veces. Otra forma de hacer las cosas es posible, soy optimista, pero antes tenemos que aprender todo lo que nos han dicho en el curso, el incumplimiento recae sobre nosotros y sobre nuestra reputación y la obligación de cumplir con las normas y la obligación de denunciar, es de todos.

Os dejo pensando sobre esto.

Hasta mañana,

J

Calentito, calentito

file000261568366

Hoy estoy como el día, calentito. Es ilógico que estemos casi en noviembre y tengamos estas temperaturas, pero bueno, yo soy de calor y este tema es el que menos me preocupa. Acabo de pillarme un cabreo considerable con mi hija mayor, que es muy buena y todo lo que queráis pero a veces la agitaría para que espabilara. La pobre actúa como actúa y cuando se ve acorralada miente, pero miente muy mal, o quizá yo ya soy zorro viejo y se por donde van sus tiros, no tiene picardía y siempre la pillo. He tenido que retirarme de la cocina, bufar en silencio y contar hasta cien para no liarme a gritos y a romper cacharros. Pero esta se entera… ya os digo yo que esta se entera.

Esto ha sido la gota que ha colmado un vaso ya de por sí, rebosante. Hoy estaba en el trabajo y nos hemos enterado de la última operación que la Fiscalía Anti Corrupción en colaboración con la Guardia Civil ha llevado a cabo en Madrid Capital, en varios Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Han detenido a un total de 51 personas de distintos partidos políticos acusadas de varios delitos de corrupción, cohecho, prevaricación, blanqueo de capitales, vamos, un poco lo de siempre, y a la cabeza, el que fuera número 3 del Partido Popular de Madrid y hombre de confianza de la entonces Presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Un hombre que había salido de sus cargos y de los del partido unos meses atrás, por la puerta trasera, al descubrir una cuenta a su nombre en Suiza con la nada desdeñable cifra de 1.5 millones de euros.

Estamos tan acostumbrados a este tipo de noticias que no debería extrañarnos, pero a mí me ha sentado como un tiro. Este no es mas que otro escándalo en la ya larga lista de corruptos y sinvergüenza que hacen cola esperando a que llegue su turno en la Audiencia Nacional ¿para qué? Pues a la vista de los acontecimientos, para nada. Porque en nuestro país no pasa nada si eres corrupto, si estás imputado en un delito de estas características o si te pasas de bocazas y de prepotente ante la opinión pública. Nunca pasa nada, nunca dimite nadie, nunca se encarcela a nadie y esto, lo único que hace, es crear un estupendo caldo de cultivo para que vengan más sinvergüenzas, más caraduras y más corruptos que se aprovechen del dinero de todos los españoles, de los que estamos en crisis y nos cuesta la vida llegar a fin de mes, para vivir la vida padre.

No me gusta la política, no me interesa aunque si tengo que posicionarme soy bastante más de izquierdas que de derechas pero ya no creo en nada, no creo en ningún partido y mi decisión ha sido gracias a todos estos que están en la palestra y no hacen más que salir en la foto, con cara de circunstancias porque “les han pillado”, no porque estén arrepentidos del barrido que han hecho. Aunque mis convicciones sean más progresistas que conservadoras no me alegro que esto que esté pasando suceda bajo un Gobierno de Derechas, no justifico desde el otro lado que los míos roban menos porque ya no hay nadie al que llamar mío. Me da igual el color de los señores que han sido detenidos hoy mismo porque han caído de todos los colores, y no solo hoy, hay casos abiertos que ponen en tela de juicio a muchos de los respetables integrantes de los principales partidos españoles así como de los sindicatos mayoritarios.

Todos se llenan las manos a nuestra costa, todos. El poder corrompe, y los seres humanos son débiles, no se pueden manejar presupuestos tan millonarios sin saber hacer la O con un canuto y no se puede gestionar sin tener unas auditorias potentes que garanticen que los fondos que se utilicen estén perfectamente justificados. Es imposible otra gestión porque los dos partidos mayoritarios han jugado a esto desde el principio. Han jugado a hacer de nuestro país su cortijo donde hacer y deshacer, donde beneficiarse de una leyes que les favorecen hasta en estos momentos de debilidad, unas leyes que les garantizan unos poderes generales totalmente politizados, una ley electoral definida para gestionar a la perfección sus mayorías y sus alternancias.

Llevo todo el día con una sensación de asco en el estómago, con unas ganas de vomitar todo esto que ahora estoy escribiendo y una ganas terribles de pararme en seco y gritar, de gritarles a la cara lo desgraciados que son, lo hipócritas que son, lo mentirosos que son, lo chulos que son. Hoy ya no puedo más, adoro mi país pero me duele esta pasividad que tenemos, dejamos que nos vayan cargando la mochila con todo tipo de mierdas y ellos a cambio a disfrutar. Y todos son iguales, yo no manejo el discurso de nadie, soy independiente, esto no es más que una opinión y lo que siento es lo que digo, que todos son iguales, el partido del Gobierno que se está cubriendo de gloria día sí, día también. El partido de la oposición que quiere regeneración política con los mismos y que también tienen lo suyo, y no solo en Andalucía, la tercera fuerza política de izquierdas que han trincado como los que más y los sindicatos, que defienden los derechos de los trabajadores apropiándose de los fondos europeos para la formación y que encima mantienen su estructura intacta gracias a las subvenciones que pagamos TODOS con nuestros impuestos. Y yo me pregunto:

¿¿HASTA CUANDO??

Si tienen a la justicia de su lado, una justicia para ricos (ellos) y otra para pobres. Una justicia que no es ejemplarizante y que se ha convertido (perdonadme la expresión) en “el coño de la Bernarda”, lenta e incapaz. No hay nada de nuestro lado, hay voces alternativas, si, gente con ganas y aún limpios, no se si por convicción o por falta de oportunidad pero están aún muy abajo.

No se como no se les cae la cara en mil pedazos y no entiendo aún como estos partidos que se están riendo de nosotros a mandíbula batiente siguen teniendo afiliados, militantes, simpatizanes y votantes que les financian o ayudan a financiar sus juergas y sus dispendios a nuestra costa. Es posible que tengamos el país y los políticos que nos merecemos porque somos unos cagados que no movemos ni un dedo para cambiar las cosas, humillamos como los toros y dejamos que nos tiren toda la mierda encima. Y nosotros, mientras tanto, deseando que la crisis desaparezca de los medios, que no de la realidad, para mirar hacia otro lado y seguir como hasta ahora.

Pues una cosa os digo, si no somos nosotros los que “tomamos la Bastilla”, nadie va a hacerlo por nosotros, seguiremos en el mismo pozo y, lo que es peor, fomentando que esto siga siendo así hasta el infinito y más allá. El mensaje positivo de esto, que lo hay, es que en nuestra mano está la posibilidad de cambiar. Mandemos a la mierda a toda esta gente de una manera ordenada, educada y democrática.

Ahora me voy un rato al coche a gritar en soledad y ya me quedaré mucho más tranquilo.

Hasta mañana,

J