De los nervios

file00018790802

Hoy estoy atacado, no lo puedo evitar. Hace tiempo que no me encontraba en un estado de ansiedad semejante y todo por la carrera de mañana. Ya se que es algo que puedo dejar de hacer cuando quiera y evitar los nervios, incluso soy consciente de que es algo que yo he elegido…. y que no pasa nada, que si no corro puedo andar…. pero que no se me va de la cabeza, oye.

La carrera se desarrolla por zonas de Madrid por las que paso a diario y todo me recuerda a ello. Ayer, de camino al trabajo, pasaba con el coche por El Retiro y ví a la delegación de maratonianos Keniatas entrenar, tan negros, tan flacos, tan uniformados…. con esas caritas de hambre….y me puse “atacao”. Luego fuí consciente de que estaban pintadas en el suelo las líneas que marcan el recorrido, cada distancia con su color, y otra vez, repunte nervioso!

No es que esto me preocupe, pero me extraña, yo he sido siempre más bien pachorra pero ahora parezco gemelos, de lo agitado que estoy. Seguro que esta noche no duermo nada y mañana saldré en todas las fotos de la carrera con cara de haber empalmado tras una noche de copas. Así que necesito relax.

La semana pasada estaba eufórico tras el entreno del viernes y os puse un montón de canciones animosas y hoy voy a hacer lo contrario, necesito algo que me serene y como dicen que la música amansa a las fieras…. a ver si se aplacan las mariposas del estómago.

Las canciones que traigo para amenizar el sábado son de esas que yo llamo de “espatarrarse en el sofá, mirar al techo a oscuras y pensar”, reconozco que son más de noche que de día pero bueno, siempre tengo la opción de bajar la persiana o de esperar a mi noche de insomnio y probar este particular chute de Lexatin casero.

“Across de Universe”

Esta preciosa canción es una histórica de The Beatles, muy hippie o muy new age, tiene una gran carga espiritual y un mensaje muy claro que se repite hasta la saciedad en todos los estribillos “Nothing’s gonna change my world” (nada va a cambiar mi mundo). Me gusta especialmente esta versión que hizo Rufus Wainwright con su potente voz allá por 2002 y me encanta disfrutar de este video, que tanto me recuerda a la película Momo, protagonizado por la pequeña (entonces) y excelente actriz Dakota Fanning.

“Turnedo”

Verdaderamente no se por qué me relaja esta canción, que es un verdadero dramón que habla de ruptura y de tomar decisiones o de la incapacidad de tomarlas, de aguantar en una relación rota y de reprochar por no hacer lo mismo, de fustigarse por quedarse y de sufrir por irse…. La canción es gris, como la voz de Ivan Ferreiro, como el paisaje del que nos habla al principio con esa playa lluviosa y vacia… Y a lo mejor es eso precisamente lo que cumple con su cometido, lo gris, lo turbio, lo lluvioso ¿quien sabe? Somos raros.

“Siempre me quedará”

Un poco en la misma línea está esta canción de Bebe, también habla de una ruptura pero, al contrario que la anterior, esta nos trae visos de esperanza, de superación, de somatizar el dolor y de seguir adelante con lo vivido en el recuerdo, donde solo se guardan las cosas bellas del pasado, ese lugar donde aparcamos todo lo que idealizaremos en el futuro.

Me gusta como esta cantante transmite sus sentimientos con infinita sutileza y una exquisita sencillez. Adoro que no renuncie a su acento extremeño cuando nos canta los pasajes más íntimos del tema y es precioso el uso que da a los diminutivos para convertir esta canción en pura sensibilidad.

“Cómo decir que me parte en mil
las esquinitas de mis huesos,
que han caído los esquemas de mi vida
ahora que todo era perfecto.
Y algo más que eso,
me sorbiste el seso y me decían del peso
de este cuerpecito mío
que se ha convertío en río.
de este cuerpecito mío
que se ha convertío en río.”

“Video Games”

Hace tiempo que Lana del Rey se convirtió en una diva, muy al estilo américano de los cincuenta, tiene una vez pausada y una estética anacrónica. se mueve como si levitara y algunas de sus canciones son así, como se te mecieran. Puede hablar de amor y de odio, de relaciones tóxicas o de tristeza infinita pero siempre construyendo un envoltorio delicado y caro. “Video Games” es todo eso y también es un retrado de una historia sencilla, de gente sencilla que no se plantea nada más que disfrutar del amor y de una relación de pareja que cubre todas sus expectativas.

“Te lo digo todo el tiempo
El cielo es un lugar en la tierra contigo
Dime todas las cosas que quieres hacer
Me enteré de que te gustan las chicas malas
Cariño, ¿es eso cierto?
Es incluso mejor de lo que pensaba
Dicen que el mundo fue construido para dos.
Solo merece la pena vivir si alguien te ama
Cariño, ahora tú lo haces”

“People help the people”

Ya escribí hace unos sábados sobre jóvenes talentosas y desde luego Birdy era una de las que tenía en mente. Ella es una inglesita de apenas 18 años, cantante y compositora, un talento con mucha carrera por delante.

Esta canción es todo lo que pretendía con este relajante post, es muy buena para olvidarte de la letra, pensar solo en el título, “Gente ayuda a la gente”, y dejar que la mente divague sobre lo cierto que hay en ello, sobre lo que realmente quiere decir esta expresión y asi, poco a poco, pensando en todo y en nada olvidarte de tus nervios y de tus agonías.

Yo no se vosotros, pero estoy bastante más tranquilo. Sigo con la ansiedad de tenerlo todo preparado para mañana pero parece que el desasoisego ha desaparecido. Me acaban de preguntar por Whatsapp si sé lo que son las carreras de zombies y me ha intrigado, voy a investigar. Ya os contaré la semana que viene que tal ha ido todo.

Hasta pronto,

J

Qué ha llegado septiembre!

IMG_0371___

Acabamos de estrenar septiembre, un mes que no me suele caer muy bien por lo que implica, la vuelta a la realidad después del verano, la antesala de otoño, la jornada completa en el trabajo, la reducción drástica de las horas de luz…. Pero este año ha venido con una “estupenda” ola de calor que nos tiene a todos derrotados. ¿Es posible que hoy sea el día más caluroso de este atípico verano? Yo así lo creo, os juro que termino de escribir esto y me tiro de cabeza a la piscina para refrescarme.

Ahora creo que soy yo el que, al igual que el mes de septiembre, os cae un poco mal, sobre todo a los que no tenéis una piscina cerca y estáis a medio camino del derretimiento… Lo siento, me he dejado llevar. Seguro que algunos de vosotros tenéis aire acondicionado o casas de campo, vivís odiasamente cerca de la playa o incluso en un ático, cosas que a mí me dan bastante envidia pero no por eso voy a juzgaros mal, cada uno aprovechamos los recursos que tenemos a nuestro alrededor como mejor podemos, ¿No creeis?

Volvamos a lo de septiembre, que es más aséptico. Suele ser un mes de comienzos y eso siempre es positivo e incluso volver a cierta rutina, tampoco es malo. Lo verdaderamente malo es no tener un pastizal que te permita vivir como te gustaría. La vuelta al cole está ahí, a la vuelta de la esquina, y la “vuelta al curro” de los que, afortunadamente, tenemos trabajo, ya casi se ha producido por completo. En este mes abrimos nuevos proyectos que el verano ha dejado interrumpidos y es casi, mi hermana por lo menos lo ve así, como si realmente fuera el inicio del año. Nunca me lo había planteado así, pero es curioso, podría funcionar. Empezar el año con el curso escolar y acabarlo con una gran fiesta de fin de vacaciones….

No se vosotros, pero yo aún me encuentro bien, aún conservo esa relajación en la cara, tengo un moreno muy agradable que todavía me recuerda a la playa y eso, cuando me miro en el espejo a primerísima hora de la mañana es un aliciente, parece que estoy de paso, que no voy a quedarme a trabajar once meses del tirón…. que ilusos somos, cuando queremos. Por otro lado, estoy a tope de energía, el mar y el sol me han venido muy bien para desconectar y para subir los bioritmos, ahora me encuentro más imperturbable que nunca. Estoy como si las circunstancias a mi alrededor, la rutina del trabajo y la de los estudios no pudieran conmigo, de momento, no lo hacen. Lo harán, lo se, lo harán, pero de momento, voy como flotando por la moqueta de la oficina, como levitando, con la sensación de que podría quitarme el zapato y tocar con mis dedos de los pies la arena fina de la playa. Qué ilusos somos, cuando queremos.

Pero es que estas sensaciones ayudan a estar mejor, hay que ir entrando en faena poco a poco, implicándose despacio, dejando que la monotonía llegue, pero lo más tarde posible. Y para eso, septiembre es un buen mes. Es el mes de transición por antonomasia, supone un cambio de estación, un cambio de colores, un cambio de temperatura, un cambio de luz, y luego tiene el equinoccio de otoño que no se bien que es pero que suena de maravilla. Esto de la astrología, los solsticios y los equinoccios suenan muy hippies, dan ganas de música, de baile y tomar cosas raras…, bueno, eso último lo retiro, que este es un blog “serio”.

Yo no se por qué pero espero mucho de esta temporada, tengo puestas muchas expectativas en el futuro a corto plazo que empieza en este mes, creo que es muy bueno empezar estas mini etapas con buena cara y con ilusión, que a lo mejor, algo bueno se cumple.

-“Ya estamos todos” -Dijo el otro día un de los míos, y eso es muy buena noticia. Hemos ido y venido, hemos disfrutado y nos hemos reencontrado, y aquí estamos todos juntos de nuevo para afrontar lo que vaya viniendo. Ya os he dicho que me encuentro bien, feliz y positivo, a ver cuanto dura.

Esta canción que os dejo me ha acompañado este verano y el vídeo puede ilustrar muy bien lo que os he contado, eso de recordar lo vivido, incluso anhelando esos momentos pasados y mirar hacia adelante con ánimo de disfrutar de esta nueva etapa qué se abre hoy mismo. Pero quedaros con lo bueno y, como dice su autora, Birdy, “Recordaremos esa noche por el resto de nuestras vidas”.

No dejéis que el síndrome post-vacacional os afecte, disfrutad de esta nueva etapa y de este septiembre que nos ha caído encima. Como siempre, sed felices.

Hasta pronto,

J