Tres

tres_pinzas-1

“Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres y ninguna era buena….”

Siempre me ha gustado ese… lo que sea. Sinceramente no se que quiere decir, a quien hace referencia o si continúa, y me da igual. El caso es que se me había olvidado que acabo de celebrar el tercer cumple-blog y me vinieron a la mente varias frases o expresiones que incluían este número. Estuve un rato en Google dale que te pego buscando más a ver si era capaz de crear un post solo de ese tipo de oraciones pero me pareció tedioso y aburrido. Hubiera quedado chulo con tiempo y ganas pero requiere demasiados recursos, si alguien se anima no tiene más que intentarlo.

Como ya he dicho, esta frase con la que abro la entrada de hoy es la que más me gusta de las relacionadas con el tres aunque nada tenga que ver cumpleaños o celebraciones. Quizá me gusta porque me recuerda a esta canción de Celtas Cortos de hace mil años y que tiene una divertida historia personal detrás.

No deja de ser curioso como asocia la mente.

También me acordé de otra expresión más mundana… “No hay dos sin tres” a la que también intenté buscarle un significado pero al googlearla solo me salían referencias a una película protagonizada por Cameron Díaz. La película se llama originalmente “The other woman” pero ya sabéis que lo de las traducciones al castellano es otra historia. Lo verdaderamente interesante de esta referencia es que en mi vida había oído hablar de esta peli y ¡oh, casualidad! al día siguiente de buscarla, ví por la tele que estaba programada para mañana domingo. Si ya os dije yo en este exitoso post que a veces tengo poderes, diversos y alucinantes poderes.

the_other_woman-465067381-large
¿No hay dos sin tres?

Anécdota aparte, aunque me apetezca muchísimo no creo que vea la peli, seguro que echan algo más interesante en Disney Channel.

También dediqué un ratito a hacer búsquedas por imágenes y no me pude resistir a incluir la imagen que adorna el comienzo de la entrada, con sus tres pinzas de madera… Los que estáis por aquí desde el principio recordaréis que las pinzas fueron un elemento importantísimo y clave en aquel ya lejano primer post así que, de nuevo, asociación al canto.

Es posible que ahora os estéis preguntando… ¿Y como es que se le ha olvidado su cumple-blog? Y con razón, porque yo me suelo acordar de estas cosas. Pues la respuesta no es sencilla, realmente se trata de un poco de desconexión. Llevo tiempo unido al blog de forma irregular, errática y no dispongo actualmente de una disciplina de publicaciones que me obligue a estar más pendiente de este espacio. El blog va bien, está en modo crucero y sigue recibiendo visitas, visitantes, suscriptores y comentarios. Es cierto que esta situación hace que esté más relajado en lo que a obligatoriedad se refiere y creo que esta situación se está convirtiendo en una “pescadilla que se muerde la cola”.

A dia de hoy no imagino mi día a día sin mi espacio en la red, sin mi humilde y querido blog ni sin las cosas que me aporta, que son infinidad y que no voy a repetir otra vez más porque sería muy pesado, pero hace tiempo que me tomo las cosas con más relajo, con menos agonía. Es una tranquilidad a la que he llegado después de mucha irreflexión, mi vida off-line requiere mucha presencia y yo quiero estar presente, tengo que cuidar y administrar mis aficiones, mis derechos, mis obligaciones y mis responsabilidades de una manera óptima y en eso estoy, intentando darle a cada actividad su parcela.

Y luego está la pereza congénita y la procrastinación que también ayudan a pasar largos ratos tumbados en el sofá escuchando el cri, cri, cri de mi cabeza o viendo como se forman las pelusas en las esquinas. El que diga que no hay tiempo para todo es que es un desorganizado, os lo digo yo.

procrastinacion-el-arte-de-postergar
Procrastinando, que es gerundio!

Poco mas queda por decir a este respecto, justificaciones, excusas, explicaciones y una celebración casi quince días aplazada han dado para esta entrada. Por lo demás, daros las gracias una vez más a los que estáis ahí, al otro lado, leyendo y releyendo mis textos, mis irreflexiones, mis locuras y mis, a veces, inspiradas bobadas. Se que debería daros más y voy a tratar de hacerlo… pero no en plan “te voy a dar lo tuyo y lo de tu prima” por eso de volver con las frases hechas 😀

Lo que si que os puedo dar, desde ya, es feedback en vuestros amados comentarios, que no falten. Discutamos, charlemos, opinemos… pero juntos. Por otros tres años o los que caigan.

Hasta pronto,

J

Dos años y un día

Este título tiene nombre de condena, de esas en las que tienes todas las posibilidades de ir a la cárcel como de quedarte en tu casa con tus antecedentes a que pase la marea, que se lo digan a La Pantoja. Dos años y un día que pueden ser eternos pero que a mí, que no estoy condenado, ni imputado, ni siquiera investigado se me han pasado muy rápidos.

ryders birthday 047

Dos años y un día desde que me levanté una mañana de sábado y escribí este primer post, origen e inicio de mi andadura bloguera y de mi vuelco a las redes sociales. Un periodo de cambios en lo profundo camuflado entre la aparente calma chicha de la superficie. Un tratamiento que me ha hecho mucho bien y que en ciertos momentos ha evitado que me volviera más loco, más oscuro o más rebelde. Ahora soy mejor, me conozco mejor, convivo mejor y me sobrellevo mejor. Incluso tengo un nuevo término para vosotros, me he convertido en un revelerdi consentido y consentidor. Se que debería profundizar en esto y no dejaros así con la intriga pero es una broma muy muy privada, tan privada que hasta yo tengo dudas de lo que quiero decirme.

Incluso podéis pensar que como estoy de aniversario bloguero he empezado a darle al cava, al vinillo o a las birras, pero no, estoy irreflexionando como de costumbre y gracias a este espacio, ahora me permito el lujo de irreflexionar en alto, por que yo lo valgo. Y porque yo elijo el tono de lo que escribo, la profundidad de lo que escribo, el carácter de lo que escribo y vosotr@s… Ay!, esos VOSOTR@S a los que tengo tanto que agradecer, estáis ahí, fieles fijos, fieles discontinuos o fieles pasajeros llenado mi espacio virtual y mi corazón real de contenido, de vida, de magia, de pasión y de continuidad.

Si no ha quedado claro, era un GRACIAS como una casa de grande. Porque es por vosotros por quien sigo por aquí, porque yo tengo muchas cosas que contar (o que contarme) pero he descubierto que el diálogo es infinitamente mejor que el mejor de los monólogos, y desde que este blog echó a andar, los comentarios, germen, abono y fertilizante de mis palabras, no han hecho más que cimentar una relación difícilmente rescindible.

En este tiempo, esos dos hermosos años y un día de locuras, irreflexiones y música compartidas periódica o a-periódicamente, he vivido como el blog se convertía en terapia (a veces de grupo), en patio de vecinos, en atalaya de opinión, en humilde literatura, en humor, en amor, en enseñanza…. y en definitiva, en vida y en felicidad. Y llegados a este punto, no puedo ni quiero renunciar a nada de esto. No quiero renunciar a ser quien soy, a ser quien he llegado a ser, a ser quien he ayudado a convertirme como tampoco quiero renunciar a vuestra retro-alimentación, a vuestra presencia, a vuestro apoyo, a vuestros ánimos, a vuestros comentarios y a todo ese cariño con el que inundáis este rincón de la blogosfera más íntima.

Ahora es el momento de decirlo, ya no lo controlo, soy un yonki de lo que quiera que sea esto.

Reconozco que ya se me va pasando el pudor de hablar de lo que hago al otro lado de la pantalla cuando alguien me pregunta por el blog en la vida offline, ya es una parte asumida y disfrutada por los cuatro costados. Tal vez soy un blogger, uno aficionado y blogodependiente.

Y como no quiero ponerme más intenso, que podría… y lo sabes! voy a apagar las velas imaginarias y voy a dejarme caer en los brazo de Morfeo, que siempre es generoso conmigo y me consigue dulces sueños y mucha inspiración. Me despido hoy con una canción, como no podía ser menos, que dibuja perfectamente como me siento y una versión que me llena de fuerza y de energía.

Ahora es tu momento, el de pasar a felicitarme, a felicitarte, a comentar. Tanto si eres nuevo, no lo eres tanto, o si eres de los que está por aquí desde el principio de la condena, hoy es el día que tienes que dar un paso adelante y decirme algo, aunque sea de forma anónima, hazme feliz, haznos felices a ambos. Dialoguemos…. ¿o es que acaso #EstamosLocos?

Hasta pronto,

J

Un año y un día

IMAG0271

Hace un año y un día que el blog comenzó a andar. Fue algo espontáneo, casi desapercibido. Como expliqué en aquel primer post, El proyecto “Tiendebragas”, tomé conciencia de mí mismo una mañana de sábado con unas bragas en una mano, una pinza de madera en la otra y las ganas de emprender una nueva aventura, este blog.

Y lo hice, encontré el tiempo para investigar y crear mi primer blog y ese mismo día, publicar mi primer post. Así hago yo las cosas, a lo loco, pensando lo justo. ¿Y por que un blog? pues no se decir, podría haber abierto un cuaderno y haberme puesto a escribir un diario o a dibujar mis aventuras en formato cómic como tantas veces hace años. Pero sinceramente, esto del blog me pareció más moderno. Y claro, cuando uno ya ha cumplido los cuarenta, todo lo moderno le atrae con más facilidad. La famosa crisis de la edad.

Ahora, un año y un día después de aquello, debo reconocer que obré con la más absoluta de las inocencias, sin analizar los pros y los contras y, desde luego, con una falta de experiencia total. Yo no tenía ninguna relación con este mundo, no tenía perfiles en redes sociales, no tenía claro si sabría expresarme a través de la escritura y no seguía ningún blog…. experiencia cero, pero molaba, eso de decir por ahí, tengo un BLOG así en mayúsculas, porque es mío e importante, molaba un montón. Me hacía ser moderno, y al mismo tiempo bohemio e intelectual. La famosa crisis de la edad.

Y llegados al momento actual os digo, con toda sinceridad, que haber tomado aquella decisión creativa ha sido una de las mejores cosas que he podido hacer. No solo me sirve como terapia, como ya os dije, sino que me ha permitido abrirme a un mundo completamente desconocido e incluso conocer a muchas personas. Algunos de ellos son compañeros blogueros, otros suscriptores o seguidores y muchos de ellos amigos a los que les he dado mucho de mí en este tiempo y de los que he recibido mucho, con la más preciosa reciprocidad. Porque si algo caracteriza este tipo de lugares en Internet, es la posibilidad de conocer y conectar. Admito que todo lo que he escrito hasta ahora es parte de mí, y así lo habéis recibido, conociéndome por completo en esta faceta nueva y, aún a pesar vuestro, dándoos a conocer. Me parece un ejercicio maravilloso y estoy completamente agradecido por la respuesta.

Entre las cosas que mas me preocupaban durante este tiempo era mi famosa pereza y mi tendencia a procrastinar, era consciente de abrir un blog es sencillo y al alcance de todos, pero ¿mantenerlo? Eso requiere compromiso, energía y tiempo a partes iguales, no nos engañemos. Y yo estoy encantado de haber encontrado por el camino todo lo necesario para seguir con una regularidad admirable, conociéndome….

Ahora es el momento de mirar al futuro, sin prisa y sin pausa, no quiero parar. Ahora ya no me vale. Me encuentro en una época de nuevas inquietudes que puedo volcar en mi espacio, porque es mío y porque, en gran medida, soy yo. Y el primer paso en este nuevo ciclo ya está dado, os habréis fijado en que la apariencia de blog ha cambiado, es necesario cambiar cosas para que todo permanezca constante y esta nueva plantilla me gusta. Me gusta el color rojo que indica pasión y glamour, no podría ser de otro modo y me gusta la letra un poco más grande, que la edad no perdona. Ya me diréis si os parece atractivo el cambio o no, aunque os digo, a pesar de resultar prepotente, que a mí me gusta y que se va a quedar así un tiempo (bueno, si no le gusta a nadie…. no voy a ser una isla en el océano).

El siguiente cambio no será de forma, será de fondo. De hecho será una carrera de fondo, agotadora pero espero que gratificante y con posibilidades de ser terminada. A partir del primer día de Octubre me comprometo a hacer un experimento, voy a tratar de escribir un post diario, solo por un periodo concreto de tiempo, un mes. El objetivo es muy sencillo. Me he hartado de decir y de expresar que la vida es bella, que el día a día es glamuroso si tu quieres, que en tu mano está el poder necesario para girar la moneda y ver las cosas con optimismo y lo voy a tratar de demostrar. Soy optimista y quiero transmitir lo que siento, no es una pose. Yo soy capaz de ver lo bueno que pasa a lo largo del día, y voy a compartirlo. Trataré de enseñaros como un gesto, una sonrisa, una canción, un tropezón o un eructo serán capaces de hacer tu día mejor, solo y siempre que tu quieras que así sea.

A ver que sale de todo esto.

De momento, ayúdame a soplar las velas de esta tarta imaginaria de cumpleaños y sigue a mi lado un año más…. y los que vengan. ¿Te apuntas?

file851348626627

Hasta pronto,

J

Los seis de los seis

file000830503658

Hoy estoy de enhorabuena porque me acabo de dar cuenta de que llevo ya seis meses blogueando. Seis meses, seis, como en los toros. Y parece que fue ayer cuando una mañana de sábado, entre bragas y pinzas de la ropa, me asaltó la necesidad imperiosa e impulsiva de comenzar a escribir. Desde entonces no he parado, y no tengo claro si pararé algún día. De momento, esta actividad está bien de salud, seguramente porque mi salud mental también está bien.

Aunque, como ya he dicho, parece que fue ayer cuando comencé a escribir, han pasado ya dos estaciones enteras, todo el otoño y todo el invierno, ya estamos, afortunadamente en primavera y si hago balance, seguro que también han pasado muchas cosas. Creo que voy a hacer un poco de repaso y de memoria a ver a donde he llegado. Voy a destacar seis momentos de esta trayectoria, por su importancia en la vida real, por su importancia en el blog o por su importancia en ambos, sin ceñirme a ningún orden. Ya sabeis que yo, de pensar, lo justo. Aquí comienzan, los seis de los seis.

UNO

Unos de los momentos más gratificantes que he tenido al escribir el blog ha sido cuando he sido consciente de que la gente lo leía, que llegaba, que había personas muy cercanas que empezaban a conocer facetas distinas a la rutinaria y que comentaban mis entradas, me hacían observaciones y sobre todo me alababan. Era como tener una legión de “abuelas” alrededor diciéndome lo bonito que era. Muy gratificante también ha sido siempre el feedback de esas personas, cuando se atrevían a introducir comentarios en el blog, pasando a formar parte de mi pequeña comunidad de seguidores. Pero había una persona que está siempre a mi lado y que, si bien leía todo lo que yo escribía, no se hacía notar. Para ella escribí  La chica de los pantalones de pana rojos. Cuando me llamó y me dijo “estoy llorando y riéndome a la vez, la gente va a pensar que estoy loca” me emocioné. Había conseguido mi objetivo, a ella también le había llegado al corazón.

DOS

Con el comienzo del curso escolar, la vuelta de las vacaciones y el inicio del blog, también empecé una nueva actividad, correr. Si nunca me había planteado escribir un blog, correr ni por asomo se me había pasado por la cabeza, creo que casi no lo sabía ni pronunciar. Pero mira, la vida cambia, la gente cambia, la crisis de los 40 hace estragos y yo ahora corro. En fin, no hay más que decir, antes ni escribía ni corría, ahora hago las dos cosas. Aunque, como dije en Todos corren, yo corro hay una cosa que se me da bastante mejor que la otra.

TRES

A medida que avanzaba en mi actividad bloguera me fuí dando cuenta de lo necesario que es compartir y pertenecer. Muchos de mis lectores son, a su vez, escritores y una vez tomada consciencia de ese hecho, comencé a inmiscuirme más en el mundo virtual. En las redes sociales y en las comunidades de bloggers. Escribí un artículo titulado Pertenezco luego existo que hacía referencia a esto, extrapolable a todos los aspectos de la vida. El que no pertenece, no es. Otra lección que he aprendido, es que hay que ser proactivo, si quieres recoger, primero tienes que cosechar.

CUATRO

La música es muy importante en mi vida y me atrevería a decir que en la de todos. Es evocadora, acompaña y motiva. Es una buena amiga. Desde que escribo el blog, me he vuelto más extrovertido, trato de volcar todo lo que soy y lo que tengo en mis textos y me sirve de terapia contra la rutina, contra el estres y contra los ataques de melancolía. Y por esta razón, por la de exponerme hasta estos límites, decidí compartir con mis lectores las canciones que mas me motivan. Ya hablé en su día de que Quiero que la vida sea un musical donde daba pistas de por donde iba todo esto. Y desde hace poco comencé a publicar posts dedicados concretamente a canciones y a como influyen en mi vida. El primero fue Todo lo que me mata me hace sentir vivo.

CINCO

El quinto punto quiero dedicarlo a todos esos amigos nuevos que he ido encontrando en las redes y en la comunidades, personas implicadas, comprometidas, generosas y amables. Quiero hablar de esa gente, sin dar nombres concretos, que se han convertido en lectores asiduos de mi blog así como yo me he convertido en lector habitual de los suyos. Gente con la que he comentado y debatido sobre la vida, sobre el pasado, sobre el futuro, sobre arte y sobre sentimientos. Estoy agradecido a todos y cada uno de ellos por estar por aquí, por darme su opinión y por hacerme sentir parte. Sin ir mas lejos, la anterior entrada del blog fue un proyecto conjunto, una buena iniciativa organizada por buena gente. Me encantó participar con Aprende a mirar hacia afuera. Se que no será la última colaboración, ya estoy esperando el siguiente reto.

SEIS

El último punto lo quiero dejar inacabado. Va a ser un punto de esperanza en lo que vendrá, una mirada al futuro. Tengo pensadas muchas cosas para desarrollar en los próximos posts, muchos artículos, vivencias y anécdotas que compartir, pero, como el futuro es incierto, nunca se sabe que es lo que está por llegar. Es lo que tiene tener un blog personal, aquí estaré para contaros lo que acontezca. Aparte de las ideas que tengo, tengo un montón de deseos, que no voy a contar por si no se cumplen, pero son deseos alcanzables, objetivos razonables. Si se cumplen, ya os lo iré contando…

Y hasta aquí el primer resumen, que para ser de una persona poco habituada a hacer balance, creo que ha quedado bastante completo. Espero que lo disfrutéis, que os veáis reflejados en alguno de los puntos y que os animéis a comentar, compartir, criticar…. Yo os espero por aquí, como siempre, con todo el glamour que tiene la vida cotidiana.

Hasta pronto,

J