What’s Up?

4nonblondes

Ha vuelto a pasar.

Sigo sin tener que buscar inspiración para las entradas de los sábados porque me llegan directamente al alma. Hay mucha música a mi alrededor y difícil sería no encontrar algo “posteable”. Un poco más complicado parece, a priori, encontrar algo que no solo sea chulo, sino que tenga algo detrás, algo que me haya conquistado o algo que me haya hecho sentir. Pero, ya lo he dicho otras veces, yo soy muy sentido y muy ecléctico y con casi cada canción tengo una experiencia así que no me sorprendió en absoluto estar inmerso en la rutina de los viernes, tal y como os relaté la semana pasada, escuchar unos acordes y saber perfectamente el contenido de la entrada musical de hoy. Nadie más en casa se dio cuenta de la sonrisa que se dibujó en mi cara, cosas del directo.

Mucho antes de que el Whatsapp apareciera en nuestras vidas para revolucionarla por completo cambiando las reglas pre-establecidas de la comunicación, esta expresión ya corría por mis venas en forma de canción y de experiencia. What’s up? supuso el éxito internacional para el grupo 4 non Blondes en 1993 y desde entonces, en un clásico del rock/grunge y en parte importante de la banda sonora de mi vida. La versión que escuché anoche me horrorizó, con este tema tiendo a ser muy purista, así que necesitaba encarecidamente volver a escuchar el original para quitarme el mal sabor de boca, ahí va.

Mejor, mucho mejor.

Escuchar anoche esta canción me hizo recordar cuando acudí al concierto de este grupo junto a mi “hermigo” (casi hermano/más que amigo) Ivan en la extinta sala Aqualung de Madrid. Fue en un día laborable de 1994 y hacía bastante frío, yo tenía que ir al día siguiente a trabajar, él no, pero estuvimos allí dando botes hasta las tantas, viendo como Linda Perry y su banda cantaban todas las canciones del álbum que les había dado a conocer, Bigger, Better, Faster, More! y que les había hecho viajar de gira hasta nuestro país. A Iván le molaba Linda, no lo podía evitar, le gustaban rarillas y pequeñas y ella lo era. Si habéis visto el vídeo ya sabéis de lo que hablo… eso de salir a cantar en bata, calzoncillos y ese enorme sombrero con gafas de aviador era muy grunge pero no muy al uso.

Y como le gustaba la cantante, nos esperamos en la puerta del backstage de la sala de conciertos, junto a un montón de otros frikis y groupis, a que saliera el grupo. Cuando apareció por la puerta con esa gran sonrisa empezó a saludar a todos los que estábamos allí aguantando el frío de la madrugada y el persistente chirimiri. Al llegar a nuestro lado, Iván le puso cara de corderillo enamorado, sacó no se de donde un pañuelo/fular que llevaba y se lo entregó con un lacónico for you…Ahora no recuerdo si ella le dio las gracias o no, imagino que si, pero hasta allí su historia de amor.

Llegué muy tarde a casa esa noche y al día siguiente a trabajar, con ojeras y resaca, una de esas cosas que se hacen cuando eres joven o cuando un amigo del alma te lo pide. Han pasado muchos años de aquello y nuestros momentos juntos están regados de anécdotas como esa, batallitas de cuarentones.

Ahora él vive en otro país y tiene otra vida. Siempre fue un ciudadano 2.0, incluso antes de la irrupción de Internet y vive volcado en la web, viviendo con y de ella y trasladando al mundo virtual toda la creatividad. Es emprendedor y bloguero desde hace milenios y podéis conocer más de él en su blog personal Ivanlasso.info, ahí también hay referencia a algunos de los comics que hacíamos en común así que podéis matar dos pájaros de un tiro. Además, una de sus webs, Proyecto Autodidacta, ha sido este año finalista a los premios 20 Blogs. Este chico llegará lejos…

Esta semana ha sido su cumpleaños, somos del mismo mes y del mismo año, pero él es el mayor. Yo ya le he felicitado en tiempo y forma, pero esta canción de hoy me ha dado la idea de este pequeño homenaje, así que, de nuevo, muchas felicidades.

Al resto, vamos charlando en la sección de comentarios.

Hasta pronto,

J