Y a mis enemigos también

“Señor; líbrame de mis amigos, que de mis enemigos yo me cuidaré”. (Enrique IV)

horda-furiosa

El entrenamiento de hoy, la parte final más bien porque hoy ha sido largo e intenso, consistía en series cuesta arriba. Series potentes y rápidas. Nuestro entrenador nos ha dado la opción de elegir si haríamos cuatro o cinco, cada uno dependiendo de las que pudiera hacer con calidad, cada cual a su ritmo, ya tu sabes.

Indudablemente yo lo he dicho a mi cabeza que íbamos a hacer cuatro, eran suficientes, además hoy no era un buen día, con los mocos en la garganta no podía respirar bien y me costaba un triunfo recuperar así que…. Al final he hecho las cinco, la última era de regalo, para mí y para mi cabeza. Es la forma que tenemos de “mentirnos” para no sufrir en exceso. Mi mente es vaga y hay que quererla así, con lo que yo le doy lo que quiere, el mínimo esfuerzo hasta que está convencida y ahí entra mi cuerpo, que dice, pero si podemos mas, vamos a por otra.

Yo ya sabía que iban a caer las cinco, y ella también, aunque los dos nos hacíamos los suecos, por aquello del “fartlek” (broma privada entre runners).

¿Qué que tiene que ver esta enésima batallita con el título del post de hoy? -preguntan por aquí-. Pues todo. Porque a veces siempre mi cabeza es mi peor enemigo, es la que procrastina y la que intenta boicotear todo tipo de esfuerzo. Así que ya me dirás si se merece esta entree.

Pero realmente yo venía aquí a hablar de otro tipo de enemigos, de esos que nos creamos en la Redes Sociales por el simple hecho de existir. Esos enemigos inútiles que solo sirven para que la gente que esconde su YO real tras una cuenta de Twitter despotriquen criticando, chinchando y lapidando verbalmente al que piensa distinto, al enemigo. Este ejercicio de “hateo” (del ingles, of course, HATE=ODIO) me produce tal repugnancia que hace que se me revuelva el estómago.

Parecía que este asalto a los medios, a la información en general, tan “democrático” iba a ser positivo, yo lo creía seriamente. Qué las voces empoderadas y sesgadas iban a dejar que la inteligencia global se colara entre sus dedos. Era un mundo presuntamente utópico, donde todos teníamos acceso a la información, a dar y a recibir, a diversificar, a nutrirnos de opiniones distintas, complementarias, válidas….

Y lo que nos hemos encontrado es esto, hasta Melendi lo dice en una canción: -“Para poder desahogarnos, hemos inventado Twitter”- El microblogging se ha quedado reducido a un compartimento estanco y pequeño donde el humor, el buen gusto, la poesía, los pensamientos y los gatitos son la anécdota, el resto en un puñetero campo de batalla de energúmenas y energúmenos (aquí si que quiero utilizar el lenguaje inclusivo) que vomitan odio, soberbia, ira y seguro que hasta gula.

Ya nadie se plantea conversar sin agredir, discutir encontrando puntos en común, charlar acaloradamente con respeto… ya todo eso quedó atrás, en la prehistoria del Spectrum. Lo de ahora se basa en defender lo nuestro o a los nuestros (pero no a los de verdad, que ahí le encontraría un sentido…. “por mi hija, M.A.T.O!”) sino a esos nuevos ídolos o a esas ideas unidireccionales que tanto creemos que nos dignifican. Hemos vuelto, sin quererlo, al UHF, a la época de los dos rombos y al blanco y negro. Se ha perdido la gama de grises, se ha perdido el color. Muchos creen que se han ganado libertades pero.. #estamoslocos? Esas libertades las estamos tirando por la borda de nuestro yate como si de lastre se tratara.

Lo que pasa a día de hoy es que tratamos de defender lo nuestro atacando lo contrario, pero atacando a dolor, tirando a dar, y no nos damos cuenta de que esa forma altera conceptualmente todo el fondo. Decir de algo que es LO MEJOR porque lo demás es UNA MIERDA no le añade ningún valor a lo nuestro, es más, le dotamos de una mediocridad abrumadora. No es de extrañar que lo mediocre llegue lejos y que el talento se quede sumido, una vez más, en el pozo de la incomprensión.

La libertad de expresión es maravillosa, eso nadie lo va a poner en duda. Yo lo que pongo en duda es la falta de visión y de autocrítica de algunos “opinadores”, esos pobres que se creen libres o a los que se les ha hecho creer que son válidos cuando lo que hay detrás de todo es un magnífico guiñol lleno de cuerdas y marionetas. Tu di esto, yo escribo esto, tu acusa aquí y ya verás como la turba nos sigue. Con un panorama así no es de extrañar el triunfo de los extremos.

Fuera del anonimato de las Redes Sociales el “hateo” está muy extendido desde siempre en el mundo del deporte, principalmente deporte mayoritario. Ese sector lleno de valores que llegan a lo más profundo y que sacan lo mejor y lo peor de los acólitos. Risas, lágrimas y cánticos por unos colores prestados y muy vívidos rozan la parodia y la sensación de “asco-pena” con cada comportamiento primario, con cada abuso, con cada agresión…

Pero no todo está perdido, a veces la aficiones dan lecciones (bonito pareado) y se comportan como gente normal y civilizada… o mucho más que eso. Hace unas semanas leí una noticia que me impactó, porque se desarrollaba en una partido de hockey hielo canadiense, donde se juega duro, muuuuuy duro en la pista y en la grada. Y es que los seguidores del Calgari Hitmen acudieron al encuentro de su equipo con un cargamento muy especial. Tras el primer gol del equipo local, la grada hizo llegar a la pista un aluvión de osos de peluche, las imágenes hablan por si solas:

Mas de 25 mil osos de peluche arrojados al hielo para repartir entre Ong,s de la zona. Una tradición aneja al hockey desde hace casi veinte años, tanto en Canadá como en EEUU y que hasta cierto punto da sentido a esa posibilidad de cambio, a esa luz al otro lado de un túnel que a veces se nos antoja demasiado oscuro. O quizá es que estas cosas pasan cerca de la Navidad y nos pillan en un momento “pico” en lo que emociones positivas se refiere.

Otro apunte, uno más sincero y tierno si cabe y a la postre, la frase que me inspiró para escribir este post que estás terminando de disfrutar 🙂

En el programa de radio que escucho por las mañanas, uno de los reporteros visita un colegio y le hace preguntas adultas a los niños más pequeños. La pregunta de ese día era:

-¿Si pudieras, a quién invitarías a tu cumpleaños?”

Un niño contestó: -A todos mis amigos, y a mis enemigos-

El reportero preguntó: -A tus enemigos, por que les invitarías e ellos?

Respuesta: -Porque si no, nunca podrán ser mis amigos.

No hay mas preguntas, señoría.

Hasta pronto,

J

Alma de Outlet

Outlet

Hace años que tomé la decisión de NO hacer colas para ir a tomar algo y de, por supuesto, NO pagar entrada para hacerlo. Lo importante, para mi, cuando sales por ahí con amigos es la compañía, no el lugar. Me da mucha rabia ser tratado como ganado y que me escruten para que un señor o una señora me permita o no el acceso a un lugar “de moda”.

Tarde o temprano tenía que pasarme esto porque estas cosas de las modas no van con mi filosofía de vida. Reconozco que no soy un Early-Adopter y que no me muero por ser el primero en ver, comprar o consumir cierto producto. No creo en las colas, en las pre-ventas, en la agonía de la espera y mucho menos creo en pagar un precio desproporcionado por algo novedoso que se quedará obsoleto en dos días.

De ahí el título de esta entrada, es posible que lo que me pase es que tenga “alma de Outlet“. Quizá he llegado a una edad y a una madurez interior que hacen que no me deslumbren las marcas, ni las tendencias, ni los “influencer” o quizá estoy educado de otra forma, una más pobre o tal vez, mas racional.

Siguiendo esta línea, fui muy tardío en muchas cosas, el Whatsapp, las redes sociales, este blog… ahora, hace apenas un par de meses abrí una cuenta en Instagram y me lo paso fenomenal compartiendo y cotilleando (por cierto, podéis seguirme en @juanan.gc si queréis) ¿Tengo la sensación de haber perdido tiempo? Pues en absoluto. Creo que las cosas llegan o no cuando tienen que hacerlo. Podría haber vivido perfectamente sin todo lo que tengo a mi alcance a día de hoy, sin compartir en redes, sin hacer fotos de todo, sin comentar lo de los demás. No os voy a descubrir ahora que hay mucha gente que vive con calidad sin todo este tipo de tonterías.

Es posible que creáis que me estoy quejando de estas cosas o que las rechazo pero no es así, son opciones que tomamos o dejamos a nuestra voluntad y eso es bueno. Si queremos participar de esto es genial, si no lo queremos hacer, también es genial. Pero no podemos obviar que todo esto de la exposición mediática es una farsa de dimensiones colosales y que es absoluta y grandiosamente innecesario. ¿A que esto ya lo sabías?

Conocer esto no significa que no queramos hacerlo, tenemos esa libertad y esa ausencia de censura y por lo tanto manejamos nuestras opciones como queremos o como mejor sabemos. Hasta cierto punto no somos conscientes de lo que estamos haciendo y seguimos la senda por eso del sentido de pertenencia a un grupo o colectividad.

Y no solo he sido tardío con mi salto al mundo virtual, también lo soy, creo que por iniciativa propia, en todos los aspectos relativos al consumo. No corro para hacerme con el próximo disco de alguien. No me mato para leer el próximo libro de alguien. Ni siquiera tengo urgencia en ver la enésima superproducción en el cine. Hay tiempo de sobra para disfrutar sin agonía de la música, de los libros, del cine, de la tecnología.

En el único aspecto que se me vuelvo un poco ansioso y urgente es con ciertas series de TV, por temor a los spoilers más que otra cosa. Para el resto, tengo tiempo.

Pero esto no significa tampoco que mi alma sea viejuna, no me voy al extremo de lo Vintage, de lo obsoleto, de lo añejo, de las cosas en blanco y negro. Porque esto también me da pereza. En mi cabeza enferma existe un periodo de aceptación o de vigencia de algo, variable en el tipo de elemento que esté evaluando, pero aunque es una horquilla amplia, si que es limitada.

Hay cosas que no consumo en el momento y cuando reparo en ellas ya se me ha pasado el arroz, en ese caso, las desecho, sin más. Me ha pasado sobre todo con series y con películas. Cuando he reparado en ellas ya habían emitido varias temporadas o habían incluso hecho algún que otro remake así que ya iba tarde para ello. Podría emprender desde el principio, si, pero nunca he querido.

Para lo clásico soy tan perezoso como para lo moderno y en esa banda ancha en la que mi vida esta en vigor, es donde mejor me muevo y donde mejor me encuentro. Ahora, os voy a mostrar algunas de las cosas que he descubierto recientemente aunque ya llevaban en el mundo algo de tiempo. Las cosas las hago sin premeditación y de una forma totalmente espontánea y así fue como llegué a disfrutar de estas opciones.

Thirty Seconds to Mars

Es la banda del también actor Jared Leto y llevan dando guerra desde el año 2002 cuando sacaron a la venta su álbum homónimo. Yo ya sabía que este grupo existía, mi subconsciente lo sabía, y ahora me ha dado fuerte con ellos. No recordaba bien su nombre y me costó un poco encontrarlos en Spotify (no sabía cuantos segundos concretos les quedaban para llegar a Marte) y ahora ya los tengo en todas mis listas de reproducción, ha visitado retazos de su carrera y de sus cinco álbumes y me agrada haberme enterado de que su nueva producción es muy reciente, del 2018 nada menos.

Si también queréis echarle un ojo, os dejo uno de sus mas recientes vídeos:

Haruki Murakami

También conocía a este escritor japonés y me daba bastante pereza debido a su “buena” fama. Ví a muchos modernos leer y hablar de Murakami como si fuera un gurú o el representante oficial de los hipsters con lo que me producía cierto rechazo. Llegué a él por su libro sobre el running, “De que hablo cuando hablo de correr” editado en 2005 y descubrí a un señor muy coherente y ameno. Tan implicado y sumido en su faceta de corredor como en la de escritor, indivisibles y complementarias. Tras esa primera lectura más biográfica, decidí que debía leer alguna novela suya y ahora estoy inmerso en esta:

kafka.jpg

No sabría explicar por qué, de entre todas las novelas de este autor, elegí esta. A lo mejor por el título o a lo mejor por la sinopsis pero me parece inquietante que también haya sido publicada en 2002, como el primer álbum the Thirty Seconds to Mars. Debe haber algún vínculo extraño, simplemente una coincidencia graciosa u otra cosa. ¿qué me paso en 2002?

Lo voy a ir dejando por hoy mientras irreflexiono sobre ello.

Ya sabes que puedes usar la zona de comentarios para que charlemos un rato. ¿Tu también tienes alma de Outlet? ¿Eres más Vintage? o ¿Eres uno de esos Ultramodernos que están a la última en todo?

Hasta pronto,

J

Bronies y Looners

¿Si os dijese que me han tenido secuestrado estos meses una banda de albano-kosovares y que por eso no he podido actualizar mi blog, me creeríais?

Ya, yo tampoco, en mi cabeza sonaba mejor…. 😀

El caso es que estoy aquí de nuevo, sin excusas y con ganas. Con un buen trabajo irreflexivo detrás y una metodología de publicaciones bien esquematizada en mi cabeza. Y dicho esto, vamos al grano.

Amigas, amigos, ¿qué es lo que me ha hecho salir de mi letargo?

Pues os lo digo directamente, la HUMANIDAD. Así, con mayúsculas. Las más asombrosa, excitante y variopinta muestra de humanidad que subyace entre “la norma” entre la que nos movemos como pez en el agua, o eso pretendemos.

Cada vez estoy más convencido de que el ser humano es maravilloso en su diversidad y que si explotáramos esa faceta seríamos mucho más felices. Eso de ir nadando a favor de corriente es cómodo, confortable dicen algunos, pero es completamente falaz, digámoslo alto y claro, somos únicos, somos distintos, somos libres y somos FRIKIS.

Y somos así de particulares en todos los aspectos de nuestra vida. La pena es que el mundo se nos está llenando de etiquetas y ya no podemos ni movernos sin que llevemos detrás, como si fueran la fechas de nuestros próximos conciertos, lo que se supone que somos, en lo que nos definimos, nuestro código de barras, nuestra composición e incluso, nuestra fecha de caducidad.  Tanto tratar de moldearnos y de introducirnos en habitáculos estancos, estandarizados y delimitados me provoca mucha ansiedad. Como si no existiera la transversalidad. Como si no se pudiera ser hetero y enamorarse de un hombre, o zurdo y comer sopa con la mano derecha, o negro y tenerla pequeña. Seguro que para estas desviaciones también hay su sub-etiqueta.

¿No es cansino? Todos esos estudios de la Universidad de Wisconsin, todos esos recursos invertidos en pedagogía, psicología, sociología, antropología, nosequelogía… millones de pasta destinados a oprimirnos.

¿A qué se debe tanto interés? Pues es pura segmentación de marketing. Nos ubican y nos cubican para tenernos a su alcance cuando nos quieran vender algo, ni más ni menos. Somos mercado objetivo, clientes potenciales, el consumidor del futuro. Esos tipos a los que solo le bombardearán con cosas para heteros, para zurdos y para negros. Somos carne de cañón queridos y queridas, así de claro. Y ahora, podemos hacer dos cosas, enfadarnos y no respirar…. o tomárnoslo de buen rollo. Yo elijo lo segundo, y cuando me vea segmentado, ya decidiré yo si compro o paso.

Os recomiendo que toméis ese camino, el otro os va a llevar a oscuros laberintos de teorías conspiranoicas que alimentarán a vuestro demonio interno y os harán volveros más introvertidos, más asociales, más  perturbados y no os servirá de nada, porque estaréis en otro estamento, seréis otro tipo de consumidor, uno triste, pero consumidor al fin y al cabo.

Y para salir se toda esa tristeza que nos produce ser un mero objetivo transaccional, nada mejor que tirar nuestro pudor por los aires y salir del armario de la normalidad a un mundo de etiquetas de colores. Eso es lo que hacen, entre otras cosas…

LOS BRONIES

Los Bronies (no confundir con Brownies, que esos se comen), son personas adultas, hombres adultos, fanáticos de My Little Pony.

My-little-Pony-2-Animemx.jpg

Esa serie de dibujos animados para niñas, basada en los populares juguetes de Hasbro, relata las andanzas de las glamurosas y mágicas ponis, Twilight Sparkle, Rainbow Dash, Pinky Pie, Rarity, Fluttershy y Applejack, amigas y residentes en Ponyville. Un show de televisión que se lleva emitiendo desde 2010 y que tiene una excelente acogida entre las niñas de todo el mundo y un grandísimo merchandising. Las aventuras de estas simpáticas y ecuestres amigas se fundamentan en dos pilares, la amistad y la magia.

Y quizá sea algo de eso, o que ya os lo he dicho yo muchas veces, que la vida con un poco de brilli-brilli es mucho mejor, que también ha calado hondo en un público masculino y heterosexual que no duda en disfrutar de sus muñecas favoritas, vivir su mágicas aventuras, ser fieles seguidores de sus aventuras en TV y en cine, disfrazarse e incluso acudir a convenciones y quedadas varias. Una de las más famosas, es la BroniCon que se celebra en Estados Unidos con carácter anual.

El nombre de esta “tribu” tan particular viene de Bro (brother, hermano) y Ponies, no obviemos el “Bro” porque, si no ha quedado claro, la mayoría de estos fans son hombres. ¿No os parece tierno? ¿¿¿No os parecen tiernos???

bronies1

También hay su versión femenina, aunque mucho menos numerosa y relevante, las Pegasisters. Y es que el mundo del Cosplaying tiene cada vez más adeptos y menos vergüenza. Me refiero a lo de disfrazarse, para los no bilingües….

En el fondo, todas estas personas son “normales”, tiene su adoración o su fetichismo por cierto juguete o por cierto personaje pero no suelen hacer daño a nadie. A cada uno le gusta lo que le gusta o le excita lo que le excita, como a…

LOS LOONERS

Siguiendo con el hilo de los dibujos animados os creéis que los Looners son una especie de adoradores de Looney Toons o incluso, gente que se excita viento a Piolín, Silvestre y sus amigos. Reconócelo, tú también lo has pensado.

Pues no, los he puesto a continuación de los Bronies por seguir una estela algo naïf pero aquí daremos un giro un poco más adulto, más serio. Porque os desvelaré que los Looners, son personas “normales” que sienten excitación sexual con globos.

looner

Un inciso, si no habéis visto la película de Paco León, “Kiki, el amor se hace” os la recomiendo desde ya mismo. En ella se relatan en clave de humor varias parafilias sexuales, desde las personas que se excitan al sufrir actos violentos, a las que solo encuentran placer con plantas y muebles o las que disfrutan sexualmente con el roce de una tela, mejor os hacéis una idea….

Si quieres conocer más sobre estas parafilias, echa un vistazo a este enlace.

Fin del inciso.

Volviendo a nuestros globos y a nuestros Looners, no hablo de sentir placer en globos aerostáticos que podría encontrarle el punto, sino a encontrar ese placer inflando globos, globitos o globazos de colores. Debe ser el tacto del látex o la sensación de ir expulsando aire de nuestros pulmones lo que hace que haya gente que se excite sobre manera con estos inocentes artículos. Como de etiquetas hemos comenzado hablando, os definiré que existen distintos tipos de Looners, los “no-poppers” que viven este fetichismo manipulando, tocando y disfrutando de la apariencia de los hinchables y los “poppers“, aquellos que solo obtienen placer sexual cuando hacer estallar los globos. Imagino que un Looner popper disfrutará del acto de hinchar el globo y la culminación de su “orgasmo” vendrá con el estallido final… (¿no es siempre así?).

En definitiva, sean de un tipo o de otro, mantenedlos alejados de los castillos hinchables. El espectáculo puede no ser apto para niños, #EstamosLocos?

Así que, si sabemos que nos van a etiquetar, que nos van a manipular, que nos van mirar con lupa cada cosa que hagamos, donde actuemos y con quien, por lo menos no lo pongamos fácil. Que se esfuercen más, que trabajen más, que analicen nuestras friqueces y traten de darle nombre, a fin de cuentas, cobran por ello.

Y hasta aquí el artículo de hoy, hay muchos más medios para escapar a la norma, muchas más vías de evacuación de lo preestablecido ¿se te ocurre alguna? Es el momento de utilizar la zona de comentarios. Charlemos un rato.

Hasta pronto,

J

LP

lp

Como son las cosas…

¿Sabéis esa sensación como que algo te hace salir del ensimismamiento de repente? Es como si estuvieras dormitando constantemente y algo llamase poderosamente tu atención trayéndote de nuevo al mundo de los despiertos.

A veces, una novedad puede llegarte de forma inesperada y clavársete en lo más profundo, como me ha sucedido a mi recientemente. Estoy subyugado con una voz, la de la cantante americana LP, Laura Pergolizzi.

Antes de seguir, y aprovechando que hace mucho que no jugamos con los significados de las palabras, vamos a buscar “subyugar” en el diccionario de la RAE, Real Academia Española:

Subyugar

“Del lat. subiugāre.

1. tr. Avasallar, sojuzgar, dominar poderosa o violentamente. U. t. c. prnl.

2. tr. embelesar”

Perfecto, sabía que eso era lo que sentía. Porque era algo físico y fuerte, avasallador y violento.

Y todo comenzó con unos acordes, con una canción que escuché en la radio del coche y que no puede retener ni título ni intérprete. Me revolvió de una forma positiva, hasta dejarme anhelante.

Pero no pudo ser en aquel momento. Y fue una gran putada, con los pocos datos de los que disponía, chica, americana, compositora…. poco se podía hacer, ni San Google estuvo a la altura aquella vez, y yo, que soy muy “ansias” me quedé con las ganas, coitus interruptus. Sabía que volvería a retomar este tema, solo tenía que estar más atento. La edad me ha hecho más paciente y creo que hasta he disfrutado de momentos de mayor lucidez en esos días o semanas que transcurrieron desde la primera hasta la definitiva vez.

Y llegó, ya me enteré de todo, Laura Pergolizzi, la canción, “Lost on you” y esa voz…

Corriendo a casa tratando de no pensar en otra cosa que no fuera ese apellido tan extraño y tan difícil de retener, obsesivo el momento de buscar en el móvil por los datos que tenía y que se produjese ese momento de ansiedad al no recordarlo y solo encontrar a Laura Pauisini…. que no es ella, coño, que no es ella.

Y la encontré con una mezcla de calma y expectación, y de ahí a Youtube a ver el vídeo oficial, este vídeo:

La chica que me encontré cantando la canción no era en absoluto como me imaginaba, si bien no creía tener una imagen mental concreta de a quién buscaba, sabía que no era así. Esa chica que vemos tirada en el sofá y tocando su ukelele es fea, pero no lo digo de forma despectiva, es fea porque quiere serlo, está afeada a posta. Ese pelo desaliñado y ese aspecto hombruno no son bellos, son otra cosa. Para mí son magnéticos, son atractivos de una forma extraña y poderosa, subyugante.

Me atrae por todo, quizá no de una manera sexual, o si, quien sabe, pero sobre todo, por esa presencia poderosa y carismática de quién está en el lugar que quiere estar y que se ha deshecho de sus fantasmas. Me la imagino dura, áspera, seca, distante, casi maleducada, pero me da igual. Con esa voz, puede ser como quiera, pero que siga cantándome al oído.

Hablando de su voz, de su personalísima y poderosa voz. Ese instrumento que maneja como quiere, que alcanza una grandiosa variedad de registros y que me da una envidia que te cagas…. es como un canto de sirenas que me gritan, que me atrapan, que me susurran, que hacen de mí lo que quieren. Y es que esta chica puede con lo que le echen, o con lo que ella quiera coger, o si no, echadle un vistazo a la versión que hizo hace tiempo del “Halo” de Beyoncé:

Porque esa señora, no ha aparecido ahora de la nada, lleva más de una década dando guerra en sus Estados Unidos natales, pero no se ha exportado como otros productos más “vendibles” o a lo mejor no la hemos comprado, por rarita y personal. O a lo mejor he sido solo yo… Afortunadamente, gracias a Internet podemos ponernos rápidamente al día.

Ains, que gusto, tenía ganas de volver a los sábados musicales y que mejor forma que así, compartiendo artista, experiencia y “friquez” propia a partes iguales. ¿Qué tal os ha ido a vosotros en este tiempo? ¿Habéis descubierto algo nuevo? ¿Os habéis dejado descubrir? Contádmelo todo en la zona de comentarios, hablemos.

Hasta pronto,

J

Animales y animalistas #EstamosLocos?

15993b52b31ada731cf43b1ca9541569

Hace un par de semanas me enseñó una amiga la columna de Javier Marías en El Pais en la que ponía a caer de un burro a todos aquellos amantes de los animales en general, y de los perros en particular. Y sabía de antemano que se le iban a tirar al cuello como dóbermans rabiosos, eso es lo que pasa por lanzarse a la piscina sin agua. Quizá era una postura asumida, quizá era lo que el autor quería, generar polémica.

El autor desde luego no tiene perro y aunque dice no tener nada en contra de ellos, si que arremete contra esos dueños que consideran a sus mascotas como miembros de pleno derecho de sus familias. A los que viven así su relación con los animales, las letras del Sr. Marías las interpretan como un atentado y a los que no son tan amantes o carecen de mascotas, seguramente ven, vemos, puntos coherentes, aunque muy mal defendidos, relatados a mala leche, vamos.

A día de hoy a mi también me sorprende que a veces se trate a los animales como si fueran personas y se les colmen de atenciones de las que a veces los humanos carecemos pero esto se mira desde el punto de vista del amor, o tal vez, desde el punto de vista de la ley de la oferta y la demanda. Y es que la sociedad tiene que evolucionar y a lo mejor siendo más tolerantes con los animales nos convertimos en mejores personas, o a lo mejor no, quizá esa premisa solo sea una excusa.

Porque los animales son simples e instintivos, nobles por naturaleza, pero los humanos no lo somos y ahí es donde empiezan los problemas. Conozco dueños de mascotas que son adorables y buenas personas, respetuosos y cariñosos y conozco también a dueños de mascotas que son malos, egoístas y dañinos y estos, por acariciar a su perro o llevarlo al psicólogo no son mejores.

Puede que estemos confundiendo la bondad con ser más civilizados pero eso son cosas distintas. Desde aquí digo no al maltrato animal, no puedo con las imágenes de mascotas agredidas, quemadas, mutiladas o muertas por sus dueños porque ya no eran tan divertidos, pequeños, monos o funcionales como antes y estoy completamente convencido de que esas personas que actúan de esa forma con sus animales no son buenas personas. Lo mismo que los amantes de los animales que agreden, insultan, imponen, asustan y minimizan el miedo ajeno tampoco lo son.

Como tampoco son buenas personas todos aquellos que se han felicitado por el reciente fallecimiento de un torero, #EstamosLocos?

Los toros son lo que son, y dependiendo del grado de empatia que tengas hacia los animales, puede que la proclamada “fiesta nacional” te guste o te repugne. Entiendo que haya personas que vean maltrato animal en las corridas de toros, entiendo que no les guste y que luchen por que se extingan, pero no puedo entender, jamás, que carguen con saña contra los que se ponen delante de un toro y mucho menos cuando alguien fallece “en acto de servicio”. Y si esta lucha contra las corridas de toros y los toreros encima está politizada, dirigida y enmarcada en rencillas territoriales, ahí es donde yo vomito.

El que ahorca a un galgo y el que se ríe públicamente por la muerte de un torero me parecen iguales. Igual de animales, porque esa no es la forma de defender los derechos de las mascotas, esa no es la forma de ser mejor persona, esa no es la forma de conseguir una convivencia mejor, esa no es la forma adecuada para solucionar los problemas. Parece que aún no nos hemos enterado de que las libertades se pueden solapar y que con un poco de educación hay cabida para todos, con ceder y tolerar, las cosas serán más sencillas.

Ahora en Madrid es posible que los perros viajen en transporte público si se dan unas determinadas condiciones que imagino están destinada a mejorar la convivencia. Y es probable que un día vayamos en el metro pensando en lo nuestro y que nos moleste tanto la música que se escapa de los auriculares de nuestro vecino como los llantos impertinentes de un niño como los ladridos de un perro. O que alguien nos toque el culo al mismo tiempo que un perrete nos suelte un lametón.

Entendiendo esto de la diversidad y de la coexistencia sí que seremos mejores personas, no achuchando gatitos.

cat kitten snuggle

Tenemos tanto que aprender de los animales….

Hasta pronto,

J

El “suizo” y el francés

Aquí entre nosotros, debo reconocer que me encanta el francés.

P7300110

Y en plena vorágine del Orgullo LGBT 2016, también debo reconocer que me encanta el francés practicado por chicas o mujeres, en femenino. Es que para esto de los idiomas soy muy heterosexual…

Porque estoy hablando de idiomas, ¿acaso creíais que iba por otro lado?

¿Por el exquisitamente hablando “sexo oral”, quizá? ¿Ese que si eres hombre y vives en Ginebra, Suiza, puedes demandar en una cafetería de nueva creación que llevará el explícito título de Cafe Fellatio?

No me puedo creer que no os hayáis enterado de esto, después del Brexit es lo más escuchado y discutido en nuestra Europa. Esta vez no hemos importado un nuevo modelo de negocio americano dispuesto a arrasar y a globalizar sin parangón. No. Esta vez la importación viene desde Tailandia, paradisíaco país donde el sexo, el turismo, y en definitiva, el turismo sexual, significan las aportaciones más numerosas de su PIB.

El concepto es muy sencillo, te tomas un café y te la chupan. Sin trampa ni cartón, no te van a dar conversación ya que el servicio que ofertan tiene una duración de entre cinco y diez minutos, por lo que habrá que ir algo estimulado de casa si no quieres quedarte a medias. E imagino que ese tiempo será el dedicado a la “ordeñación” del cliente, que lo de disfrutar del café no irá con hora….Se anuncia una gran carta de cafés y de señoritas o señoras y el coste de este relajante momento será de unos 55 Euros, que a nada que el café sea bueno y la “camarera” limpia, está bien de precio. O si no fíjate en la calidad de lo que te dan en un Starbucks y lo que te cobran por ello y compara.

0DUsLVhV
“Pero primero, café”…. ¡si usted lo dice!

Puede que este negocio se extienda como la pólvora por esta desgastada Europa nuestra aunque seguro que en algunos países su concepto y su concreción chocarán de frente contra las leyes que regulan/prohíben la prostitución. Parece ser que las prostitutas suizas tienen un marco legal distinto al de sus colegas en otras partes del mundo, por eso de acabar con la “trata” y el proxenetismo, o quizá, por el simple hecho que sacar partido a una actividad lucrativa, que es Suiza, señores, paraíso fiscal consentido, donde los mafiosos y los corruptos encuentran lugar para atesorar, rentabilizar y limpiar sus fortunas.

Pero a lo que vamos, aviso a navegantes. Tenemos que estar muy atentos a partir de ahora cuando alguien nos ofrezca o nos pida un “suizo”, habrá que saber distinguir si lo que quiere es el típico bollo, o la nueva acepción, el café con mamada. No deis nada por hecho, amiguit@s.

Y retomando lo que decía al principio, que me gusta mucho el francés, y esto del sexo oral, también, claro. Pero realmente yo venía aquí a hablar del lenguaje, de su sonoridad, de su sensualidad, de su calidez…. y de esas canciones entre cantadas y susurradas, algo intensas, pero preciosas.

Y es que estamos tan acostumbrados a escuchar música en castellano y en inglés que a veces olvidamos que hay muchos artistas a lo largo y ancho del globo que componen en sus idiomas y que cantan y sienten en otras realidades. Solo hay que tener la mente abierta y atrevernos a investigar para darnos cuenta de que la música es universal y que lo que te llega y te parte el corazón no entiende solo de lenguaje.

De vez en cuando un artista no anglosajón se abre paso en el proceloso mundo de las discográficas, las radio-fórmulas y los encorsetados estándares del marketing musical y nos llegan cosas frescas y atractivas como este “Je Veux” (Quiero) de ZAZ.

Si es que el francés, cuando está bien cantado, es una maravilla ¿no?

Pues a disfrutarlo. Que cada uno se quede con lo que más le apetezca, con la canción, con el café, o con el francés. Pero no os olvidéis de comentarlo.

Hasta pronto,

J

El inventazo

Hombres del mundo, atentos. Ha llegado a nuestras vidas el invento definitivo, nuestra realidad no volverá a ser la misma a partir de ahora.

DSCN1459

Y no me estoy refiriendo al último gadget electrónico que hace que se les pongan los pezones duritos a los Early Adopters, ni a las últimas y revolucionarias zapatillas minimalistas de running que hacen que la experiencia de correr sea una verdadera Delicatessen. Tampoco me refiero al último modelo de coche eléctrico no contaminante, ni a la última moto con tecnología espacial, ni siquiera a la teleportación que sería la única y definitiva forma de conseguir la tan ansiada puntualidad (aunque ya te digo yo que a algunos ni con eso).

Noooooo, el último lanzamiento, fruto de los más exigentes estudios y desarrollos de I+D+I (y de ahí ya podéis deducir que no es español…) es la fusión entre el calzoncillo y la camisa. Siiiiii, como leéis, ahora se puede llevar todo junto, no hace falta meter la una dentro del otro para ir estirado. El adorado descubrimiento lleva por nombre Calchemise (y de ahí ya podéis deducir que es francés…) y su nombre viene de la unión de caleçon (calzoncillo) y chemise (camisa). Así de sencillo, de simple y de “al grano”. Recordad como se traducen en España los títulos de las películas y os imaginaréis que si hubiera sido un invento español ni de coña se hubiera llamado “calzomisa”.

calchemise1

¿Y quién a desarrollado esto?

Pues un jovencísimo ingeniero francés, Simon Fréour, harto de que la camisa se le escurriera de los pantalones. -“Por pura necesidad” -ha declarado.

La calchemise ha llegado con fuerza y ha entrado en el mundo de la moda masculina como un elefante en una cacharrería. Una auténtica revolución.

¿Y quién está más contento con esto?

No son los jóvenes ejecutivos, ni los hipsters, ni los consultores, abogados, juristas, políticos o empleados del El Corte Inglés que son los que suelen vestir de traje. A quién más ilusión les hace la irrupción de semejante invento es a LAS MADRES.

Porque a nadie más que a las madres les preocupa:

  1. Que salgamos descamisados.
  2. Que salgamos desconjuntados con la ropa interior.
  3. Que cojamos frío en los riñones.

Y esta prenda, amiguitos, hace más feliz a una madre que unas flores el día de su cumpleaños. En realidad, esto lo debería haber inventado una madre, ¡qué coño!

El resultado está claro, ya no tenemos excusa para que la camisa se vaya saliendo y vayamos luciendo un faldoncillo por la espalda, ni que soy muy flaco y se me sale o es que es por la lorza que todo tiende a huir. Lo del frío en los riñones es resultado intrínseco y directo de lo anterior, así que problema bloqueado. Y como la calchemise está hecha de una única pieza de tela, sin costuras ni intersecciones, es un todo, pues tampoco encontraremos la excusa de ir aleatoriamente conjuntados.

Para mayor beneficio del usuario han pensado en todo, la prenda se vende con unos corchetes en la parte inferior para poder desabrochar en caso de emergencia ¿te imaginabas que ibas a tener que ir al WC y quedarte en pelota picada? Ainssss. ¿de verdad que esto no lo ha inventado una madre?

Y eso por no hablar con la cantidad de “huchas” que tendremos la suerte de evitarnos. Con la de muchachuelos que he visto yo montando en bici por la ciudad o en el super, o sentados en un banco enseñando el nacimiento de su culo. Seamos claros, en ningún caso la hucha es sexy, o sí?

viene-raja-indiscreta_EDIIMA20131001_0817_1
Este espectáculo tiene los días contados

El invento del siglo lo podemos adquirir en el acabado que queramos, liso, estampado o muy estampado, dependiendo del tipo de hombre que seamos y aunque en principio está diseñado para un estilo formal de vestir no podemos descartar que en el futuro haya otras versiones. Miedo me está dando la franela.

Pero como todo en esta vida, también hay aspectos negativos de la calchemise. Dudo que sea cómodo para aquellos señores y señoritos que llevan sus camisas de vestir a la lavandería a lavar y planchar. Tu imagina que NO has tenido un buen día y que has dejado algún resto de adn en tu ropa interior. O que SI que lo has tenido y has dejado algún resto de adn en tu ropa interior. La cosa se complica, ¿que hacer entonces, lavar y planchar en casa?

Otro inconveniente es tipológico, entendedme, calzoncillos hay para todos los gustos pero los de la calchemise son del tipo boxer de tela sueltecitos que para el que le guste está genial, pero no es mi caso, yo soy más del tipo boxer ajustado y ahí hay un problema, aún no han sacado la versión camisa poligonera extra slim fit con calzón. Y para los que les gusten los slips, imaginad, imaginad.

calchemise2

Y para terminar, está el inconveniente morfológico. Veamos, no todos, desgraciadamente, somos del tipo de hombre que anuncia esta prenda, esos mozalbetes flacos, guapos y sin grasa. ¿qué pasara con los que usan una talla grande de camisa? Pues me temo que sus calzoncillos, recordamos que esta prenda se hace de una sola pieza, pueden parecer la vela de un barco, ahí si se estará suelto, suelto. Venga, que ahí no quedan ni restos de adn, que se escurren todos por el pantalón.

Llegamos al final con la lista de pros y contras, puede haber más en un sentido u en otro así que es vuestro turno, ¿os gusta? ¿a favor? ¿en contra? ¿ya tenéis una? ¿la queréis para vuestro marido/novio/hijo/padre? Expresaos y contádmelo. Charlemos un rato.

Hasta pronto,

J

Lo de la gasolina #EstamosLocos?

file000388878724

Mis vecinos están discutiendo, y eso, en la intimidad de pladur de las casas nuevas es decir mucho, es como si asistiéramos a una obra de micro teatro a través de la pared. Tan reales y tan cercanos son los golpes y los gritos que parece que fueran en nuestro propio salón. Indudablemente, es una situación muy vivida.

Realmente no podemos posicionarnos porque no sabemos lo que realmente se dicen, solo oímos cosas caer al suelo, amagos de gritos y lo que parecen ahogados reproches. También algún golpe al mobiliario que casi nos hace temblar en el sillón, lo cual convierte la atmósfera en una especie de inquietud constante. Nos gustaría enterarnos de más, saber más, el previo y el post pero me temo que nos vamos a quedar así, una lástima.

A quién se nota más alterado es a él pero no tenemos forma de saber si el enfado es de él contra ella, de ella contra él o de ellos contra el mundo y sus circunstancias, y poco nos importa, cada cual de puertas para adentro puede gestionar sus problemas como buenamente pueda, sin caer claro está, en actos violentos o agresivos. No es el caso.

Y esta situación me ha hecho recordar un titular que leí el otro día y me llenó de estupefacción, decía así:

“Un juez murciano dice que rociar a la esposa con gasolina no implica querer matarla”

¿Perdonaaaaaa? Es que #EstamosLocos o qué?

Y es que resulta que recientemente, un juez de Murcia, España, ha declarado eso mismo en referencia a un juicio en el que estaba inmerso.

Al acusado se le juzga por acudir a casa de su ex-mujer, rociarla con una botella llena de gasolina y tratar de prenderle fuego con un mechero que no consiguió encender, solo hacer que chisporroteara. En última instancia, un hijo de ambos, logró apartar al supuesto agresor y alejarlo de la vivienda.

Uno de los tres magistrados encargados del caso en la Audiencia Provincial de Murcia, Augusto Morales, se ha desmarcado del veredicto dictado contra el acusado de ocho años de prisión por las penas de quebrantamiento de condena, ya que tenía elevada una orden de alejamiento, y de homicidio en grado de tentativa, y en una nota aparte se muestra en desacuerdo con el segundo de los delitos aduciendo que no hay pruebas suficientes para dicha sentencia, que nunca se presentó como prueba el mechero con el que se pretendía, supuestamente, prender fuego a la víctima y que solo hay indicios de lo sucedido basados en las propias declaraciones de la misma.

Incluso llega a afirmar el magistrado que nada indica que fuera el agresor el que rociara a la mujer con la botella de gasolina y que bien podría haberlo hecho ella misma. Y que por lo tanto, además, se ha vulnerado la presunción de inocencia del acusado. Toma ya!

Ahora va a resultar que un señor que debe estar alejado de su ex-mujer por orden judicial irrumpe en la vivienda con una botella de gasolina y la rocía con ella para…. ¿hacerse el gracioso? porque si es por eso, madre mía, que sentido del humor más negro tiene el hombre, no lo querría yo tener cerca de mí el día de los Santos Inocentes.

Y el juez se queda tan pancho, la palabra de uno contra la de la otra, con algún que otro testigo que ratifica la versión y es que se está exagerando…. Llamadme loco, pero ahora tengo un lío entre víctima y verdugo que no me aclaro. Porque, además de negar la intención del “supuesto” agresor, también dice que quizá fue ella misma la que se roció con la gasolina.

Pero ¿en qué quedamos? O el tipo tiene intenciones malignas o no.

A ver si la mujer quería dar un poco por el saco y dijo, -“Pues anda, ahora que tengo aquí un bidoncito inflamable me lo voy a echar por la cabeza y voy a decir que ha sido mi ex”.

Cierto es que administrar justicia no debe ser sencillo, que hay que oír a ambas partes, que hay que atender a los testimonios, a los testigos, a las circunstancias y a las pruebas…..y luego, elaborar un veredicto basado en hechos objetivos y demostrados. Y también es cierto que los casos de violencia de género son muy delicados y peliagudos, pero…. hacer este tipo de aseveraciones es entrar en un jardín abonado con arenas movedizas.

A día de hoy, este señor magistrado está en el candelero por supuesto machista o tal vez por ser demasiado laxo con algunas actitudes, lo cual, hoy en día, es una cagada como una casa. Aunque claro, a lo mejor el que está en lo cierto es él y no existía una claridad de pruebas suficientes para condenar a un acusado ya culpable e inculpado de antemano. Si que es difícil si.

Yo a estas alturas estoy un poco liado, necesito vuestra ayuda. ¿Qué opinais… machismo, laxitud, exceso de celo, locura congénita, manipulación? Espero vuestros comentarios…

Hasta pronto,

J

La boda #EstamosLocos

Hay gente que tiene un morro descomunal, de dimensiones arquitectónicas nivel PRO.

1234431_406466862798239_1356142802_n

Me acabo de enterar de una de esas noticias curiosas que hacen que deteste el modelo capitalista en el que los habitantes del llamado “primer mundo” estamos inmersos. Casi diría que lo que he leído me repugna pero reconozco que no es para tanto.

El caso es que hay una señora en Estados Unidos, Jessica Baker, que había confirmado que asistiría a una boda y que en última instancia no pudo hacerlo, por las circunstancias que fueran aunque al parecer tenía justificación. Días después, los desairados novios que no gozaron de su presencia en el evento más importante de su vida tuvieron la cara dura de enviarle una factura por los gastos ocasionados con su ausencia y que ellos habían tenido que asumir. Aquí está:

www.huffingtonpost.es
http://www.huffingtonpost.es

Quizá a vosotr@s os parezca normal pero a mí me parece un despropósito. ¿Qué para los novios ha sido una putada correr con esos gastos? Seguro ¿Qué no está bien que confirmes la asistencia a una boda y no vayas? No, no está bien, por lo menos se avisa ¿Qué la no asistencia causa trastornos? Por descontado… Pero, a lo mejor, se nos han olvidado un par de cosas que me gustaría señalar.

Como por ejemplo, que una boda no es un negocio. Si a tí te apetece casarte tienes que saber que debes contar con tus propios medios de financiación para pagar el evento y no estar a expensas de que lo hagan los invitados. En ese caso, seguro que te llevas muchas sorpresas.

O que, aunque socialmente ya está muy extendido, no hay una obligación real de pagar tu parte del convite. Los novios son los que deciden el como, el cuando y el porqué de su ceremonia y su celebración y el resto, son invitados. INVITADOS, por si no nos suena, no es sinónimo de PAGADORES, ni de FINANCIADORES, ni siquiera de PATROCINADORES. Los invitados a la boda deberían asistir, si quieren, hacer algún regalo, si lo consideran oportuno, y disfrutar con los contrayentes de un día tan importante.

Que muchas veces (la inmensa mayoría) los invitados regalen dinero para que los novios hagan y deshagan a su antojo y lo inviertan en lo que les apetezca o necesiten no debe convertirse en un dogma. No es así aunque un muchos casos nos vemos obligados a obrar de esa manera. Es como está concebido este tinglado de las bodas, en las que todos ganan o pretenden ganar, menos los invitados, que son sangrados hasta la extenuación. En lugar de invitados, deberían llamarse PRINGADOS.

Sería mucho más honesto que los wedding planner (los organizadores de bodas de toda la vida pero que ahora saben inglés y cobran más que antes, si cabe) utilizaran los términos adecuados cuando contrataran con los novios…. ¿cuantos pringados calculan que van a asistir? Seria una gran pregunta.

Así que, que quede claro, como invitado a una boda, puedes hacer varias cosas. Hacer una aportación económica, hacer un regalo, presentarte con media familia y no hacer ningún regalo ni ninguna aportación económica, que queda cutre pero que no serás el único ni el último. O incluso, llámame loco, se puede rechazar la invitación.

Porque claro, si te tienes que gastar dinero para los novios, la peluquería, los trajes, los zapatos, un bolso nuevo, dinero suelto para la liga o la corbata, algo de pasta por si la barra libre es exigua, unas cervezas antes de entrar en la iglesia, ver a los cuñados, a los suegros o a aquellos familiares que solo ves en estos eventos y en los entierros y encima ir a comer a un sitio que te venden como fino pero que en otras circunstancias no pisarías ni loc@ y que sabes que lo que vas a ingerir no vale, ni por asomo, lo que los novios van a pagar por ello…. casi es mejor esgrimir un, NO, GRACIAS y aprovechar ese dinero para gastártelo en lo que te de la gana, o para ahorrarlo, que la vida está muy malita.

Imagino que habréis pensado que no soy mucho de bodas…..

Volviendo al tema del comienzo, que casi me desvío. Hay que tener cara. Aunque eso sí, si yo recibiera una factura como esa de unos “amigos” o “familiares” a los que supuestamente he dejado colgados y tuviera una razón de peso, como por lo visto tuvo la señora facturada, les haría una contra-factura con los gastos que yo llevaba acumulados hasta la fecha para su evento, calzado, ropa, peluquería….. a ver quién la tiene más grande…. La factura, picaruel@s.

O a lo mejor, solo llamaba a los novios y les diría, queridos #EstamosLocos?

¿Y vosotros que pensáis de este asunto? ¿normal, anormal, subnormal? Habla, comenta, no te cortes.

Hasta pronto,

J

Dale al Power!

Se nos ha ido agosto, y con él, todo lo que el verano significa. En mi caso es el mes oficial de vacaciones fuera de casa, de playa, de desconexión, de descanso…, lamentablemente ya lo he disfrutado y debo decir que me da una pereza enorme enfrentarme al nuevo curso.

DSCN7614

Se que septiembre tiene mucho de renacimiento, de volver a empezar, de proyectar planes novedosos y bla, bla, bla, pero esta etapa me ha pillado con los biorritmos muy bajos, estoy como “al ralentí”, despertando poco a poco, y por necesidad, del letargo veraniego y adentrándome en la rutina. Llevo ya una semana incorporado al trabajo y me noto aún lento, relajado y falto de emoción. Cada año que pasa tengo más claro que el trabajo no es más que un medio para vivir, sobrevivir o lo que se te permita y hay que estar al quite y ser leal, pero sin pasarse, sin que nos afecte más de lo que les afecta a los que tienen una verdadera responsabilidad.

Quizá es que cada año que pasa me hago más sabio o que veo las cosas más en perspectiva. O tal vez, que mi lucha por ser lo más feliz y vivir lo menos afectado posible por injerencias externas está alcanzando cotas inusualmente altas, gigantescas, diría yo. Puede incluso que haya encontrado, sin pretenderlo, mi lugar en el mundo, que estará (está) más o menos cercano al lugar deseado pero eso hace que evite la frustración, se donde estoy, se a donde pertenezco, y sobre todo, se lo que no soy.

Esto, no me lo negaréis, se merece un brindis.

_DSC5623
Va por ustedes…

Irreflexiones al margen, llega el momento de avanzar, de volver a tomar velocidad de crucero y empezar, aunque sea tímidamente, a retomar las cosas que hemos dejado suspendidas meses atrás, como este blog. Ya os anuncié en el último post que la desconexión iba a ser total y así ha sido, tanto, que ahora me está costando entrar en harina, y no porque tenga poco que decir, sino porque el perezoso que hay en mí aún tiene el ritmo caribeño, no te estreses, brother!

Aún tengo unos días por delante para que la rutina invernal me alcance de pleno, cuando la vuelta al cole sea completamente efectiva y ya no sea dueño de mis horarios, sino que los tenga adaptados a las necesidades familiares. En ese momento será cuando tome consciencia de lo que quiero hacer con el blog y de cómo quiero hacerlo. De momento no vas a encontrar grandes cambios, las secciones habituales seguirán como hasta ahora, el feedback que he recibido por vuestra parte ha sido maravilloso y como dicen por ahí.. “Si algo funciona, no lo cambies”.. estoy parafraseando.

Seguramente habrá cambios en los días de publicación, adaptados a la vorágine que se aproxima, o quizá no. Me gustaría poder mantener los miércoles y los sábados pudiendo sacar algún hueco más para una tercera entrega semanal. Se que es mucho arriesgar teniendo en cuenta lo justo que voy a estar de tiempo pero vamos, por intentarlo que no quede. En parte lo hago por pasar tiempo a solas escribiendo y en parte por poder compartir mis ocurrencias con vosotros, algo de exhibicionismo tenemos todos, ¿no? ¿Me pasa a mí solo?

Tomaros esta entrada como un aperitivo, dentro de nada estarán las cosas en marcha. Yo ya se que es el momento de apretar el botón de POWER y empezar a meter gas, dentro de nada estaremos a tope y seguro que lo que viene siempre será mejor que lo que dejamos atrás… ¡¡¡que sí, tontorrones!! No lo penséis más y darle caña, hay que empezar a moverse.

Y hablando de Power y si os apetece algo de música (a mi siempre me pasa), aquí os dejo el clásico de Molotov…. “Dame todo el Power”.

¿Y ahora qué?… Pues… ¿Comentamos?

Hasta pronto,

J