Del rojo al blanco…. y Bridget Jones

Do not enter sign

Ya no lo he podido aguantar más y he tenido que rebuscar en mi cajón de los jerseys uno que fuera lo más primaveral posible, por eso de negarme a sucumbir al otoño. Llevaba toda la semana aguantando estoicamente con una camisa (preciso, una cada día) los primeros fríos otoño-invernales pero hoy he dejado toda la hombría en la ducha y he decidido que no conviene arriesgar más, en la oficina empieza ya a hacer bastante frío y aún no han cambiado el ciclo del aire acondicionado así que… hora de abrigarse.

Aprovechando que hoy viernes, es el casual day, he combinado mis vaqueros y mis botas con una preciosa camisa de cuadros roja y un jersey igual de rojo, de un rojo potente e intenso, de los que van apartando nubes a mi paso. Lo curioso del tema es que en la oficina hay un chico que se llama igual que yo y que ha elegido el mismo outfit, la camisa era distinta sí, pero lo que se veía, vaqueros, botas y jersey rojo permanecían iguales. Sin quererlo nos hemos convertido en la versión adulta de Zipi y Zape o en la versión juvenil del Duo Dinámico, según se mire.

duo

A los dos nos ha hecho gracia la coincidencia, pero hemos seguido con nuestras vidas, no nos ha importado. Y como esto no es un blog de moda, que podría, ni un blog de estilo, que podría también, voy a cambiar de tema y a centrarme, que lo de antes era solo una forma de romper el hielo, después de una semana sabática sin publicar, sin promocionar y sin leer. Hoy voy a hablar de belleza.

Lo de Renée

Imagino que a nadie se le ha escapado la noticia de alcance de la temporada y que no tiene nada que ver con la corrupción en España, no, me refiero a la otra, al cambio radical de Renée Zellweger. Si hombre, esa chica de nombre exótico y apellido impronunciable que nos enamoró por igual a hombres y mujeres como la gamberra Bridget Jones…. la rellenita con cara de ángel de labios rojos… esa. Ya sabéis de lo que estoy hablando. Debo deciros que yo estoy bastante conmocionado por este cambio, que os dejo en imágenes por si aún hay algún despistado:

Divinity.es

Sí, lo se, no parece la misma, nos han dicho que era Renée y nos lo hemos creído, y si nos hubieran dicho que era otra también nos lo hubiéramos creído pero en el fondo, yo aún estoy esperando que digan que ha sido una broma de esas a las que Hollywood está acostumbrado, que se abra un debate sobre la cirugía estética y sobre lo efímero de la imagen y eso…. nahhhh eso no va a pasar. Pero el caso es que yo si que me planteo varias cosas, y la primera de ellas es una especie de vaticinio, me tiro a la piscina como la mejor de las pitonisas y me arriesgo a decir que la carrera artística de esta actriz ha terminado. No es a la primera que le pasa, caso previos aunque no tan alarmantes ya los hemos vivido con Jennifer Grey (la famosísima Baby de Dirty Dancing) o con la super estrella de las comédias románticas Meg Ryan. Ambas sufrieron en sus carnes como sus cachés y sus contratos caían en picado, inversamente proporcionales al tamaño de sus labios y a su abuso del ácido hialurónico. Es muy triste que mujeres con talento, con belleza, con personalidad y con éxito sucumban a esta moda del “Forever young”, sobre todo si es de una forma tan… grotesca.

¿Donde están los límites?

Porque yo pondría límites a esto, está claro. Debe ser que los doctores millonarios se pasan el código deontológico por el forro y que intervienen sobre sus pacientes sin control a cambio de una abultada minuta. El caso que nos ocupa, el de Renée, es espectacular, sus ojos, su nariz, su barbilla, sus labios,…. todo es diferente ahora, todo es normal ahora. Ya no hay rastro de personalidad en el rostro de esta actriz, ha cambiado su papel, de Bridget Jones a Barbie. Rostro nuevo, figura nueva y me temo, que empleo nuevo, ya se rumorea que debido a este giro radical, se ha caído del casting de la tercera entrega de la serie de películas que la hizo famosa. Pero no toda la culpa es de ella, claro, la culpa es de todos, es del sistema que obliga a la búsqueda incansable de la perfección física, al anhelo de encontrar el elixir de la eterna juventud. Y hasta que no se nos meta en la cabeza que los seres humanos envejecemos y que eso forma parte de la normalidad, hasta que nos plantemos y digamos NO a ciertos cánones de belleza impuestos y consentidos y mientras tengamos esta puñetera costumbre de mirarnos en estos espejos deformados que nos enfrentan desde los medios y desde el cine, las cosas seguirán así o peor.

Nos estamos clonando, estamos minimizando las peculiaridades que nos hacen únicos. Tenemos tanta necesidad de pertenencia, de cariño, de ser aceptados que tragamos con lo que nos pongan, en la medida de nuestras posibilidades. Esto es nefasto y solo sirve para que se genere una necesidad innecesaria y para que ganen dinero los que han sabido aprovechar este tirón.

¿A nadie le preocupa entonces que los “modelos” a seguir sean originales, educados, cultos y comprometidos? Pues yo tengo la respuesta, no. A nadie.

Y otra duda que me asalta…

¿Se habrá blanqueado Renée el ano?

No os riáis ni me llaméis loco, que esta práctica está muy de moda. Por lo visto, ahora nos interesa mucho tener el ano y los genitales lo más claritos posible, no me preguntéis por qué porque no tengo esa respuesta. Quizá se deba a nuestras prácticas sexuales más transgresoras, o quizá no pero que la gente está pagando para que le decoloren el orto es tan cierto como que el mundo es mundo.

No me digáis que no os traigo un sinfín de información, de esa que nos gusta a los de a pie, de esa que da juego…. Y es que esto del culo y los genitales es muy curioso, empezamos (empezaron) por eliminar el vello, ahora por cambiarle el color… y la verdad es que no le encuentro ninguna justificación médica, al contrario que al resto de prácticas estéticas, que todas están basadas en una lucha por eliminar complejos y reconstruir cuerpos y vidas. Una labor encomiable que se ha prostituido hasta límites insospechados.

Si os lo he dicho más arriba, nos estamos clonando, vamos a ser todos iguales, con la misma cara “perfecta” con los mismos gluteos “perfectos”, con los mismos pechos “perfectos” con el mismo tono de piel “perfecto” y blanco y con el culo como el de los recién nacidos. ¡Barbies y Kens del mundo, el futuro es vuestro!

Si tuviera ganas, cogería un espejito y me miraría a ver el color de mi…. nahhhh, mejor lo dejo, no vaya a verlo muy negro y me de por coger la lejía.

Hasta pronto,

J

El dedo en el ojo

file5401234757452

Hace ya varios años que el tráfico no me preocupa, suelo administrar bastante bien mi tiempo y llegar a los sitios en hora. Tengo la pequeña manía de ser puntual, y me gusta que lo sean conmigo, así que calculo lo que voy a tardar en los desplazamientos y suelo acertar, esa debe ser la virtud que compensa la manía.

Desgraciadamente para mí, nunca he trabajado cerca de casa, cosa que me podría haber hecho plantear mis movimientos de otra forma, y exceptuando los primeros años, cuando cogía metro y/o autobús, el resto del tiempo lo he pasado al volante, para bien o para mal. Ahora, con todos los años que llevo haciendo lo mismo, yendo y viniendo en coche, de casa al trabajo y del trabajo a casa, he podido llegar a la conclusión de que no hay mejor sitio para mí que en mi propio vehículo.

Los factores externos ya no me incomodan, los atascos son algo normal que vengo sufriendo desde hace más tiempo del que puedo recordar, si bien he notado a raíz de la crisis económica, como mucha gente se ha visto apartada de la vida laboral y por lo tanto de las carreteras en hora punta. Pero lo llevo bien, se lo que se tarda con atasco y sin él en llegar a donde tengo que llegar, el resto es anticipación. Si llueve sabemos que el tráfico se ralentiza y se abigarra así que paciencia y buena música. Ya llegaremos.

Tener esa tranquilidad es otra de mis virtudes, algunos la pueden considerar pachorra, pero es lo que hay. A mí tampoco me gusta ir a 20 por hora pero como no puedo influir, no me voy a atacar. Y como no me ataco, no me creo el dueño y señor de la carretera, ni interrumpo la circulación, ni agredo con mi claxon, ni agobio a los que tengo delante, ni asusto a los que llevo detrás. Me mantengo impertérrito viendo como otros, que si tienen los nervios a flor de piel sufren y hacen sufrir. Esa gente que va con prisas a las que me gustaría detener y decirles que si se creen que los demás nos vamos de excursión a esas horas…. No hombre, todos vamos a trabajar.

No llevo nada bien la gente que va al volante de su coche y se hacen los listos, los que se cruzan en mitad del carril haciendo frenar a los demás, los que se cuelan en una fila interminable de pacientes sufridores. Esa gente tan cívica merece que se le multe, pero no voy a ser yo el que lo haga, para eso están otros. De todas formas, siempre llevo en la cabeza un pensamiento -“vete tú a saber lo que pasa por la cabeza del tipo o de la tipa esta… a lo mejor actúa así porque tiene un buen motivo y yo solo veo mi parte….” A lo mejor me paso de empático pero me ayuda a no cabrearme. Esto que os cuento no quiere decir que no tenga mi orgullito y que deje que todo el mundo pase delante mío, que tampoco es eso, cuando voy de cabroncete no hay quién me pare, para listo, yo.

Todo esto viene a colación de una cosa, últimamente estoy viendo muchos accidentes, coches destrozados en las calles, motos pisoteadas por autobuses, vehículos detenidos en arcenes, colisiones múltiples… y todos son debidos a nuestras propias imprudencias. Seguramente en cada uno de esos accidentes hay una víctima inocente, y por lo tanto, hay al menos un culpable. Yo me he propuesto no ser culpable y mucho menos ser víctima. A muchos de esos exaltados al volante les he deseado que se estrellen, ellos solitos, un buen susto pero que les salten los airbags, para que empiecen a valorar lo que hay y lo que están haciendo con su actitud, menos mal que ninguno lo ha hecho, menudo susto!

Me gustaría que en las calles, al volante de nuestros coches, motos y bicis hubiera más respeto pero parece que siempre vamos demandando lo mismo pero dando bien poco, siempre nos creemos los agraviados y nunca los culpables y eso no puede ser, no podemos ser siempre las víctimas, no podemos tener esa actitud de que todo está en nuestra contra, no podemos pensar que el resto de vehículos deben cedernos el paso aunque no tengamos preferencia, ni hacer frenar a los demás porque tengamos que girar y no estemos bien situados. Si nos pitan nos ofendemos, si nos golpean por nuestra culpa, el culpable es el otro. Tendemos a ser el ombligo de nuestro mundo porque actuamos sin perspectiva, con soberbia y con prepotencia. Lamentablemente esto nos puede jugar una mala pasada.

Seamos mejores ciudadanos y aprendamos a respetarnos, así es mejor.

Como dicen en el caribe… “-No te estresseeeesss….”

Ya os he dicho que yo hace bastante que no me estreso al volante pero hoy he tenido un episodio bastante friki, es que mi cabeza a veces patina y luego pasa lo que pasa, que tengo material para escribir estos posts…. Resulta que he girado a la derecha y me he incorporado a una avenida grande con bastante tráfico, he recorrido unos escasos cincuenta metros y me he parado en un semáforo, el primero de la fila. Inmediatamente he notado como me picaba el lagrimal de mi ojo derecho y me lo he arrascado, debía ser un resto de legaña mañanera, en fracciones de segundo se me ha pasado por la cabeza el siguiente escenario:

Mi coche detenido en el semáforo, un coche por detrás demasiado pagado que no le da tiempo a detenerse, un golpe, mi dedo penetrando en mi ojo y finalmente mi ojo colgando de la cuenca ocular.

¿Absurdo? Si.

¿Probable? También

Conclusión: cuidado con esos actos reflejos o el día menos pensado puedes aparecer en ese programa americano de desgracias imposibles… 1000 Maneras de morir. Yo me he reído hasta la saciedad con la mayoría de esas historias y me he visto protagonizando una de ellas, eso no me ha hecho tanta gracia. Pero seguro que a tí, que estás leyendo esto y agitando la cabeza pensando que estoy fatal, seguro que te la haría.

Mis ojos siguen en su sitio y un día mas he llegado en perfectas condiciones al trabajo y a casa, que dure, que nos dure. Y cuidado con donde metéis esos deditos….

Hasta mañana,

J

Conchita y “El Pescao”

Lilo-para-colorear

Este podría ser el título de un libro infantil que narrara la historia de una niña, Conchita, por supuesto, que tiene por mejor amigo a uno de los peces de su pecera, y como la niña es andaluza lo pronuncia a su manera, ¡Ay, mi “arma”, que lindo es mi “pescao”! O también podría ser el eslogan de una nueva campaña de FROM, ese organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que nos anima, o anima a los jóvenes, al consumo de más pescado y menos carne. Ambas opciones me parecen adorables y oye, a lo mejor les doy una vuelta.

Pero yo no voy por ahí, voy más por la parte de carne o pescado, almejas o mejillones, homo o hetero y parecidos razonables. Si, no os preocupéis que lo voy a aclarar en breve. Hoy me he levantado revoltoso y por eso voy a escribir este post inspirado en algunas cosas que vi ayer por la tarde-noche en la tele, mientras disfrutaba de una pizza en compañía de mi mujer mientras nuestras hijas estaban en la casa de al lado disfrutando de un cumpleaños con merienda-cena. Cómo me gustan las palabras compuestas, me acabo de dar cuenta.

En uno de los programas que vimos se entrevistaba al cantante David Otero, más conocido como “El Pescao”, el tipo ha sacado un nuevo disco y ahora está de promo por todos las teles y radios. Nosotros no le prestamos mucha atención a lo que decía pero sí mucha al aspecto del chaval. Guapete, desaliñado, pelo largo, barbudo, flaco,… bastante flaco diría yo, y muy maquillado, imagino que cosas del canal en cuestión. A mí me parecía que no tenía el aspecto de siempre, parecía más un gato de porcelana, sensible y delicado, un tanto femenino. Y me recordaba tanto a alguien….

En este enlace podéis ver la entrevista:

“El Pescao” en Todo Va Bien

No pasaron ni treinta minutos cuando emitieron otro programa, no recuerdo ya si fue en la misma cadena o en otra distinta, y había una noticia de alcance internacional, la cantante Conchita Wurst, la flamante y más reciente ganadora del Festival de Eurovisión había visitado el Parlamento Europeo y había dado unas charlas sobre igualdad y tolerancia. En ese momento lo vi todo claro. La clarividencia me tocaba el hombro y me dejaba caer algo que yo ya intuía, pero que hasta ese momento no había podido verificar. Conchita Wurst (Conchita Salchicha traducido al español) y “El Pescao” son la misma persona!??!!??!!!???

La veía a ella ahora de la misma forma que le había visto a él, guapa, pelo largo, barbuda, flaca,… bastante flaca diría yo, y muy maquillada, parecía un gato de porcelana, sensible, delicada y muy femenina. Tampoco presté mucha atención a lo que se decía de ella, solo me la imaginaba con camisa de cuadros y pantalones vaqueros, desaliñada y despeinada y trataba de visualizarlos juntos. Me parecían las dos caras de la misma moneda, antes de pasar por estilista, maquillaje y peluquería y después.

Son muchas cosas las que tienen en común estos dos, el cantante y la cantante (bueno, el cantante transexual) y la primera ya la he dicho, el oficio (y el sexo con el que han nacido). Pero como buenos mellizos (que no gemelos) también tiene algunas que los diferencian, os voy a describir las siete más importantes para que sepaís reconocerlos de ahora en adelante:

el pescaoconchita wurst

1. “El Pescao” y Conchita “Salchicha”, carne y pescado o mar y montaña… junto y revuelto.

2. David tiene unos ojos azules preciosos.

3. Las pestañas de Conchita podrían desgarrar, las de David, con la misma cantidad de rimel seguro que también.

4. Conchita luce pelazo, el de David es mucho mas pobre.

5. Conchita se peina, David no.

6. David tira más a perro-flauta, Conchita es una diva incuestionable.

7. David es de botas o playeras desgastadas, Conchita siempre de taconazo.

Así que ya sabéis, las diferencias, aunque sutiles, les definen a la perfección. No os vayáis a liar, y si lo hacéis, decídmelo.

Hasta mañana,

J

Un día señalado

file0001597949768

Como os comenté en mi anterior post, uno de los proyectos que tengo para este nuevo año de blog es probar a hacer una entrada diaria, contando como sacar el lado positivo al día a día, y, en el caso de que no se pueda, llorar amargamente con vosotros por la perra vida que llevamos, lo que aplique en cada caso.

Pero he sido un poco tramposo, hoy es un día especial, nuestro aniversario. Y en estos días no se puede estar triste, solamente basta con recordar lo que sucedió hace unos años, en pensar como fue todo aquello, los errores y los aciertos y el comienzo de la vida en común son suficientes para tener una sonrisa en la cara. O al menos para mí, claro, que soy de risa fácil. Ninguno de los dos somos muy de celebrar estas fechas concretas, para nosotros la relación se construye a diario, tratamos de que cada día sea especial y sacar algo positivo para nosotros, como pareja, cuando las niñas se acuestan y caemos rendidos en los sofás por la noche. A veces ni nos hablamos, solo con mirarnos, entre bostezos y ojeras sabemos que estamos ahí, al alcance de una mano, o de un dedo…. cerquita, cerquita, como debe ser.

Nos hemos dado cuenta, casi desde el principio, de que la pareja es importante. Los hijos lo son más, por supuesto, en gran medida vivimos a través de ellos pero son seres independientes, que hacen y deshacen y nuestro deber es dejarlos hacer y deshacer y corregir y poner límites y…. tantas cosas, que a veces la cabeza no da para más. Pero lo que nunca hay que descuidar es el entorno de los adultos, es vital para que la convivencia sea correcta y nosotros luchamos por ello, por disfrutar del “nosotros”.

Hace años que no celebramos este día, no es necesario, ni siquiera nos solemos regalar nada. Bastante regalo es estar juntos…. tampoco es necesario, pero el año pasado, en un día como hoy, con el blog funcionando, le escribí en ESTE POST un poco lo que sentía, así, a lo loco, en público y sin anestesia. Fue bonito, y sorprendente por único. Pienso que hay que ser más imaginativo si queremos sorprender, no recurrir a lo sencillo, al regalo accesible, estos momentos se quedan en la retina para siempre. Fijaos como sería para ella, que haciendo balance del primer año del blog, ella creía que ese post fue el primero que escribí…. Será egocéntrica….

Este año lo vamos a celebra con música, con una canción que nos gusta a los dos y que compartimos con todos vosotros, A Sky full of stars, de Coldplay. Una canción tan romántica como optimista y marchosa, porque no todo lo que hable de amor tiene que tener sobredosis de glucosa y ritmos lentos y desgarrados.

Todo lo que os he contado hasta ahora, lo del día especial era una excusa para despedirme con mi primer consejo. Procura ser feliz en esos días señalados. Da igual el que sea, un cumpleaños, un aniversario, un día festivo o simplemente un día especial e importante para tí. La cita es lo de menos, que nada te impida disfrutar de ese día, y mucho menos, tú mismo.

Hasta mañana,

J

PD. Si te has enganchado y no quieres perderte ninguno de los post diarios, no lo dudes…. suscríbete al blog

10 momentos que “NO”

IMG_5944

Ante la buena acogida del anterior post, sobre los momentos íntimos personales y positivos, vamos a ponernos un poco cabroncetes a vamos a hablar ahora de esos otros momentos, que también son íntimos y personales pero que son más bien negativos. No negativos en sí mismos, sino eso, anti-momentos.

Porque la luz no podría explicarse sin la presencia de oscuridad, los buenos momentos son infinitamente más placenteros si sabemos distinguirlos de los que no lo son. Todos tenemos momentos que nos gustan y sobre todo, momentos que no no gustan y a esos, a los malos momentos o momentazos vamos a dedicarle este post. .

Al igual que en los momentos positivos, en los negativos hay lugares comunes, cosas que aparentemente nos disgustan a todos, como que nuestros amigos sean más guapos o que liguen más, que se destiñan las cosas en la lavadora o que solo los tontos tengan suerte. Pero vamos a rascar más, un poco más, para sacar a flote todos esos momentos que nos hacen estremecer, ya no de gusto, sino de todo lo contrario. Si lo preferís, bienvenidos a esos momentos de mierda.

EL FÚTBOL

Esto es algo muy mío, entiendo que este deporte estará colmado de momentazos felices en innumerables personas pero yo no lo aguanto. No aguanto nada relacionado con este deporte, los fichajes, los campeonatos, las ligas, la presencia onmipresente del fútbol en nuestra vida, en nuestros informativos y en la sección de deportes de los medios. Pero lo que no tolero, ni por prescripción del médico de cabecera, son las cifras que se barajan en torno a este deporte. Miles de millones de euros por fichar a un jugador, miles de millones de euros en contratos de publicidad, miles de millones de euros que despilfarran los clubs de fútbol y como no, las ventajas fiscales que tienen los “grandes”. No se a vosotros, pero esto me parece obsceno. Tan obsceno, como ridículo que miles de millones de aborregados hagan fila para comprarse la última camiseta del último fichaje, a unos 100 euros de media.

Y luego, por contrapartida, hay deportistas de otras disciplinas que solo juegan con lo puesto, que invierten su dinero y el de los suyos porque no hay quien los patrocine. Deportistas que consiguen títulos para su país y que tienen menos de cinco segundos de repercusión en los medios. Ains!, que injusto es todo.

EL CÓDIGO DA VINCI

Algo me pasa en la cabeza, soy consciente de ello, pero es que hay algunas cosas que me dan urticaria. El código da Vinci es una de ellas. Podría deciros que leí el libro y que me pareció una bazofia, pero no os voy a mentir, no lo he leído…. Y aún así, le tengo una manía… En algún momento de mi existencia me he creído un tío culto y que estaba al márgen de lo comercial y tomé una serie de decisiones que no se bien donde me han llevado. Desde luego a disfrutar de la lectura de los libros de Dan Brown, no. No he leído ninguno, ni creo que lo haga en un futuro próximo. Creo que tengo una enfermedad que me aleja inevitablemente de los Best Sellers, seguramente me estoy perdiendo muchas cosas, yo reconozco que me gusta leer y divertirme haciéndolo, así que no sé que problema le he encontrado a estos libros, serían las mechas rubias que llevé en la universidad….

Creo que lo que me saturó fue ver referencias a este libro por doquier, y mi mente enferma y mi cabeza teñida debieron pensar que si eso es lo que leía la mayoría, yo debía pasar…. Y así ha sido, hondamente guardada esta consigna en mi adn que me ha alejado de este autor y de Noah Gordon y su libros. Mis autores más odiados por…. ¿vender muchas copias?

EL CHÁNDAL

Prenda comodísima cuando quieres practicar deporte, no hay pega en eso. Pero de ahí a utilizarlo como fondo de armario hay un trecho. ¿Por qué se utiliza para ir a comprar, para ir al cine o para ir a tomar una caña? Es algo que no entenderé jamás, de igual forma que no sales a hacer recados en albornoz, por favor, el chándal, para lo que es.

Y qué decir de esas parejas en las que ella va arreglada y él va en chándal. Un despropósito, pero bueno allá cada cual. Por si se os pasa por la cabeza la pregunta, si, tengo chándal, y varios. Pero los utilizo para hacer deporte, para sudarlos, no entiendo otro sentido a estas prendas.

¿Qué estás cómodo? Yo estoy comodísimo en pelotas, pero no salgo así a la calle…. menos mal.

ESO NO ES CHARLAR

Pocas cosas hay en el mundo que me den más vergüenza ajena que escuchar a alguien hablando de algo de lo que no tiene ni idea. Es super vergonzante, pero sobre todo para mí. Les debería dar cosilla a aquellos que se ponen a hablar y a discutir sobre temas solo por el hecho de hablar. Coño, ¿no es más sencillo callarse si no sabes de que va el rollo? No es necesario que se sepa de todo, creedme, no lo es.

La gente es consciente que no todo el mundo sabe de todo. Es imposible que sepas de física, de horticultura y de cine clásico en la misma medida. Así que, por favor, hablad de lo que sepáis, defended vuestras ideas si realmente son vuestras, pero no hagáis el ridículo, que aunque no lo creáis, la gente se da cuenta…

Y otra cosa…. si tenéis anécdotas interesantes, podéis contarlas. Pero no está bien que os adueñéis de las anécdotas de los demás. Un día se os va a ir la pinza y vais a contar como propias cosas que le han pasado en primera persona al tío con el que estáis hablando…

POLÍTICA Y POLÍTICOS

Nunca he sido muy aficionado a la política, tengo mis ideas y ya. Pero imagino que me pasa como a muchas personas en estos día, estoy completamente descreído. Ya me pasó con la religión en su día….

No me creo  lo que me cuentan, ninguno. Hablan los políticos de una forma especial, como si en lugar de en una entrevista estuvieran en un mitin. No es lo que dicen, que no les creo, sino como lo dicen, que dan la sensación de tratar la público, al pueblo, como verdaderos idiotas. También creo que nos tratan como nosotros dejamos que nos traten, está claro. Permitimos que nuestros políticos mientan, roben, trapicheen y les justificamos con aquello de “todos lo hacen” o “los vuestros más”.

Tenemos los que nos merecemos, pero yo me pongo malo cuando algún político asoma la cara por televisión.

Y hasta aquí toda la inquina que he podido sacar, ya sabéis, si leísteis el anterior post que de los diez momentos que indico en el título, yo solo doy los cinco primeros, que para definirme van bastante bien, el resto os los dejo a vosotros. Podéis estar de acuerdo con estos o en desacuerdo, que será lo más lógico, pero no seáis tímidos y dejad que se oiga vuestra voz.

¿Cuales son vuestros momentos que NO?

Hasta pronto,

J

10 momentos que “SI”

IMG_5471_

Dicen por ahí que la vida está llena de buenos momentos, pequeños, y que saber apreciarlos en su medida nos hace más felices. Mira que nos empeñamos en quitar valor a ciertas cosas, porque ¿no sería mucho mejor tener momentazos a diario? Así si que seríamos más felices. El caso es que esos momentos, por otro lado, tan sobrevalorados si que los podemos cuantificar y disfrutar, ya que son tan pequeños, que suceden aunque no nos demos cuenta.

Todos hemos oído hablar de momentos especiales como el olor del café recién hecho, el de la hierba recién cortada, o el de la tierra mojada. Y no solo de momentos olorosos, sino también sonoros, como la risa de un niño o táctiles, como el primer contacto con la persona que te gusta…. Preciosos momentos que no dejan de serlo aunque estén muy manidos ya. El que no haya hablado de alguno de esos “momentos” es que no ha tenido vida social alguna.

Eso sí, no creo yo que vayas a ser más feliz porque huela a tierra mojada….. a lo mejor te evoca, los olores son muy evocadores, épocas en las que crees que lo has sido, feliz digo… y que te pueda levantar el ánimo, pero no mucho más. Pero oye, que a cada uno nos hace feliz una cosa, a lo mejor yo estoy equivocado y esto es lo guay!

A mi todos esos tópicos momentos me parecen muy bien, me gustan, me agradan, me molan, pero seguro que sería mucho más feliz si me tocara la lotería, si pudiera solucionar la vida de mis hijas o si encontraran una cura definitiva para el cáncer, menudos momentazos. Está claro que la diferencia entre los unos, momentos y los otros, momentazos, no está en el tamaño, sino en la cantidad. Me explico:

La risa de un niño, si la escuchas una vez, es una sensación grandiosa. Si la escuchas a diario, es bonita, pero ya. Lo mismo pasa con los olores a café, a hierba y a tierra mojada, la primera vez son encantadores, luego, son buenos olores, pero ya viejos en nuestra memoria. Una boda, es un momentazo, sobre todo si la disfrutas. Pero si ya te has casado cinco veces….. pasa a ser un momento, aunque el contrayente sea distinto (solo faltaba, tropezar cinco veces con la misma piedra…), los invitados y el lugar de la celebración también sean nuevos, se ha perdido el efecto sorpresa, yo no es tan emocionante, se convierte en habitual. Bueno, habitual casarse cinco veces no es, pero bueno, entendéis el ejemplo.

Y todo esto para deciros que voy a hacer una lista de momentos, pero no de esos lugares comunes que ya hemos comentado, sino de unos muy personales, para que me vayáis conociendo un poquito mas si cabe, ya veremos si también queriendo o ya un poco odiando… Todos los momentos han sido pensados y requetepensados, no están aquí al azar, son mis momentos que SI, los que me gustan, de los que disfruto y los que hacen que mi día a día sea especial. Lo de la felicidad, vamos a dejarlo a un lado.

Debo decir que mis momentos no van en orden, no tienen unos más importancia que otros, es más, pueden incluso mezclarse en el espacio y en el tiempo, simplemente están como han salido:

LAS 7:23

Este momento me encanta, hace referencia a la hora de la mañana en que me voy a trabajar, no penséis mal que no voy a ir por ahí…. Cuando bajo al garaje a por el coche, después de hacer las comprobaciones que ya sabéis, arranco y lo primero que miro es el reloj. Cuando coincide que la hora que marca son las 7:23 se que empezaré el día de buen rollo. El enfermizo optimista que llevo dentro espera que pasen cosas buenas, que todo vaya de cara.

No está demostrado que haya habido alguna vez una correlación entre los hechos de un día y la hora del reloj, pero este frikismo es lo que tiene, yo disfruto sabiendo, que de nuevo, he arrancado en mi hora fetiche, y eso solo puede ser bueno.

BAJO EL AGUA

Hay una sensación que me apasiona, cuando estoy un poco saturado de mi alrededor, ya he escuchado todo lo que creía que tenía que oir o simplemente necesito tomarme un momento para mí, suelo meterme en la piscina, respirar hondo y sumergirme completamente bajo el agua. Un vez allí, me aíslo del mundo, el oído se atrofia, la vista, con mi miopía, ni te cuento y así, sin ver ni oir correctamente, solo vislumbrando manchas de color azul, escuchando tenues sonidos y adivinando pesados movimientos entro en un momento totalmente íntimo y edificante.

Lo malo es que el tiempo que puedo aguantar la respiración hace que el momento sea más o menos fugaz. Y luego hay que tener en cuenta que debe ser verano, que si no, no hay piscinas abiertas. Para este momento el mar no me sirve, demasiado grande, y demasiado movimiento….

VALIÓ LA PENA

Debo reconocer que Marc Anthony me gusta, solo cómo artista, demasiado flaco para mí. Y esta canción me trae muchos y buenos recuerdos. No es para nada ni mi tipo de música favorito, ni mi artista preferido, ni la canción de mi vida. Pero en ella se juntan muchas cosas. Hay mucho de Cuba en ella, de aquel autobús que nos llevaba a Varadero y de aquel huracán que asolaría La Habana un día más tarde….  Muy intenso este tema, pero siempre optimista, claro, ya lo dice el título.

LA SIESTA

Soy super fan de la siesta, de esas de cama y un par de horas por delante. No lo puedo evitar, me acuesto tarde, me levanto pronto y al mediodía no se me ocurre nada mejor que hacer que dormir un poco. Podría valorar leer un rato pero no sería capaz, ese no es buen momento para los libros y para mí. O ver la televisión, pero se consume mucha electricidad, y está tan cara…. que lo mejor que puedo hacer es practicar ese deporte tan español, el siesting.

Disfruto de todo tipo de modalidades, en solitario, y acompañado. Y acompañado por mi mujer o por alguna de mis hijas. Cada modalidad tiene su parte positiva, estoy pensando en partes negativas, pero no las encuentro… Así que, viva ese momento de habitaciones frescas, casi a oscuras, cuando la luz lucha por invadir la estancia a través de las rendijas de la persiana.

LA PRIMERA VEZ

La primera vez que voy a la playa cada año, el primer encuentro con el mar, me desborda. El mar y la playa me dan energía, me recargan las pilas para poder soportar un año de trabajo y cuando llego a la costa lo primero que hago es mirar el mar fíjamente, respirar hondo y notar como el aroma a salitre me impregna y como el rumor de sus olas inunda mis oídos. Me siento muy pequeño y a la vez muy afortunado por volver, esa sensación de novedad, de descubrimiento, de amenaza y de inmensidad me gusta sobremanera, me acostumbraría a vivir siempre a su lado, aunque perdiera esa sensación de regresar.

Y esto es prácticamente todo… si, se que el título de esta entrada habla de 10 momentos y que solo he hablado de cinco, pero bueno, ya sabéis que a mi me gusta que el blog sea un sitio de diálogo, así que….. ¿Por qué no me ayudáis a configurar una enorme lista de momentos personales? No seáis tímidos, seguro que tenéis el vuestro y yo estoy deseando conocerlo y de esa forma, conoceros un poco mejor, ¿quien empieza?

Hasta pronto,

J

Mallorquing

mallorca

La primera y única vez que fui a Mallorca, fue a la zona de Magaluf. Y fue una mala idea, un mal sitio, una mala playa, un mal planteamiento. No se como dejamos que nos vendieran esa moto pero lo hicieron, y la compramos. Inocencia juvenil, me temo, y falta de experiencia a la hora de viajar. En la era pre-internet era infinitamente más sencillo colártela, ahora contrastamos, miramos opiniones, sugerencias, anotaciones, incluso fotos y testimonios. Es menos inocente, pero más práctico. Las experiencia es diametralmente distinta, sin duda.

Y digo que fue una mala idea porque el resto de la isla de Mallorca es MARAVILLOSO. Un espacio natural precioso, donde puedes encontrar todo lo que quieras, playas de ensueño, calas recónditas, acantilados escarpados, montañas llenas de vegetación, pueblos de interior con carácter y personalidad, una capital con una catedral gótica alucinante, turismo gastronómico, zonas agrestes y mucha marcha. Pero todo lo que pasa en Magaluf, se extiende irremediablemente a la reputación de toda la isla y eso no es bueno.

De todos es sabido que las Islas Baleares españolas, y en especial Mallorca, son lugares de retozamiento de extranjeros, ingleses y alemanes que llegan  en hordas dispuestos a pasar el verano de su vida por cuatro euros, literales. Un turismo barato y sin expectativas, de adolescentes, borrachos, vándalos y descerebrados. Muchas fiesta, mucho sexo, mucho alcohol y mucho sol. El paraíso, vamos.

magaluf1

Esto es lo que hay, y parece ser que a las autoridades de la zona no les importa que así sea, aparentemente no se está haciendo nada por cambiar la imagen, o por lo menos no se está haciendo nada efectivo. Lo que si se hace, teñido de una falsa alarma, es ensalzar estos comportamientos dándoles nombres rimbombantes que no hacen más que resaltar el “ridículo español”.

Nosotros los españoles, o más bien, nuestros medios de comunicación, esos que a la heredera al trono británico, Kate Middleton la rebautizaron como Catalina de Cambridge, como si por el hecho de contraer matrimonio, se hubiera nacionalizado española, han comenzado a utilizar una serie de nombres propios intentando globalizar un significado absurdo, seguramente con ánimo de hacer ver lo cosmopolita de somos.

De ahí que hablemos sin tapujos de cosas tan elevadas como:

BALCONING

Para los no ilustrados, os diré que este término hace referencia a aquella práctica realizada por esos descerebrados guiris borrachos que les da por saltar desde las terrazas de sus habitaciones de hotel a la piscina. Unas veces con más éxito y otras con menos. Alguno ha sido repatriado en caja de pino, así si más. Se quiere hacer creer que esta palabra tan cool proviene del ingles “balcony”, balcón o terraza en la lengua de David Beckham, pero no, señores. Viene de nuestro propio y auténtico, balcón.

A los empresarios hoteleros de la zona balear parece que esta práctica no les gusta, aunque lo que creo que no les gusta es que se mate nadie en sus instalaciones, pero tampoco se actúa mucho en consecuencia. Caras compungidas nos avanzan que se multará a los padres de los infractores, allí en su lugar de origen….. me río, lo juro, me estoy descojonando por dentro con la medida.

Una opción les doy, el que lo haga y salga vivo, a su casa, y sus colegas de cuarto lo mismo. Una cruz y que no vuelva. “Persona non grata”. Pero estas medidas no se van a aplicar, nos gusta el dinerito inglés y tragamos con estas… “actitudes”.

Este año se ha puesto muy de moda otro término, atroz.

MAMADING

Este no viene del inglés “mamadation” (mamadeision), que como os podíais imaginar, no existe. Viene de algo tan castizo y tan prosaico como “mamada”.

Y es justo eso, una competición de nuevo cuño, felaciones por copas. Un concurso destinado a lo más borracho, más drogado, más descerebrado y más absurdo de los guiris de Magaluf. Un concurso en el que las concursantes hacen felaciones a los clientes del bar de turno, cuantas más mejor, y la ganadora tendrá barra libre todo el tiempo que duren sus vacaciones. Imagino que con lo malo que debe de ser el alcohol que sirven por allí, por lo menos les servirá de desinfectante…. ¿Os parece un horror? Lo es.

Pero el tío que lo ha inventado es un crack, no me jodas. Me imagino la conversación con los amigotes:

-Ya sé como hacer que nos la chupen todas la noches, cambiaremos mamadas por copas gratis.

Y los colegas:

-Siiii, siiii!!!!!

-Heeeee, heeee (con hilillo de baba incluido)

Menos uno, que de todo hay en las pandillas, hasta en las más brutas:

-Pero,…. eso no va a funcionar, no?

Pero ha funcionado, y cómo!

Creo que el observatorio de la mujer está que trina y las autoridades locales….. pues eso, que ahora están escandalizados pero cuando las guiris practicaban sexo en la calle, se meaban encima de lo borrachas que iban y enseñaban las tetas solo pensaban…. chiquilladas. Algunos lo tachan de sexismo, y lo es. Algunos de degeneración, y lo es. A mi me parece atroz, pero oye, sigo pensando que el que lo ha inventado es un visionario.

Cada año un término nuevo se une al mallorquín oficial y se envía como una sonda marciana a todos los países. La imagen que se da de la isla es fantástica para esos jóvenes, turistas potenciales que buscan lo que buscan, y lo encuentran. Para el resto, los que pretendemos tener un poco de sentido común y de sensatez, nos parece penoso. Y lo peor, es que me temo que es consentido. Cada uno vende su producto como quiere, es puro márketing.

Yo desde aquí propongo nuevos términos para este nuevo idioma en ciernes:

ENSAIMADING

Muy útil para los turistas que quieren llevarse a casa un recuerdo gastronómico de Mallorca, una ensaimada en condiciones.

SOBRASADING

Parecido al anterior, pero con auténtica y riquísima sobrasada artesana.

PERLING

Esto se practica de forma extraordinaria en el Manacor de Rafa Nadal, las perlas de Majórica son lo más de la zona y propongo esta acepción para todos aquellos que quieran ir a las fábricas de perlas cultivadas e incluso comprarlas. Me voy de perling, mañana de caling.

CALING

Ir de calas, coger el coche de alquiler y tirar para la costa recalando en las maravillosas, y algunas semi vírgenes, calas de la isla.

CUEVING

Ir de visita a las afamadas cuevas de Mallorca, preciosas y únicas, con un grandísimo atractivo turístico.

Lo dejo en vuestras manos, que seguro que se os ocurren muchos términos más, algunos incluso sórdidos, que nos conocemos. ¿Habéis visto que sencillo es crear un idioma universal basado en lo local? Pues venga, a exportar sabiduría, que de eso no nos sobra.

Hasta pronto,

J

Todo el mundo deja atrás a alguien

photo

“Todo el mundo, en algún momento, deja atrás a alguien. Hágalo o será a usted a quien dejen atrás”.

Esta frase tan estupenda la escuché ayer en una de las series que estoy siguiendo últimamente. Yo soy mucho de series, me gusta seguir la trama y encariñarme con los personajes, ver como evolucionan y como se transforman, como se interrelacionan y como sus personalidades se potencian con las decisiones que toman y con las circunstancias que los guionistas les hacen atravesar. Me parece mejor tragarme un capitulo diario de una de mis series que ver una película de dos horas, con su principio, su nudo y su desenlace. Reconozco que me he vuelto vago. De vez en cuando veo películas, claro, pero no es lo mismo.

Las series de hoy en día son muy completas y algunas tienen una producción envidiable, unos actores y actrices de primer nivel y una repercusión global. Todo un chollo para la industria televisiva, que está viviendo unos días dorados. Hace años nadie en su sano juicio quería hacer televisión, las estrellas estaban a otra cosa, el teatro (por convicción) y el cine (por presencia e ingresos). Pero las cosas cambiaron poco a poco y las tortilla se ha dado la vuelta, ahora los ingresos y la presencia están en la tele, y los premios y el prestigio.

Dejando a un lado que soy un total forofo y defensor del cine por entregas, quiero centrarme en la frase con la que he abierto este post. Me parece genial y por ello me he propuesto reflexionar hoy en torno a ella. Creo que la verdadera madurez del ser humano, la madurez en el buen sentido, no en el peyorativo de vejez y carnes blandas, se alcanza cuando eres capaz de aceptar que las cosas suceden a pesar nuestro, que no somos el centro sobre el que gira la vida y que la gente pasa a nuestro lado, unos se quedan y otros pasan de largo. Y que no pasa nada.

Es un error mitificar la relaciones, creer que todo va a durar para siempre. Ni la AMISTAD, ni el AMOR, ni la PAREJA están hechos para perdurar, eso solo ocurre en la películas, que después de un metraje limitado, los protagonistas viven felices por siempre jamás, los amigos son eternos y el amor triunfa por doquier. Bien pensado, esos finales son los que todos deseamos, un fundido en negro en plenitud y un precioso y emocionante “THE END” con música.

the end

No quiero que me malinterpretéis, seguramente hay amigos, parejas y estados de enajenación amorosa que duran y perduran hasta el infinito y más allá. Y eso está muy bien. Pero a lo que voy, es que no tenemos que temer la fecha de caducidad. No hay razón para obsesionarse con el final, hay que disfrutar con el momento, como si fuera el último, regarlo a diario para que florezca renovado cada mañana, cultivar las relaciones para que crezcan sanas y fuertes y curarlas con todo nuestro ser y nuestro corazón. Pero, cuando alguna de estas relaciones se marchita, se agosta, se mueren, hay que saber pasar página. Duele, en unos casos más que en otros. Escuece, a veces sí, a veces no. Atormenta, seguro. Pero tenemos la capacidad de resurgir, de agarrarnos a lo que todavía está en pie, levantar la cabeza, apretar los dientes y seguir.

Necesitaremos nuestro luto, desde luego, es, incluso sano, pero no podemos permitirnos el lujo de dejarnos cubrir por el negro…(esto ha quedado guarro, lo se). Y una vez finalizado, una vez superada la traumática experiencia, debemos dejar a un lado el rencor, que lo único que hace es ensombrecer, no ayuda. Y si queremos buscar culpables, debemos ser valientes y pensar en nuestra parte, en lo que hemos hecho bien, o mal, o lo que no hemos hecho.

Volviendo al principio para ir terminado, si echamos la vista atrás, todos somos conscientes de las personas que hemos dejado por el camino. De esos amigos, de esas parejas que un día desaparecieron de nuestras vidas, que se desdibujaron entre la penumbra de un atardecer ya lejano. Personas, al fin y al cabo que cumplieron su cometido en nuestras vidas y que ahora están cumpliéndolo en otras. Si os paráis a pensar, esto que acabo de decir es precioso.

Y recíproco, porque, tal vez, nosotros mismos somos los rostros que se desdibujan en los ecos de la memoria de alguien, a lo mejor somos a los que han dejado atrás, los que hemos cumplido con nuestra tarea y los que estamos a lo que estamos en la vida de otros. La vida es así, un ir y venir. Un mezclarse y diluirse. Un principio y un final. Y esto es parte de lo maravilloso de la vida, no te niegues el derecho a vivirla, a olvidar, a superarte.

Si aún no ha quedado claro, aquí os dejo este vídeo de The Doors, con una de mis canciones favoritas, y que viene como anillo al dedo a todo lo que he dicho.

Y, por supuesto, después de todo lo que has leído y escuchado, no te niegues el derecho a comentar este post, a difundir tu opinión, a dejarte oir….

Hasta pronto,

J

Padres modernos

file000953124188

Esta misma mañana, después de dos semanas bastante desquiciantes, hemos estado en familia y con unos amigos en la Feria del Libro de Madrid, dando una vuelta, cumpliendo con la tradición de comprar un libro para cada uno y atesorando un montón de marca páginas y demás merchandising que las editoriales y las librerías regalan como promoción.

La experiencia ha sido edificante, como siempre. Me encanta este evento, me gusta el ambiente, me gusta ver a famosos, famosillos y famosetes pasear por El Retiro o firmar en sus stands. Hemos podido ver a muchos escritores de renombre dedicando sus últimas obras a su entregado público. Todo alegría y buen humor, y calor y colas y gente, mucha gente. Gente paseando, gente hablando, gente comprando, gente patinando, gente con perros, gente con carritos de bebe, …. gente a mogollón.

Y en una de estas, mi amigo y yo, reconocidos frikis de los comics, nos hemos acercado a una caseta y he podido echarle un vistazo a un libro que me ha llamado la atención y me ha hecho reflexionar. El libro en cuestión se titula: “¡Yo soy tu padre! Cómo llevar a tus hijos al lado oscuro” de Jorge Vesterra. Os voy a dejar la sinopsis de la editorial por si alguien está interesado:

"Yo soy tu padre", de Jorge Vesterra
“Yo soy tu padre”, de Jorge Vesterra

“Ser padre y friki no es tarea sencilla. Las sesiones nocturnas de videojuegos han sido sustituidas por “la hora del cuento”, no hay manera de estar al día con las series porque en casa sólo se ve Pocoyó y tu sancta sanctorum se ha convertido en la “guarida de la bestia”. 

Si éste es tu caso, sólo hay una solución para no convertirse en un ser gris amante de los realities y los chiquiparks: llevar a tus pequeños al lado oscuro. 

Este manual te ofrece todas las herramientas y técnicas, incluso las más arteras, para seguir siendo un nerd y arrastrar a los tuyos en tus obsesiones, desde los mandamientos del padre friki y varios tests de frikismo para tus hijos, hasta consejos para mantener tu territorio frente al enemigo y actividades para la familia friki. Una completa guía para ser un padre fanático sin dejar de ser guay. 

Tú puedes hacer que la saga continúe… “

Reconozco que no lo he comprado, yo ya había adquirido mi ejemplar del año, así que…. y por otro lado, no me identifico tanto con el contenido, pero, como ya he dicho antes, me ha hecho pensar. En los padres de ahora, y en los de antes, y en como está cambiando todo…. y he recordado que estas dos semanas, en las que no he podido ni parar ni para pensar, he estado volcado casi a tiempo completo en mis hijas. -Eso es lo que debe hacer un padre, dirán algunos. -Si, no lo discuto, no me quejo, solo expongo el hecho.

Estas semanas de paternidad responsable he hecho un montón de cosas, he velado por mis hijas, las he llevado y las he traído, he madrugado más de la cuenta, casi no me he sentado para comer, he prescindido de mis mini-siestas en el sofá, he tenido que coser los disfraces para la función de fin de curso, he tenido reuniones para hablar del futuro deportivo de mis niñas y he tenido que estudiar como se hace un moño adecuado para la práctica de la natación sincronizada, y hacerlo a eso de las siete treinta de la mañana a dos pequeñas sirenas de pelo enredado y sumamente quejosas y adormecidas. Os preguntareis: -¿Has dicho que eras su padre o su madre????

Ahí es donde quiero llegar. Para bien o para mal, la vida evoluciona, los roles cambian y los seres humanos, sexos aparte, nos tenemos que adaptar a las circunstancias, con mejor o peor actitud y resultado, pero eso es lo que hacemos, sobrevivir. Las tareas domésticas ya no están tan definidas, las responsabilidades paterno-filiares tampoco. Los padres de ahora, no somos como los padres de antes, la implicación en el devenir diario no puede ser la misma, porque la vida no es la misma. Ahora las madres trabajan y muchas apuestan por su vida profesional. En mi caso, no voy a hablar de otros, mi mujer es la empresaria y la que trabaja muchas horas y yo el que ha podido conciliar.

En mi caso hay mucho más, esos a los que yo llamo cariñosamente Tiendebragas, como ya dejé por escrito en el primer post de este mismo blog, que asumen tareas e implicaciones históricamente femeninas. Es muy posible que las mujeres se estén “masculinizando” y que los hombres nos estemos “feminizando”, todo es problable. ¡Lo qué nos queda por ver!

Recuerdo cuando yo era pequeño y mi padre era prácticamente un extraño para mí, un señor que trabajaba miles de horas en unos grandes almacenes y al que solo veía por la noche cuando venía harto de clientes y de transporte público. Ese hombre al que yo le decía todas las noches: -“Papá, siéntate en la cama conmigo a hablar”. Yo no quería hablar de nada en contrato, quería disfrutar de mi padre, quería que me transmitiera sabiduría, que me hablara de cosas de mayores. Y aquel hombre, se sentaba pacientemente en mi cama y charlaba conmigo hasta que yo caía rendido.

Hoy, yo soy el padre y soy una presencia constante en la vida de mis hijas, lo cual agradezco enormemente. Se que ellas lo valoran ahora y lo valorarán en el futuro, creo que la cantidad de presencia es equiparable a la cantidad de la misma, soy padre pero también soy amigo, y cómplice. Quién sabe, si dentro de un tiempo seré también amiga y confidente. El tiempo lo dirá.

A los que hayan leído este post y crean que me estoy quejando de algo, que se les quite de la cabeza, estoy encantado con esta etapa que me ha tocado vivir. Ya se lo he dicho a mi mujer, quiero que gane mucho dinero y que me retire, quiero ser un padre moderno, de los que van al gimnasio, comparten aficiones con sus hijos, toman café con los demás papás y mamás del cole, van a la compra, cocinan para la familia y ayudan a hacer los deberes… y el moño, si hace falta.

Hasta pronto,

J