Qué pereza…

trebol

Qué pereza me da toda esa gente que llena el whatsapp y las redes sociales con estampitas religiosas, con frasecitas bienintencionadas, con animalitos monísimos, con corazones, globos, tartitas, flores… y que piden una oración para la cura del cáncer, para honrar a tus padres, para hacer ver que tus prim@s/sobrin@s/herman@s/padres son lo mejor que te ha podido dar la naturaleza.

Los que mandan cadenas de mensajes de “haz esto… y no veas lo que te va a cambiar la vida”. No puedo con ello. ¿Alguien se cree algo de esto? ¿O es que hay tanta superstición e inseguridad que nos vemos obligados a compartir por doquier “por si acaso…”?

Yo, os lo digo desde ya, no creo en nada de esto. Y me da una especie de vergüenza ajena por toda esa gente que cae en la vorágine compartiva y da el coñazo de semejante manera.

Tampoco soy supersticioso, o ya no lo soy. Cada vez creo que soy mas “hippie” y paso mas de todo. Serán cosas de la edad.

El otro día, anécdota del abuelo cebolleta, paseando por una calle de Orense vino una gitana a darme una ramita de romero…

gitanas1

-Toma corazón, cógela que tienes la suerte de cara.

-No guapa, muchas gracias.

-No me la desprecies, hermoso, que te va a dar mucha suerte…

-Que no, que no. Muchas gracias.

Logré escabullirme metiéndome en una tienda en rebajas y al salir, otra vez la señora….

-Pero toma, guapetón, cógela. La suerte es tuya.

Y la cogí. Fue un acto reflejo pero a mi mujer le dio una especie de síncope verme agarrado a la planta y me dijo… -ahora le tienes que dar algo!

Y la gitana… -Solo la voluntad. (Si hombre, si quiere le pongo un piso).

Y yo. Ah, no, no, quédesela, quédesela, que no llevo nada suelto.

-No me la devuelvas, que la suerte es tuya (la gitana)

-Pero mira lo que has hecho, ahora no se la puedes dar (mi mujer)

Y yo ahí, medio flipado, agarré el romero y se lo devolví (más bien se lo metí a la gitana en la mano) y le volví a dar las gracias.

Mi mujer estaba alucinada, con los ojos como platos y reprochándome con la mirada lo que acababa de hacer.. -Tu no sabes lo que has hecho, ahora te va a maldecir, o te va a echar “mal de ojo” o…. Y yo, sintiéndome completamente a salvo porque estaba envalentonado y porque llevaba puestas las gafas de sol le dije.

-Bah, chorradas. Yo no creo en eso.

Ayer me empezó a doler un pie, sin previo aviso. ¿Puede ser la maldición de la gitana y el romero rechazado? Pues no creo, ¿Casualidad? quizá. No lo había pensado ni vinculado hasta que no me he puesto a escribirlo. Pensándolo fríamente no puedo concebir que coger una rama de romero o no cogerla, compartir una oración o no compartirla, enviar una foto o no enviarla vaya a cambiar radicalmente nuestro destino, o a alterarlo de alguna forma.

O quizá si, dicen que la fe mueve montañas y estas cosas son un poco “actos de fe”. Si crees que te pueden maldecir, es posible que te maldigan, si crees que puedes ayudar con una oración, seguramente ayudes. Es posible que yo sea un descreído y que esto me pase de largo sin calarme porque he perdido la capacidad para que esto me influya. Tal vez en mi proceso de maduración he desechado estas pequeñas supersticiones porque forman parte de un proceso mayor.

Al fin y al cabo lo que debo preguntarme es lo que preguntó Judas cuando supo que alguno de ellos les traicionaría… ¿seré yo Señor, seré yo? Y seguramente yo reciba la misma respuesta que Judas, ¿Sirí yi Siñir, sirí yiiiii? 😀

Seguimos con supersticiones, atentos a la letra de “Malamente” de Rosalía. Una de mis canciones de cabecera últimamente que me muero por compartir con vosotros.

Tu turno, cuéntame en los comentarios si crees, si participas de estas cadenas, si eres tú y solo tú el que está detrás de las frases de Mr. Wonderful.

mr-wonderful-01
Qué pereza!

Hasta pronto,

J

15 respuestas a “Qué pereza…

  1. Ains esas cadenas en los wsp, como te entiendo!! Será que recibimos los mismos en alguna ocasión, ya sabes… 🙄. Me cansan, me aburren, pero no decimos nada por no ofender, Y no, no creo en cadenas, ni en religiones, ni nada que se le parezca.
    Bueno, cada uno con su creencia!! Un bsin guapetón!! 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Yoli!
      Mucha de la culpa de este post la tiene el bombardeo que tu ya sabes.
      Y como bien dices, no entramos a criticar por no ofender pero a veces dan ganas de mandar todo a la mierda, jajajaja.
      Yo ya casi no creo en nada, excepto en lo que yo puede hacer con mis propias manos.
      Por cierto, el otro dia de avisó Facebook que hace ya CUATRO años del reencuentro, que fuerte, que fuerte que fuerte!!!
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  2. Odio el WhatsApp directamente jajaj así que imagínate cuando alguien me envía un mensaje de esos. Cuando veo las oraciones, osos amorosos y demás en Facebook, siempre me digo a misma “serán ilusos”
    Sobre lo de la gitana, me pasó algo parecido en Córdoba. Qué tía más pesada. Al final cogí el romero porque me dijo claramente que me iba a echar el mal de ojo. Que yo no creo, pero me acojoné … ¿y si es verdad que las gitanas tienen poderes sobrenaturales?.
    Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Erika,
      Si te soy sincero yo a mi gitana gallega la vi un poco blandita, por eso me atreví a devolverle el romero, jajajajajaja.
      Pero es posible que si, que ellas con su mala leche y su mirada malencarada tengan el poder de dar por saco. A ver si fichan a alguna en Los Vengadores…. ah, si ya hay una, La Bruja Escarlata. Que gran personaje en los comics y que mierder en las pelis, snif, snif.
      Un abrazo!!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Muy bueno tu relato del episodio de la gitana, me hizo reír, seguro que te dolerá el pie por la maldición, jajaja, ya que todo está en nuestra cabeza y como bien decís todo es cuestión de sugestión de la persona que cree que lo que le dicen es cierto.
    En cuanto a las mentadas “cadenitas” a mi me hartan, hasta las que me mandan con los mismos videos “inspiradores” o diciendo que “soy una buena amiga y puedo enviar el mismo mensaje a otros para ver cuantos y sigue…”.
    Comparto tu opinión y yo también me voy volviendo cada vez más hippie…¡espera!!! yo soy de la época de los hippies…, parece que en espirítu, nunca deje de serlo, jejeje

    Le gusta a 1 persona

    1. Ay Mirta, mira que yo siempre he pensado que el espíritu de Woodstock corría por tus venas, jajajajaja. 😀
      La verdad es que a veces pienso si las personas que comparten toda esa mierdecilla lo ven util, en plan… “esto seguro que va a ayudar a mucha gente” porque si no no lo concibo.
      No conozco a nadie que le gusten las cadenas… claro que tampoco nadie reconoce que vea Gran Hermano y fíjate, jajajaja.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  4. No sigo ninguna cadena…. Cuando leo en Facebook alguna comento ¿Pero en serio os creéis esas chorradas? Cuando recibo un Wasap, cómo el que me manó mi cuñada para rezar por los niños que quedaron atrapados en la cueva. Le contesté: Lo siento, pero no sigo cadenas. Soy así de clara y directa. Jajajajaja, lo de la gitana me pasó en Sevilla. La mujer no paraba de perseguirme. Y de decirme chorradas.
    Un beso!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Mamen,
      Yo creo que nuestra vida no es plena hasta que no nos haya perseguido una gitana del romero por cualquier capital, jajajaja.
      Hacen su trabajo a la perfección, son pesadísimas y juegan a ese juego peligroso del “si no me haces caso te maldigo y te vas a cagar”- Unas auténticas profesionales.
      Yo la verdad que no digo nada con las cadenitas famosas, sobre todo por no ofender al que la envía. Debería cambiar la actitud a ver si dejan de inundarme.
      Un abrazo!!!!

      Me gusta

  5. Entré aquí por culpa del trébol. Y por que te llamas Juanan. Pero por lo demás, también odio las cadenas mensajeras y las fotos chistosas con secretos guarros.
    Fue con un elefante mini en manos de un chico grandote y fuerte con piel muy oscura.
    Yo ahí entre cortado por el abordaje e interesado por el colorido de sus productos dije que no quería nada cuando me los ofreció. Luego me quiso regalar el elefantito y también dije que no. “Yo te lo regalo. Este elefante es la suerte. ”
    Y le miré por primera vez a la cara. (¡Qué labios más gruesos!)
    Agobiado (no tardo mucho en hacerlo) cogí el elefante y le entregué un euro.
    Me dió las gracias y añadió: “Nunca digas no a la suerte.”
    Hace días que mi esposa lo zumbó “pahí” y ha conseguido por primera vez un contrato de trabajo … ya ves.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Fermín,
      Ya sabia yo que ese trébol me iba a traer suerte, aunque fuera en forma de comentarios, jajajaja.
      Ay, la suerte, nunca sabes donde se esconde, aunque hay quien dice que la suerte no se encuentra, sino que se trabaja. Por eso no creo que esté en un elefante o en una ramita de romero (prefiero el elefante, que coño!)
      Ahora que lo pienso, yo tengo un elefante en casa, en la entrada y mirando con la trompa arriba hacia la puerta porque así es como da mas suerte…. y la verdad es que ni si ni no XD
      Me alegro de lo de tu mujer, ya fuera por el elefante, por deshacerse de él o por puritita casualidad.
      Un abrazo y muchas gracias por pasarte y comentar!!!

      P.D. De verdad entraste porque me llamaba Juanan???

      Me gusta

  6. Ayer, 08-09-2018, volví a encontrar un trébol de 4. Mientras miraba la hierba lo ví. Me estaba llamando. Mi esposa dijo: “¿Qué estás mirando a esa chica, que tiene novio y todo?”

    Yo no miraba a la chica, estaba en la línea de mirada tras esta hierbecilla, allá al fondo … joven … no entiendo qué tengo yo que ver con eso…

    Bueno. Pues eso.
    Otro trébol y la suerte está echada.

    Tu nombre me sabe a yerba …

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola Fermín,
    Algo me decía que debía tardar en responderte, y ahora ya lo se.
    Encontraste este trébol y otro más y me ha encantado la reflexión, la de la inocencia que da la ignorancia. La de no saberse especial o aberrante genéticamente, la de querer simplemente ser, vivir y dejar vivir.
    Me encanta que hayas llegado a este punto de fin del coleccionismo, seguro que ahora mirarás de otro modo, en plan… anda mira, otro trébol de cuatro foliolos, ahí se queda! XD
    Un abrazo!!!

    Me gusta

  8. Jajajaj qué cosas. El instinto predador … matar … a mi cuñado le entró una zorra (esto incluye un micromachismo, porque vale que era de la especie, pero el género … ) en el gallinero y no se conformó con llevarse una de las gallinas sino que antes mató a todas las demás. Al dia siguiente volvió al gallinero y de pronto al sentirle y conocerle salieron como de la techumbre 3 gallinas que estaban escondidas y asustadas todavía.
    Matar y matar … ah. No somos la única especie.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s