Una Nochevieja diferente

logo_cuadrado

Desde que empecé con esto del running, cada vez que me hablaban de la San Silvestre, la última carrera del año, la del 31 de todos los diciembres, a mí me daba una pereza terrible. Normalmente siempre trabajo ese día y planificar una carrera de diez kilómetros cuando te has levantado a las 7 de la mañana para trabajar y sabes que la noche va a ser larga no era algo que valorase. Siempre he aprovechado para echarme la siesta y tener buen cutis y buenas energías para las uvas y lo que viene antes y después.

Pero este año ha sido distinto porque el 31 ha caído en sábado y no había que trabajar. Y además, como volví con mi grupo de running de los domingos, el efecto simpatía surtió efecto y uno a uno nos fuimos apuntando y pagando religiosamente nuestros derechos de carrera. Que os voy a decir que no sepáis ya, que me vine arriba.

La inscripción la hice con tanto tiempo que ha sido algo que tenía ahí en mente pero que siempre veía tan lejano. Pero como sabéis, todo llega, y esta carrera también llegó. Y lo hizo en unas circunstancias un tanto complejas, con casi dos semanas sin entrenar aquejado de un ataque de lumbago que difícilmente me permitía mantener una postura erguida y digna. Poco a poco el dolor se fue aliviando y llegó el día, ayer mismo.

Un día mierdoso, gris y muy, muy, muy frío. Y con los nervios que tenía por la carrera, más mierdoso y más frío me parecía. Llevaba más de un año y medio sin participar en ninguna carrera y esa distancia me daba un poco de vértigo, era como si fuera la primera de la historia. Nada más comer, que casi no pude ni hacerlo por los nervios, me vestí y me senté a esperar la hora en la que había quedado con mis compañeros de fatigas y sudores, un ratito en mallas en casa, deambulando e inventariando cachivaches no fuera a ser que se me olvidara algo imprescindible.

img_20161231_155908
Llegó la hora

Tras un corto viaje en metro allí estaba yo, en medio de toda la vorágine de corredores populares, unos profesionalmente ataviados y otros ingeniosamente disfrazados, cada uno para vivir su particular San Silvestre y alcanzar sus objetivos, los que fueran. Los míos eran acabar la carrera y disfrutarla, sin agonía de tiempos ni de clasificaciones.

Me encontré con mis hermanos runner, y nos fuimos a situar a nuestra cajón de salida, cada uno el suyo, Ángela al de las mujeres (si, hay un cajón solo para chicas) y Dani, su amigo Álvaro y yo al de los borregos (es el último cajón, el de los corredores que no tienen marca homologada inferior a 60 minutos en esa distancia, y el más populoso).

img_20161231_220854

Un poco de calentamiento y un poco de movilidad articular después, el pistoletazo de salida. Era la hora de que saliera nuestra oleada así que poco a poco nos fuimos desplazando hacia la línea de salida disfrutando del tremendo ambiente, de los gritos, de los aplausos, de la música en directo. Toda una fiesta. 3,2,1….

fb_img_1483306463452
A correr!!!!

Empezamos a correr entre una marabunta de gente que impedía que se notara el terrorífico frío que hacía y eso era de agradecer. Ya no sentía nervios, ya no sentía frío, ya no sentía nada que me atenazara, solo emoción así que era la hora de empezar a disfrutar. Una cuesta arriba, bien. Un giro a la derecha para coger la calle Serrano con tremendo efecto embudo y obligados a bajar el ritmo y de ahí, situados en constante descenso hasta ver el kilómetro 1. Plaza, giro a la izquierda, bajada vertiginosa, nueva subida…. kilómetro 2 y al fondo, la Puerta de Alcalá iluminada y donde se empezaban a agolpar numerosos espectadores preparados para pasar frío y calentarnos con sus ánimos.

Nuevo giro a la derecha para bajar a Cibeles y pasar el kilómetro 4 (perdí el tercero entre la gente) y recto, recto, recto ir llegando a Atocha donde estaba el arco que indicaba el kilómetro 5, mitad del recorrido. Hasta entonces muy buenas sensaciones de piernas y de respiración pero ya venían molestándome los dedos del pie derecho, muy a gusto corriendo con mis compañeros, siempre pendientes unos de los otros y de los que nos rodeaban. Un repecho antes de enfilar los dos kilómetros de bajada por Avenida Ciudad de Barcelona donde ya si que se notaba el ambiente festivo, un montón de gente en la calle animando y gritando. Y con cervezas en la mano que daba una envidia…

Pasado el kilómetro 7 empezaba lo duro de verdad. En la misma M3o nos esperaban una nueva banda de música tocando en directo y el comienzo de la Avenida de la Albufera, que era una cuesta arriba interminable. Después de sentir dolor en el pie durando los últimos cuatro kilómetros, ahora lo que me fatigaba era esa subida impertinente que frenaba el ritmo y que no parecía que se fuera a acabar nunca. Kilómetro 8 y aún subiendo. Álvaro nos animaba a subir, gritaba constantemente y casi nos llevaba en volandas. Yo en esos momentos de esfuerzo máximo solo me acordaba de los madrugones que se pega mi mujer para ir a trabajar y del curro que se mete luego en casa para tenerlo todo en orden y controlado. Y de mis niñas y sus entrenamientos exigentes, en esas horas y horas de físico, de natación y de técnica. Eso me ayudaba a seguir hacia arriba.

Y de repente, se acabó la cuesta. Giro a la derecha en Sierra del Cadí y ligera cuesta abajo para recuperar un poco el resuello ya de lleno en el barrio de Vallecas volcado con los corredores. Y el kilómetro 9, ya solo quedaban mil metros para terminar. Y fue cuando nos diseminamos, Álvaro avanzaba y se perdía mientras Dani se quedaba a recuperar un poco de aliento y superar el momento de flato mientras me animaba a que yo tirara. Y tiré.

Estaba muy emocionado escuchando tanto alboroto, tanta gente apoyando, tantos gritos de ánimo, ya se escuchaba la meta cerca pero no se veía hasta que al final de la calle, giro a la izquierda y los cien últimos metros cuesta arriba para franquearla. Tiré de las energías que me quedaban y crucé la línea!

img_20161231_192738

Sudoroso, agotado, congestionado y muy contento. Prueba superada, objetivo alcanzado y cumplido. Había terminado la carrera, la había disfrutado y me sentía bien, ni siquiera se en que momento me dejó de doler el pie pero de esto aprendí una lección. Que se pueden hacer las cosas con esfuerzo y con sufrimiento. Que para conseguir cosas nuevas hay que salir de la zona de confort y arriesgarse y que no se debe tirar la toalla a las primeras de cambio. Hay que luchar para llegar.

Dani y yo nos encontramos unos minutos más tarde en el guardarropa y nos despedimos deseándonos feliz noche, Álvaro se había despedido antes. Ahora quedaba el camino de vuelta a casa, que casi se convierte también en otra odisea, pero eso es otra historia.

El resto de la noche os lo podéis imaginar, cena, copas, uvas, más copas, besos y mucho Whatsapp y mucho Facebook y muchos agradecimientos a mucha gente que se interesó por como había vivido esa carrera.

Y hasta aquí la batallita. Espero que todos hayáis disfrutado de vuestra particular Nochevieja y que no seáis tímid@s y que paséis por aquí a compartirla con la comunidad. Un abrazo para tod@s y muy FELIZ AÑO NUEVO lleno de salud, amor, retos y éxitos.

Hasta pronto,

J

25 thoughts on “Una Nochevieja diferente

  1. Me has transmitido toda la emoción de esa carrera como si estuviera ahí. Seguí cada uno de tus pasos, o mejor dicho carrera con la expectativa de qué iba a suceder, lograste cumplir un sueño, lo viviste plenamente, lo narraste con una sensibilidad que motiva a lo que decís: enfrentar nuevos retos. Para nosotros fue muy emocionante saber que entre la multitud que veíamos en la pantalla del ordenador estabas vos y después seguir toda tu emoción.
    Voy a permitirme decirte que es una de las entradas de tu blog que más me ha gustado Tu momento fue muy especial, para nosotros también, ahora lo plasmaste en palabras y sigue siendo atrapante. ¡Felicitaciones Juanan por atreverte, por compartirlo, por vivirlo, por todo!!! ¡Maravilloso!!!
    ¡Abrazos!!!
    Mirta.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ay Mirta, no sabes como me emocionan tus palabras. Y no solo por lo vivido ese día sino por todos los ánimos vuestros que recibí antes durante y después. Esa noche estuvisteis Alberto y tú a mi lado en muchos momentos y es algo que no olvidaré nunca, es otra de las anécdotas de esa Nochevieja tan especial. Es increible como el poder de las redes sociales puede acercar a gente tan distanciada geográficamente, es un lujo hacerlo y un lujo teneros aquí, al lado.
      Un abrazo enorme!!!!

      Me gusta

  2. Ole tu!! Me ha encantado, y esa manera de contarlo, parecía que estabamos allí contigo, desde que comenzastes a comentarlo en el Face, ya seguia tus pasos y tus nervios!! Genial y me alegro que lo disfrutaras tanto!! Un bsin guapetón!! 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Yoli, es que fue muy emocionante o a lo mejor es que soy yo el que se emociona con todo, jajajaja. Cosas de la edad.
      No, en serio. Me encanta emocionarme con cada cosa, ver las cosas como si fuera un niño y disfrutarlas sin tapujos, es un forma de vivir la vida.
      Me alegro que te haya transmitido mis sentimientos.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  3. Debe ser emocionante participar en la San Silvestre con todo ese ambientazo y las ganas de llegar a la meta. Enhorabuena por haberlo logrado y disfrutado 👏👏
    Buena reflexión haces: las cosas no vienen caídas del cielo, hay que esforzarse por conseguirlas y no rendirse.
    Feliz Año Nuevo!!
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Erika,
      Me alegro que te haya gustado la reflexión, es la pequeña moraleja que puedo sacar de todo aquello y desde luego no es nueva, no es mas de lo que nos han dicho “cienes y cienes” de veces en mil cursos y sesiones de coaching, jajajajaja.
      Si que es emocionante, como lo es hacer algo que te gusta y que supone un reto, es la sensación de la adrenalina y el ponerte a prueba y son muchas cosas más, unas muy íntimas y que tiene mucho que ver con lo que cada uno guardamos dentro de nosotros mismos.
      Es genial enfrentarte a esos retos y a esos fantasmas y superarlos.
      Y es genial teneros por aquí animando y alabando, es un lujo.
      Un abrazo!!!

      Le gusta a 1 persona

  4. ¡Feliz año nuevo Juanan! Todo un reto cumplido el de acabar 2016 corriendo la San Silvestre. Yo la he paseado algún año en Valencia y coincido contigo en que el ambiente invita a pasarlo bien (lo de correr, reconozco que no es lo mío…)

    ¡Un beso enorme! Y a tener un gran 2017 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Patri,
      Nunca digas de este agua no beberé….. que yo he sido lo más sedentario del mundo hasta hace un par de años y mírame ahora, corriendo en nochevieja, jajajajaja.
      Si que es una emoción y un reto superado y sobre todo es hacer algo por que te apetece, sin más. Con ganas de disfrutar y de retarte, que siempre es positivo de vez en cuando poner en jaque a los límites que nos establecemos.
      Un abrazo y feliz año nuevo!!!

      Le gusta a 1 persona

  5. ¡Enhorabuena por lograr el reto! Mi fin de año fue…más pesaroso. Ese día se marcho mi hermana y quedamos solos mis padres y yo para celebrar la Noche Vieja. Con más obligación que ilusión, cenamos, nos tomamos las uvas con Anne Igartiburu y los petardos de Master Chef y luego saltamos a La2 para ver el programa de Cachitos hasta las dos de la mañana, que al día siguiente, y como esta mandando quería ver el Concierto de Año Nuevo.

    Siempre he sido más de las liturgias que van del día 22 de Diciembre al 29 de lo que viene después (de hecho, soy un enemigo declarado de la pobre imagen que damos como seres humanos durante la noche del 31).

    Sea como fuere, una vez más enhorabuena y prospero 2017 Juanan, Que este año te traiga lo mejor.

    César.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Cesar, muchas gracias!
      Las campanadas en el 1 es un clásico de la Navidad en sí mismo, así que otra tradición cumplida. A mi la verdad es que no me gustan nada las Navidades así que entiendo lo que dices.
      Feliz Año para tí también, que disfrutes de todo lo bueno que te traerá este 2017.
      Un abrazo!!!

      Le gusta a 1 persona

  6. ¡Qué bien Juanan!
    Me ha encantado la manera de redactar la carrere. A mí también me resultaría costoso correr 10Km a finales de año pero al ir leyéndote casi me han estado antrando ganas de hacer una. ¡Cuánta animación en los tramos veo entre gente, música y bandas en directo…!
    Felicidades por el reto justo antes del nuevo año y espero que arranques los 12 próximos meses con la energía que empleaste en la carrera.
    ¡¡Un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Ruben, si que fue una carrera especial, había mucha animación y como es un clásico en Madrid la gente se vuelca. Pasamos a una hora prudencial donde había aún mucha gente en la calle tomando algo con los amigos y salían de los bares a animar y a gritar, eso, la música y los 40000 corredores hacían del evento algo memorable. Si te lo planteas ya sabes, un poco de entrenamiento y a correr, 😀
      Me alegro que te haya gustado el relato.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  7. Hola Juanan!
    Feliz año! Que este 2017 tráiga todo lo mejor para los tuyos y para tí. Venga cargado de ilusiones, salud y muchas entradas en este blog tan fantástico!

    ¡Enhorabuena por el reto! Aquí también se hizo la San Silvestre…. me hubiera apuntado, pero mis rodillas no están muy allá y bastante las estoy forzando estos días de auténtica locura. Pues no he parado de ir de un sitio a otro. Cuando pase Reyes me pondré de nuevo hacer mi ruta diaria de 45 minutos.

    Mi nochevieja fue muy normalita, en casa y ya…. A ver si el próximo año lo celebro con amigos. Que me apetece muchísimo irme por ahí…

    Disfruta de los días que quedan!
    Un gran abrazo!

    P.D. Tengo previsto ir a la Capital en breve!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Eowyn, poco a poco, hay que dar tiempo al cuerpo para que se recupere y no forzar las situaciones. Yo estuve en casa parado un par de semanas porque quería cuidar la espalda para la carrera y la verdad que ese tiempo de secano me ha venido muy bien. Ahora la he corrido y no me he resentido así que doble alegría.
      Si tu tienes ganas de celebrar la Nochevieja con amigos y fuera de casa yo tengo unas ganas locas de celebrarla en un sitio de playa y con calor. Me imagino una fiesta de fin de año en la arena al borde del mar…. ainssss! que ganitas!
      Una cosa, cuando vengas a Madrid avísame y nos tomamos un café si podemos organizarnos, no lo dudes. 😉
      Un abrazo y todo lo mejor para este 2017!!!

      Me gusta

  8. ¡Que envidia! Yo siempre he querido participar en una maratón, pero lamentablemente el físico no me da 😦
    Sin embargo, me estoy preparando en natación y sacando algo más de físico, y espero poder participar más adelante. Gran post!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Luis,
      Bueno, poco a poco. Yo aún tengo que perder peso para ser mas competitivo osea que eso del físico siempre es relativo. 10 kms. es una gran distancia pero se puede hacer facilmente trotando suave y alternando momentos caminado ¿por qué no?
      De todas formas haces bien en ir preparándote y marcándote objetivos de cara al futuro. Ya me contarás si te animas a una carrera.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  9. ¡Qué emocionante, Juanan! Dan ganas de calzarse las zapatillas y todo pero… no, de momento sigo con mis aficiones que no son pocas y dejo que seáis vosotros, los runners profesionales, los que sigáis contándonos vuestras batallitas tan bien y con tanto entusiasmo. ¡Feliz año y… gracias por este nuevo chute de optimismo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Carmen,

      Eso de profesionales lo vamos a dejar para los que realmente lo sean, jajajaja. Que yo no paso de ocasional y perezoso 😀
      Me alegro que mi entrada os haya trasmitido el ambiente y las ganas por estar ahí, nunca me hubiera imaginado tener esta respuesta, es muy muy muy emocionante.
      Un abrazo y feliz año!!!

      Le gusta a 1 persona

  10. Me quedo con tu esfuerzo, jejeje. Personalmente después de 2 años de gimnasio, cinta y otras divertidas animaladas 😛 continuo pensando que correr es de cobardes (jejeje, es broooooma).

    ¡Feliz 2017! y ¡muchos éxitos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Joan!
      Yo también pensaba eso hasta que me apunté a un grupo de running… y hasta ahora, jajajajaha. No se si será de cobardes o no pero lo importante es encontrar una actividad con la que te sientas a gusto, y yo que nunca he sido muy deportista, me hace sentirme bien. También es porque en las clases grupales me lo paso genial, que si tuviera que hacerlo por mi cuenta, estaría viendo atletismo por la tele…. o Salvame 😀
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  11. ¡Enhorabuena por tu carrerón!

    Jo, seguro que lo pasaste de maravilla 😀 Yo hace ya muchos años que no corro la Sansil, pero es una carrera fenomenal para empezar el año cumpliendo el propósito (de nuevo, nada) que todos nos hacemos de hacer más deporte xD ¡Estoy seguro de que disfrutaste como un enano!

    Ahora… ¿a por la maratón? 😛

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Holden!
      SI has corrido la Sansil en alguna ocasión ya sabes que es una carrera especial, seguramente no la mejor ni la más agradecida pero tiene un nosequé 😀
      Reconozco que la he disfrutado mucho y un muchos aspectos distintos así que encantado de la vida con esta nochevieja de running.
      Lo del maratón os lo dejo a los deportistas serios, yo no me veo a día de hoy corriendo durante 4 horas seguidas. Si se me hacen eternos los rodajes…. 😀 😀
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  12. Me encanta ver celebraciones de año nuevo como esta. Mira que no soy de celebrar nada (mucho menos fin de año, los 364 días restantes también son buenos para salir de la rutina y hacer algo distinto) pero a este plan me habría apuntado, si fuera capaz de correr más de dos calles, claro. Caso aparte, me ha molado mucho el estilo del post, ¡muy fan de él y de vuestro valor para hacer tantos km corriendo! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Irene,
      Es genial eso de salir de la rutina y de la famosa zona de confort aunque coincida con una día tan señalado. Yo tampoco soy de celebraciones y mucho menos navideñas, que me aburren y me cansan un montón pero esa noche fue tan especial que no podía dejar de contarlo. Como ha habido otras, otros días y otras experiencias.
      Una cosa te digo, tu a lo mejor no eres capaz que correr 10 kmts pero eres una luchadora incansable que saca adelante sus proyectos con las limitaciones de salud que tienes y eso es un logro mucho más importante. Enhorabuena por todo lo que consigues día a día.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s