De postres y semen #EstamosLocos?

01057

Esta mañana se ha presentado un compañero en el trabajo con un bizcocho, algo típico de Benidorm por lo visto. Si hay alguien de la zona y lo puede corroborar, estupendo.

El bollo en cuestión era un típico bizcocho esponjoso decorado con dátiles y relleno, al parecer, de cabello de ángel. Dos cosas. Decorar un postre con dátiles enteros, así a mogollón, todos dispuestos como los langostinos en una paella no es la mejor de las ideas, con la luz fluorescente de la cocina del trabajo parecía que estaba cubierto de cucarachas… Esos dátiles tan negros y tan brillantes parecían bichos enormes que estaban devorando, y yo con esos animalillos no puedo, llámame loco.

¿He dicho dos cosas, verdad? Pues voy con la segunda. El postre estaba relleno de cabello de ángel, que te puede gustar o no, pero centrémonos en el nombre… CABELLO DE ANGEL. O sea, pelo. ¿A quién se le ocurre ponerle ese nombre a eso? Si comer un pelo es de lo más asqueroso del mundo, cuando notamos que uno se ha metido dentro de nuestra boca ya estamos metiendo la mano, sacando la lengua o carraspeando…. Por favor, un enorme #EstamosLocos al creador de semejante delicatessen.

Pero claro, ahí no queda la cosa, me ha dado repelús lo del pelo y los dátiles cucarachísticos así que he decidido no probarlo y con la cosa esa de los nombres aún rondando mi cabeza me he puesto a pensar en quién coño es el que pone los nombres a las cosas….

¿Cómo es posible que a un dulce se le pueda llamar “pestiño”? Es que ya ni apetece probarlo, la gastronomía debería cuidar más estas cosas, poner nombres apropiados…. bonitos… que animen a consumir. ¿Y qué me decís del “brazo de gitano”… ¿En serio???? Porque puedo entender la similitud entre el cabello de ángel y el pelo rubio y sedoso de un querubín pero os juro que no me entra en la cabeza en que se puede parecer el brazo de un gitano / gitana, que no vamos a ser machistas, con su homólogo comestible. Quizá Anibal en caníbal lo tenga más sencillo pero para el común de los mortales el paralelismo es arduo. Y eso por no hablar de las famosas galletas catalanas llamadas “pedos de monja”, no me jodas.

Hasta he leído por ahí que hay un postre llamado “choka ca ca” que tienen forma de caca de bebé y vienen en un envoltorio que simula un pañal. No me digáis que el mundo de la repostería no está para que lo encierren. Buscad vosotros por ahí también y descubriréis delicias como la tarta de chocolate y mayonesa (Argggggg!!!!) o los caramelos con sabor a albóndigas. Madre del amor hermoso, cuando daño han hecho los hermanos Roca!

Llegados a este punto tenía ya material de sobra para el post de hoy pero haciendo un poco de surfeo de última hora por la red me he topado con una advertencia de las Autoridades Sanitarias que no podía dejar pasar.

Podría ser algo parecido a lo que veníamos diciendo hasta ahora, que no deberíamos hacer según que mezclas si queremos que nuestros estómagos sigan intactos o que comerse un cacho de chocolate con forma de caca de niño pequeño es la mayor guarrada de la historia pero no, la noticia era bastante más seria.

Lo que nos venían a advertir, porque más que una noticia era una advertencia, es que procuremos no comprar semen por internet.

-¿Perdonaaaaa?

He dado por hecho que había leído mal el titular pero no, con más calma he vuelto a él y decía justa y exactamente eso. Que es contraproducente recurrir a donantes particulares o a bancos de esperma externos  y no regulados por el Gobierno Español.

-¿Pero quien coño….?

Pues por lo visto es una práctica relativamente habitual en parejas con problemas de fertilidad que se enfrentan a tratamientos homologados y caros en nuestro país y que tratan de ahorrar algunos euros recurriendo a estas prácticas. Yo me he quedado de piedra al enterarme que en la mayoría de los casos estas muestras “a-legales” son utilizadas para la auto-inseminación.

Está claro que hoy en día con un ordenador, acceso a internet y youtube puedes conseguir lo que quieras, comprar, transportar, vender, y aprender a usar en tiempo record. Yo aprendí a hacer moños, otras han aprendido a auto-inseminarse, aquí cada cual a lo suyo.

Imagino que esas personas que compran partidas de semen por la web son los mismos que antes adquirieron alargadores de pene o las mismas que se pusieron prótesis de silicona en las tetas en una peluquería en lugar de en una clínica especializada. En dos palabras, como diría el torero Im presionante… ó des cerebrados.

Yo solo espero que ninguna de esas muestras vaya a acabar en la cocina de alguna pareja volada que quiera innovar y cambiar la leche de soja por otro tipo de fluido.

Asqueadito estoy, no puedo más. Os dejo a vosotros la zona de comentarios para que habléis de lo que queráis, de postres, de semen o de cualquier otro tema.

Hasta pronto,

J

27 thoughts on “De postres y semen #EstamosLocos?

    1. Hola #Jerby, ya ves, nos hemos puesto otoñales, jajaja. La verdad es que llevaba ya un año con la anterior plantilla y quería cambiar, ahora con las cadenas me siento identificado 🙂
      Y por cierto, no te equivoques, que yo soy mucho de probar de todo, jejeje.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  1. Tu post me ha, por éste orden: gustado, divertido, sorprendido, asqueado, repugnado y luego otra vez divertido.

    En serio, ¿a quién coño se le ocurriría comprar semen por internet?

    Pero bueno, volviéndo a lo realmente importante: llevaba años haciéndome la misma pregunta sobre el brazo de gitano. Joder, que alguien nos lo explique de una vez.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Holden, pues si que has experimentado sensaciones, jajajajaja. Yo la verdad es que un poco de asquete si que he sentido cuando lo he releído no te voy a engañar 😉
      Lo del semen me parece de traca, pero bueno, la noticia viene en El Mundo y es para analizar, madre mía lo loca que está la peña.
      Y lo del brazo de gitano, creo que Pedro da una explicación, ahora habrá que averiguar si es veraz o se la ha inventado, me creo cualquier cosa.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  2. Hola mi Juan.
    Cuenta la leyenda q en Barcelona a principios del siglo pasado las pastelerias eran visitadas por caldereros de etnia gitana,para ofrecer sus servicios al acabar el trabajo el pastelero les regalaba los pasteles sobrantes enrrollaos en una masa de las de pan, tantas veces ocurrio q le pusieron el nonbre de “brazo d gitano”.
    Sera verdad?
    Al menos es curioso!!
    En cuanto a los pelos y la boca..
    Te comprendo!!
    Es asqueroso menos mal q cada vez hay menos pelos,sera la edad.
    Tan grande es mi juan q nos vamos a comer un brazo de gitano sin pelosssss.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Mipe, esa explicación la has sacado de la wikipedia, de la memoria histórica o te la has inventado. Me parece razonable, curiosa pero podría ser real. Muchas gracias por la aportación, madre mía lo culto que te pones cuando quieres 😉
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  3. ¡Pero qué asco! Agggg. Estoy contigo en que hay ingeniosos que cuando pusieron nombre a las cosas podían habérselo currado un poquito. Lo de los donantes externos, me parece de un peligro increíble, pero ya lo de pensar en las mezclas explosivas… Me voy a pasar una temporadita cuestionándome todo lo que como 😉

    ¡Saludos Juanan!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Patri, no me extraña que te sientas así, y eso que hay cosas que las he obviado por lo desagradables que me parecían… Y lo otro, no se, me pareció tan espectacular, casi una noticia de El Mundo Today pero no, cierta, cierta. Lo de las mezclas ya era de mi propia cosecha 🙂
      Aunque si te soy sincero, había unas palmeras cubiertas de glaseado blancuzco en la cafeteria de la Facultad que las llamábamos como te imaginas, jajajajajja. que guarros!!!
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  4. Me hiciste reir muchísimo, esta a punto de caramelo, para seguir con referencias culinarias, tu post. Lo de los nombres de las comidas es cierto, nosotros tenemos para comer lengüitas de gato, bolas de fraile o suspiro de monjas (terminos nada ortodoxos para las berlinesas, pero que la “sabiduria” popular los ha impuesto), tambien comemos vigilantes, palos de Jacob y otros. Si lo mostras como vos lo hiciste en sumamente cómico.
    Con lo del semen es lo máximo, es increíble las cosas que se hacen.
    Me gusta mucho tu manera de escribir, muy amena y para pensar ¡qué mundo más loco que vivimos!!!.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Mirta, muchas gracias por tus palabras, la verdad es que el mundo de la gastronomía o de la repostería tiene su aquel y muchas de las cosas que comemos tienen unos nombres realmente cómicos aunque basados muchas veces en anécdotas normales, lo pero es el paso del tiempo y el llegar en algún momento a plantearte el como y el por qué.
      Desde luego sabía yo que este post nos os iba a pasar por alto a Alberto y a tí, que soy PRO en lo que a tortas y postres se refiere, 🙂 🙂
      Un abrazo!!!

      Me gusta

  5. Joder, qué asco me has dado a estas horas de la mañana, jajaja.
    Los hermanos Roca, te referirás a los fabricantes de tazas del váter, ¿no? Porque visto el tono del post…
    Me he reído bastante, una sonrisa por la mañana ayuda a empezar el día 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Joer Mónica, me ha costado digerir eso, jajajajajaja.
      Me ha encantado eso de que es barato de conseguir y que se puede encontrar en casi cualquier hogar 😉 Yo de momento voy a pasar pero me ha encantado la aportación.
      Un abrazo!!!

      Me gusta

      1. Te aseguro que pensaba que te refieras precisamente a eso. Yo lo leí en su momento y aún estoy es shock.

        Lo flipante es que cualquier guarrada que se le pueda pasar a alguien por la cabeza ya existe. ¡No hay nada nuevo bajo el sol!

        Abrazos

        Le gusta a 1 persona

  6. Hola Juanan, a mi nunca me gustó el cabello de ángel precisamente por lo que dices ¿cómo me voy a comer pelo? vaya nombre para un postre jajaj
    Lo del semen es alucinante. Estoy tan convencida como tu que la gente que lo compra por internet es la misma que se va a una clínica ilegal en un sótano a ponerse botox caducado.
    Vaya locura!! y vaya risas que me he echado leyéndote.
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Erika, ¿verdad??? cuando leí lo del semen no me extrañó lo más mínimo, acostumbrado a oir y leer todo tipo de barbaridades esta es una más. Luego se extrañarán que los resultados no son los prometidos, jajajaja. La gente está fatal, desde luego.
      Entiendo que los tratamientos de infertilidad son carísimos pero tratar de abaratarlos haciendo este tipo de incursiones me parece muy muy muy tonto y hasta cierto punto, muy peligroso.
      Un abrazo.!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s