La Navidad es un coñazo!

file0006385777

Solía decir mi madre….

-¡Cómo me gustaría acostarme hoy y despertarme el ocho de enero…!

A mi hermana y a mí nos ponía descompuestos tanto derrotismo pero ahora, como todo en la vida, el ciclo ha continuado con su rumbo y somos nosotros, ya padres responsables, los que entonamos esta y alguna que otra expresión parecida. Yo reconozco que las Navidades no me han gustado nunca desde que me padre me reveló el secreto mejor guardado, la verdad de Los Reyes Magos. Ese día se acabó la magia, lamentablemente. Imagino que mis padres creerían que yo era demasiado inocente, demasiado tonto o demasiado blandito para mi edad (unos siete años y medio, no penséis que ya era adulto…) y por ello tomaron la decisión de contarme lo que me contaron. Mi padre, que fue el encargado de llevar a cabo la conversación, tuvo todo el tacto que pudo pero a la hora de tirar por tierra las ilusiones de un niño no hay fórmulas mágicas.

Desde entonces el único aliciente de la Navidad, eran los regalos y las vacaciones. Ahora, años después de terminar los estudios y metido de lleno en la vida laboral, y que no nos falte, solo nos quedan los regalos porque de vacaciones mejor ni hablar. Pero nuestros hijos si que las tienen, al igual que tienen ilusión y creen en la magia y demandan de nosotros todo el tiempo del mundo, toda la atención y toda nuestra implicación, que es muy bonito, pero cansa, vamos que cansa.

Sin ir más lejos, mi hermana decía el otro día que quería que se acabaran las vacaciones para que su marido volviera a trabajar y su hijo al cole…. Es curioso que tratamos de luchar constantemente contra la rutina y al final, en fechas como estas se convierta en una aliada. Somos inconformistas por naturaleza y en estos hechos contradictorios se revela nuestra naturaleza mejor que nunca.

Yo reconozco que disfruto bastante el tiempo que estoy con mi mujer y mis hijas y con la familia, me adapto a los planes que vayan surgiendo y tiendo a tratar de divertirme con cada evento, con cada comida y con cada tradición, me guste o no. Soy consciente de que algunos disfrutan más que otros y yo no voy a ser el agorero de la reunión, si hay que pasar frío, se pasa, si hay que comer hasta reventar, se come, si hay que gastar sin límite, se gasta, si hay que quererse mucho y ser solidario, se intenta. Y es que estas cosas, que es a lo que se ha reducido la Navidad para los que no tenemos un sentimiento religioso, no me gustan. No me gustan en conjunto, cuando pienso en el “paquete navideño” y hago un somero resumen de lo que incorpora, lo negativo se lleva lo positivo.

Detesto con todas mis fuerzas el consumismo al que nos vemos abocados y del que todos participamos, aunque todos lo critiquemos. En las comidas, por ejemplo, todo es poco, cuanto más platos mejor, cuando más vino mejor, cuanto más postres, mejor, cuanto más cara es la materia prima mejor…. He escuchado hasta la saciedad aquello de -“Si yo con unos huevos fritos con patatas me quedaba tan a gusto…”, pero como nunca se hace, ni se hará, ya ha caído en la lista de tópicos navideños, como los abuelos que se despiden Navidad tras Navidad haciendo ver que esa será la última…. Alguna lo es, claro.

Y no solo con la comida hacemos excesos, con los regalos tiramos la casa por la ventana. Los regalos de Navidad, los del amigo invisible, los de los Reyes Magos, las bragas rojas para año nuevo….. no recuerdo un día de estas Fiestas que no hayamos estado gastando dinero y abriendo paquetes. No rechazo la tradición de los regalos, lo que me asusta y me sobrecoge es el excedente. Luego nos quejamos de que los niños no valoran nada….. y es cierto, ¿como lo van a hacer si cada Navidad, sus habitaciones parecen jugueterias? Ellos no entienden de precios y del esfuerzo económico que hay que hacer para que unas Fiestas salgan CDM (como Dios manda), ellos, inocentes, solo entienden de ilusión y de papeles de colores.

Y hablando de niños…. yo creí que vivir las Navidades a través de los ojos de mis hijas iba a reconciliarme con la Fiesta y la tradición, pero no ha sido así. Me gusta como se ilusionan, como mantienen aún esa efímera inocencia, que no seré yo el que trate de romper a la fuerza, pero también veo en ellas mucho egoísmo, mucho acaparar, mucho abarcar y mucho desear sin fundamento. Creo que su madre y yo deberíamos tratar este tema de diferente manera, de hacerlas ver las desigualdades que existen, que las hagamos emocionarse y anhelar de manera razonada…. pero no sabemos hacerlo, al final, nos dejamos llevar por la vorágine, por ese más es más tan desnaturalizado y que tanto nos agobia.

¿Otras Navidades son posibles? Por supuesto que sí, podemos incluso hacerlo mucho peor, ser más consumistas, más egoistas, más egocéntricos y más aprovechados. O también podemos tener unas Navidades a lo Dickens, sin recursos y aparentemente más románticas, austeras y verdaderas. Esto último me parece el topicazo del siglo y no me lo creo pero bueno, queda políticamente correcto.

Este año, los amigos de IKEA nos han querido dar una lección con un precioso vídeo con mensaje, que os dejo a continuación porque no tiene desperdicio, si termináis llorando es que os sentís tan culpables y avergonzados como yo:

¿Serían esas las verdaderas Navidades? Es posible que el sentido de la Navidad sea ese, es posible que todo lo que se dice en esa campaña sea verdad y que tengamos que pensar sobre ello…. Y luego, una vez pensado y reflexionado, mirar cómo es nuestra vida de verdad, la posibilidad real que tenemos de conciliar vida laboral y familiar, los recursos que necesitamos y de los que podemos prescindir y quizá, a lo mejor, el año que viene, podamos hacer felices a nuestros pequeños con más presencia, más implicación y un molde para galletas….

O  a lo mejor, podemos llevar a todos nuestros hijos a Ikea a que los re-eduquen, como ellos mismos dicen, que “les amueblen la cabeza”, donde nosotros fallamos, que el gigante sueco nos eche una mano. Yo en confianza os digo, si pudiera dejar a mis hijas en Ikea una semanita en Navidad y así evitar tener que hacer encaje de bolillos con los horarios míos y la disponibilidad de los abuelos y tíos, sería un poquito más feliz.

Feliz Año Nuevo.

Hasta pronto,

J

26 thoughts on “La Navidad es un coñazo!

  1. Completamente de acuerdo contigo hermano, “La Navidad es un coñazo”
    En realidad, yo empiezo con muchas ganas y mucha mucha ilusión, gracias a mi hijo, cada mes de Diciembre me pongo en modo “on Navidad” y disfruto enormemente bajando al trastero con él a coger los adornos Navideños, poniendo la casa como si fuese una feria etc…..
    Ahora, cuando ya ha pasado la Nochebuena, la Nochevieja y nos vamos acercando al día de Reyes siempre tengo una necesidad imperiosa de vuelta a la rutina. Efectivamente, estoy deseando que llegue el día 7 para que mi marido se vaya a trabajar (casi un mes ocioso en casita), hemos disfrutado mucho pero ya como que me va sobrando y el niño, el 8 al cole, que éste necesita más rutina que yo, ya que está descontrolado total!! y yo necesito que me dejen un poquito en paz.
    De los tres, la única que no ha tenido vacaciones de Navidad he sido yo y en mi caso, que trabajo en casa, no quiero contar lo que ha sido tratar de trabajar mientras te interrumpen continuamente. Un horror!!
    Sobre el consumismo excesivo, mejor ni hablar porque ahí ya me vengo arriba y no acabo.
    El año que viene comenzaremos con toda la ilusión del mundo y metidos ya en Enero, estaremos echando pestes, al menos yo 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Si es que hemos bebido de las mismas fuentes, jajajaja. Es normal que tengamos los mismos sentimientos y los mismos razonamientos y cada uno sentimos invadidos nuestros espacios con tanto espíritu navideño. Pero ya no queda nada, aguanta!!!!!
      Un beso, hermana!!!!

      Me gusta

  2. Sabias palabras las de tu madre, Juanan y tu tienes toda la razón del mundo. Las Navidades son un agobio.
    Sales a la calle y no puedes andar sin chocarte con las ordas de gente. Comes hasta vomitar y sigues comiendo. ¿Los regalos? ¡uff! no te contaré la cara que se me pone cuando me cae un pijama, una plancha o una batidora y encima tengo que decir que sí, que me han gustado mucho.
    Sin olvidar que de repente la gente se vuelve happy por unos días y cuando llega enero se les olvida todo volviendo cada uno a lo suyo.
    A mi la única ilusión que me queda son las vacaciones para no ir a trabajar y quedarme en casa haciendo el perro y el vago. El no tener hijos facilita mucho esto.
    A pesar de lo anterior, te deseo un muy feliz año 2015.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Erika, esa hipocresía y ese falserío me molesta enormemente, que se busque la solidaridad fingida, que se trate de ablandar nuestros corazones a base de como de mal lo pasan algunas personas, como si el resto del año nadie sufriera…. Hasta cierto punto me parece indecente. Pero bueno, que estamos de festejos y no debemos ponernos tan rancios.
      Un beso enorme y feliz año nuevo, termino de contestar los comentarios y me voy a tu blog de visita, que te tengo un poco abandonada!!!

      Me gusta

  3. Si es que es verdad, totalmente de acuerdo con vosotros “La Navidad=coñazo” Yo tmb deseando que lleguen los Reyes que es lo único que merece la pena sobre todo por los peques de la casa (aunque el mio ya no lo sea tanto) y ya que acabe esto ya!!
    Conozco a gente que realmente disfruta estos dias y les encanta, un “Ole” por ellos yo no, va a ser que no!! En fin ya queda poquito para terminar y volver a la normalidad.
    La pena no poder verte nuestro dia del grupo!! Un bsin guapetón!! 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Yoli, a mi también me gusta que la gente sepa disfrutar de estas fiestas y que le gusten tanto, como tu dices, ole por ellos!!!! No va conmigo pero respeto. Te digo como a mi hermana, ya queda poco, en breve llegan los Reyes Magos así que portate bien que te están mirando!!!!!
      Un beso y Feliz Año.!!!!!

      Me gusta

  4. Hola Juanan,
    a mí antes me gustaba esto. Soy de las pocas frikis que lo vemos desde la visión creyente (ya veo como se os pone cara de asco a todos, jaja). Lo malo es que realmente no podemos vivirlo como nos da la gana. Hay que hacerlo en familia porque sí. Y se da la circunstancia de que la situación familiar ha empeorado bastante. Y la verdad sea dicha, la Navidad es la época en la que me toca poner buena cara delante de la gente que sé que me pone a parir por el simple hecho de existir y ser quien soy.
    Ya falta poco.
    Besos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Carolina!! Entiendo lo del sentimiento religioso y lo respeto profundamente, si lo vives de esa manera lo disfrutas con otro fundamento, eso en teoría, claro. Luego está la hipocresía de la familia, del “a Dios rogando y con el mazo dando”, y al jugar a ser católicos de cara a las tradiciones pero no en profundidad. Me disgusta eso que dices de tener que poner buena cara, en el fondo, formará parte de tu penitencia.
      Disfruta mucho de lo que queda, que ya queda poco, que los Reyes Magos se porten muy bien contigo, que te lo mereces y nunca renuncies a ser tú.
      Un beso y un abrazo muy fuertes, Feliz Año Nuevo!!!!

      Le gusta a 1 persona

  5. Totalmente de acuerdo contigo .
    Este año por primera vez no hemos tenido las navidades habituales,hacia mucho tiempo q queria pasarlas d una manera distinta y quizas me he pasao,estamos en un pueblo “callosa de sarria” rodeado de mares de plastico mandarinos,kiwis y sobte todo nisperos miles d arboles d nisperos mayor productor mundial
    La vida aqui pasa mucho mas despacio y con muy pocas pretensiones..lo importante es vivir y nadie presume d nada .
    Los niños juegan como en cualquier lugar pero no importa nada la marca d las zapatillas ,no son nada tontorrones ni mohinos ,saben q no funciona.
    Bueno tambien vienen los reyes ..pero por el mar..y solo traen los regalos necesarios.
    En fin mi juan no se si es mejor o peor parece mucho mas d verdad.
    Q t traigan los magos ………….
    Lo q tu quieras.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Hola Mipe, yo creo que las Navidades no son de verdad nunca, quizá lo son las actitudes, más auténticas y con menos postureo pero no es de extrañar que en estas fechas todo el mundo se vuelva medio loco, o loco entero. Y lo de lo regalos necesarios???? habría que analizar caso por caso, jajajaja. Yo creo que este comentario te ha pillado un poco zen, eso de tener el mar relativamente cerca te afecta. Un abrazo amigo!!!!

      Me gusta

  6. Mas de acuerdo contigo imposible !!! Y te digo algo estar en NY lo potencia a niveles insospechados ! Digo lo del consumismo fatal…como le explico a mi hija adolescente q elige su ropa con mas gusto y rapidez q yo…q una remera q diga esto o aquello no la hara una mejor persona. Es mas estoy sorprendida de mi propio marido q se compra mas ropa q ella y vive sacandose selfies…hasta toma te si es thai, mejor…..perdido el rumbo totalmente

    Le gusta a 1 persona

  7. Jajajajajaja, Ay Ana, me estoy imaginando a la family por la gran manzana volcados totalmente en el consumismo. Muy divertida la imagen que tengo en la cabeza, pero te diré una cosa, si no podemos dejarnos llevar, aunque sea en estas fechas, apaga y vámonos.
    Disfrutad, que se que sabéis como hacerlo y ni perdáis la cabeza más de la cuenta.
    Un abrazo y Feliz año.!!!!

    Me gusta

    1. Hola Patri, Feliz año para tí también. No lo he pasado mal del todo y eso que no es mi epoca favorita, he estado con gripe y fiebre y he ido un poco a mata caballo, con poco tiempo para mi, para el blog y para los compis blogueros, pero como dices, todo es actitud y yo soy optimista por naturaleza, jajajaja.
      Mañana empieza la rutina en serio, a ver si nos acomodamos 🙂
      Un abrazo!!!!

      Me gusta

  8. Ya había visto ese vídeo de IKEA y mira que no suelo ver este tipo de contenido, pero me llamó la atención y cuando lo vi me quedé loca y recomendé su visionado por alguna red social. Verdaderamente es un auténtico coñazo 😀 Ojalá no existiera, si fuera por mi… ¡Un abrazo!

    Me gusta

    1. Hola Irene, el video de IKEA es impactante, no vamos a negarlo y hace que los que tenemos hijos nos replanteemos muchas cosas, pero desgraciadamente la vida va por otro camino. ¿Así que tu harías desaparecer las Navidades, eh????? Ahora me caes incluso mejor que antes, jajajaja. 😉

      Me gusta

  9. Qué gran reflexión. Cómo cambian las cosas y la manera de ver estas fechas según vas teniendo más conciencia de todo y lo único que queda de todo el espíritu navideño es el afán consumista y el empeño en regalar y regalar cosas y además a gente qu eno ves en un año…. -.-

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Rubén, desgraciadamente la fiestas navideñas han quedado reducidas a eso, en familias donde no hay un sentimiento religioso, claro. Para mí son la época más hipócrita del año pero entiendo que a la gente le gusten y que las disfruten, no todos tenemos que pensar igual. Un abrazo!!!

      Me gusta

  10. La Navidad como muchas otras fechas señaladas, sirven para forzarnos a quedar con gente y reunirnos con familiares que por rutina no vemos. A mí es una fecha que me gusta, ya que tengo muy buenos recuerdos de ella.

    Me gusta

    1. Hola Pedro, ¿sabes que pasa? que yo eso de “forzar” las cosas lo llevo un poco mal. Si no me preocupo por los que tengo alrededor a lo largo del año, por qué debería hacerlo en Navidad? Son dias iguales que nosotros ansiamos que sean especiales…. Entiendo que te gusten las Navidades y sobre todo si tienes buenos recuerdos de ellas, de todos modos, todos tenemos que saber aprovechar cada momento y ser felices toque la época que toque. Yo sinceramente ya deseando que llegue el calorcito, Jejejeje.
      Un abrazo!!

      Me gusta

  11. Bueno, yo siempre aprovechó la Navidad para recordar viejos tiempos de gran nostalgia. Aquello de ver muchas películas en compañía de la familia era un gran estímulo. Las pelis bíblicas siempre son una buena baza, ya que hasta el más agnóstico occidental no se libra de vivir una realidad marcada por el cristianismo: orígenes culturales. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Uy Felix, la verdad que aquellas superproducciones bíbilicas dejaron de interesarme hace mil años, pero casi las identifico más con Semana Santa, en Navidades me vienen a la memoria títulos como “que bello es vivir” y cosas por el estilo. Indudablemente son días de gran nostalgia y por supuesto de fiesta y de alegría, no vamos a negarlo. Lo mejor, te guste o no, es dejarte llevar y tratar de disfrutar y de hacer disfrutar a los que tienes cerca, eso siempre es beneficioso, aunque sea para el Karma, 🙂
      Un abrazo!!!!

      Me gusta

    1. Hola Alicia, es normal, la primera navidad es especial, y os esperan unos cuantos años maravillosos, mientras el peque tenga toda esa ilusión y se emocine, esta parte está genial. Disfrutadla!!!!
      Un abrazo!!

      Me gusta

  12. Juanan me siento muy identificada con muchas de las cosas que dices. Aborrezco el consumismo desenfrenado pero también me enternece que cada mañana cuando se levantaba mi hija fuera al salón buscando a papa noel o a los Reyes Magos. Yo “la otra carta” la he aplicado a fondo estas navidades pasando todo mi tiempo con ella. Saludos y a ver si nos libramos el consumismo en las próximas…

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola Vero, en el video de IKEA hay mucha reflexión y eso es bueno, que nos haga plantearnos muchas cosas. Entre ellas dedicar más tiempo o más calidad del mismo a la familia y a los hijos en especial es primordial. A lo mejor aprendemos de esto y vamos frenando otros impulsos consumistas con el tiempo. A lo mejor somos capaces de tener otras navidades que no nos hagan aborrecer nuestro comportamiento.
    Un abrazo!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s