Cambio de temporada

file0001569916489

Hay algunos agoreros que van diciendo por ahí que todavía quedan por llegar algunos días de frío. Como si la primavera no se hubiera instalado ya en nuestra zona geográfica, como si este sol no calentara ya, como si esta luz no nos acariciase pasadas las ocho y media de la tarde. Claro que llegarán días más desapacibles pero ¿y qué? Ya todo huele a calor, a veranillo, a flores, a mar, a terracitas, a cerveza con limón, a todo aquello que tanto me gusta.

Los que me seguís habitualmente, en el blog, claro, no por la calle y los que me conocéis en persona sabéis de sobra que soy un hombre de calor (porque decir caliente….queda un poco feo) y ahora estoy empezando a disfrutar de las estaciones que más me gustan. La primavera, el verano y los primeros y cálidos compases del otoño, que ya llegará, no me voy a anticipar. Así que estoy en mi salsa.

Atrás he dejado los fríos del invierno, los grises y las lluvias, las nubes y las ventiscas, hasta el año que viene, queridos, ahora hay que abrir el armario y dejar que la nueva temporada nos inunde. Se perfectamente que con este símil estoy siendo malo, que hay personas que tienen que hacer el cambio físico, guardar la ropa de invierno y sacar la ropa de verano, lavar y planchar para guardar y lavar y planchar para exponer, que pereza más grande. Yo, y aquí explico lo de ser un poco malo, o muy malo, según se mire, soy de esos afortunados ciudadanos que tienen un graaaan armario donde conviven todo tipo de prendas. Las camisas, los polos, las camisetas, los pantalones largos y los cortos, cada prenda tiene su sitio en mi ropero de cuatro puertas. Si en diciembre me apeteciese ponerme una camiseta de tirantes podría hacerlo, porque la tengo a mano, lo mismo que ahora me puedo poner una camisa de franela, por la misma y simple razón. Y no solo la ropa convive armoniosamente dentro de mi armario, también los zapatos, las botas, las zapatillas y las chanclas se saludan de tú a tú los doce meses del año. Ahhhh, se que a muchos os escuece esto que os digo, pero…. paz amigos, seguro que yo tengo otras carencias.

Seguro que algunos de vosotros, los peor pensados estaréis diciendo:

-Seguro que tiene cuatro trapos y dos pares de zapatos y se las viene dando de listo….

Pues no, amigas y amigos, tengo un montón de ropa, de calzado y de complementos. Es así, en esto estoy por encima de muchos. Llamadme superficial, lo soy y lo disfruto. No todo va a ser intensidad en esta vida, ¿verdad?

Debido a esta circunstancia tan especial y tan poco común en la gente que me rodea, he sido capaz de inaugurar la temporada primavera-verano luciendo mis piernas y mis primeras bermudas del año. Qué momento! qué fresquito en los gemelos, qué sensación de libertad de rodillas para abajo, qué bueno ser el primero…. jajajaja. Podéis volver a decirlo, soy un simple y un superfluo, siiiiii, pero desde este fin de semana, un simple en pantalones cortos. Ahora mis vecinos ya saben quién ha marcado la pauta, quién ha dado el pistoletazo de salida, quién manda. Y yo tan contento de ir por delante en algo.

Si aún no habéis hecho el cambio de armarios, no se a que estáis esperando, porque, aunque algunos sigan insistiendo en que vendrán días frescos, la verdad es que ya estamos a 25 grados. Es motivo más que suficiente para la manga corta. Qué ha llegado el calor, disfrutemos. Y si queréis ponerme verde…. para eso está la zona de comentarios, usadla!

Hasta pronto,

J

 

 

12 thoughts on “Cambio de temporada

  1. Di qué sí. Seguro que has creado envidia sobre todo a las féminas que ansiamos un vestidor a lo Carrie de “sexo en Nueva York”. Ayyyy…yo detestó eso de sacar ropa, lava, plancha…pufff
    Pero es que aquí en Andalucía ya hemos pasado los 35 grados algún que otro día, por no decir TOOODOS.
    Besos J. Y a disfrutar!

    Me gusta

    1. Eso es lo importante del caso, Laura, disfrutar! Y esta época es propicia para ello, ahora que vivimos mas afuera que dentro. Y tu a disfrutar de esas temperaturas, seguro que tienes cerca alguna playita. Un abrazo

      Me gusta

      1. Ahí me matas! Lo que daría yo por tener la playa a una hora…. Soy de calor, de sol y de mar. Voy a tener que plantearme cambiar Madrid por la costa…. 😉 Un abrazo.

        Me gusta

  2. Ainnss que razón llevas y yo como tu me encantita este tiempo, el calorcito, las terracitas… jeje no tanto el cambio de ropa de los armarios pero… es así!! 😉

    Me gusta

    1. Qué le vamos a hacer amiga, habrá que hacerlo si toca, jejejeje. Y más te vale que te guste el calorcito, con la “torraera” que hace por Mérida….. y la de 40 grados a la sombra que hemos vivido allí. Me alegra mucho tenerte por aquí. Un abrazo

      Me gusta

  3. Pues yo estoy esperando a mediados de mes para el cambio de armario… Es que soy muy friolera aunque me encanten los meses de calor!

    PD: Cuando haga el vestidor no tendré que hacer el cambio de armario mujajajaja

    Me gusta

    1. Pues seguro que ya queda menos para tener el vestidor de tus sueños…. jajajajaja. Mientras tanto, a disfrutar de lo que tenemos. Un abrazo Nika y encantado de que te pases por el blog.

      Me gusta

  4. Me he reído mucho con esta entrada! Ayer me puse un vestido y casi me congelo! o sea que espero que llegue el veranito ya,porque soy muy friolera…Y siempre con la chaquetita fina dentro del bolso, no vaya ser que haga un fuerte viento, se que es dificil de creer,pero es así,jejejeejejejejej.

    Eh,me he imaginado tu vestidor,y creo que es como el de las películas! Y este párrafo me ha hecho partir de risa,muy bueno. 🙂

    -Seguro que tiene cuatro trapos y dos pares de zapatos y se las viene dando de listo….

    Saludos cálidos desde Tarragona.

    Me gusta

    1. Ay Elisa, ya me gustaría a mi tener un vestidor como los de las pelis, jajajaja. Me conformo con mi armario grande. Ya queda menos para que venga el calor de pleno, pero de momento haces bien en guardarte la chaqueta en el bolso, hay que ser precavidos. Un abrazo y encantado de que te pases por el blog.

      Me gusta

  5. Jajaja…. Yo siempre empiezo por los zapatos, los cambio por chanclas y si veo que no me congelo, ya puedo ponerme manga corta. Pero, ¿superfluo porque te gusta vestirte?…nooo… como mucho presumido, pero bueno, eso se perdona con el tiempo….jajaja… Saludos!!

    Me gusta

    1. Muchas gracias Sonia, En realidad me quería referir a que puedo resultar frívolo por tratar de este tipo de temas, pero para intensa ya esta la vida real. Hay que aportar un poco de alegría y banalidad al ambiente, ¿no crees?. Y entre mis defectos…. presumido, caprichoso, perezoso….. pero creo que a la larga todos son leves y se perdonan. jajajajaja. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s